Agosto

Views: 801

Este mes, el octavo, ides de Octavio Augusto, un emperador romano competitivo quien no quiso quedarse atrás de su envidiado precursor Julio César, derrotado gracias a los devaneos de varios militares con Cleopatra, reina de Egipto. Dato irrelevante, pues la época del año a la que nos referimos, se llamaba Sextilis, era la sexta época desde el inicio del año más o menos en lo que conocemos ahora como marzo en el calendario gregoriano.

Pues bien, Julio Cesar apartó 31 días de tan bella época e instituyó Iulius o jiulius conmemorando su gloria, entonces augustus viene a ser una copia del ego de aquel para lo cual Augusto tardó 21 años en apoderarse de otros 31 días para él. En este mes, eran comunes los triunfos militares y había ciertos rituales relacionados con la luna y el levantamiento de las cosechas. Hacer su agosto es sacar provecho de la ocasión próspera que caracteriza a esta época, pero este año no, más bien, se antoja agosto como una réplica de julio y de todo el trimestre previo, pandémico y terrible. No se cosechará lo sembrado, seguirá la contabilidad de las pérdidas y los daños. Agosto y vendimia no es cada día, tampoco frutos veremos, por el contrario, disminución, precariedad en todos los sentidos, c o n t in g e n c i a. Se parece agosto a angostura, a estrechez.

Agosto viene de agostar, ese calor que sofoca a las plantas, quemazón, cavar la hierba inservible para el cultivo, agostarse es desmoronarse moralmente, consumirse, debilitarse. Y dicho del ganado, es pastar en tiempo de sequías el rastrojo.

Sigue y va para largo.