900 hectáreas de maíz, trigo y avena, afectadas por el granizo

Views: 2093

Un aproximado de 900 hectáreas de cultivos en el municipio de Jocotitlán se vieron afectados por las fuertes lluvias y granizo que se reportaron el pasado viernes, lo que ocasionará graves pérdidas a cientos de productores, si bien ya hubo un primer contacto con las autoridades para determinar la magnitud de las afectaciones, y qué apoyos puedan darse por parte de los gobiernos estatal y federal para resarcir las pérdidas a través de un seguro agrícola catastrófico.

Se trata de cultivos principalmente de maíz, y algunos de trigo y avena.

Modesto Pastrana Montoya, presidente del comisariado del ejido San Juan y San Agustín, y  Wenceslao Sánchez Sánchez, del de Santa María Endare, lamentaron el siniestro, pues este año las lluvias habían permitido un buen desarrollo de los cultivos, y pintaba para tener muy buenas cosechas, tanto en maíz criollo como híbrido.

“Los productores estamos preocupados y no creemos que nos haya pasado esto. La planta se nos había compuesto bastante por las lluvias que se vinieron; estábamos esperanzados a la producción pero esto nos afecta demasiado y no asimilamos que son seis meses de trabajo y que en 20 minutos nos suceda esto. Estamos desesperados, no sabemos qué hacer, ojalá que venga el apoyo de las autoridades para de alguna manera usar esa ayuda y aminorar las pérdidas”, explicó Modesto Pastrana.

A eso se agrega el momento en que se dio la granizada, pues los cultivos ya están espigados y jiloteados, por lo que explicó: “Por lo rasgado que está, afecta el elote, ya no lo va a dejar llenar bien y el elote que fue perjudicado por el granizo va a tender a podrirse por los golpes que llevó, se pudre. No va a ser la misma producción como cuando está el maíz en sus condiciones perfectas, va haber mucha afectación; ahorita hasta el rastrojo se nos afectó; tenemos algunas parcelas de trigo, que el granizo lo desgrana, y la avena prácticamente la echó a perder porque la tiende, y se va a pudrir si sigue lloviendo, ya no vamos a tener”.

En un recorrido por la zona siniestrada se notan algunas plantas que se mantienen de pie, pero muy golpeadas; en otras parcelas las platas están totalmente quebradas y algunas otras inundadas.

La opción para los productores es, con el apoyo del gobierno, sembrar otro cultivo de ciclo corto, posiblemente triticale o avena.