Estado de México
1 horas antes - Analizar, comprender y generar soluciones a la situación financiera que existe en el mundo a partir de variables como la violencia, la inseguridad y el medio ambiente, que antes no eran consideradas de alto impacto en el desarrollo de los mercados, es uno de los retos que tienen los futuros economistas, afirmó el director de Estudios Avanzados de la Secretaría de Investigación de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Mercado Velasco. Durante la inauguración del VII Seminario Dinámica Regional del Empleo Manufacturero en México, que se realizó en la Facultad de Economía, el servidor universitario señaló que “en la actualidad, la violencia es un factor que aqueja el desarrollo económico, por lo menos en México, y si a eso le agregamos los feminicidios y el deterioro ambiental la explicación de los problemas de cualquier índole se torna cada vez más compleja”. Ante los expertos participantes en este seminario, provenientes de la propia UAEM y las universidades Nacional Autónoma de México, de Colima, Coahuila y Ciudad Juárez, el director de la Facultad de Economía, Alejandro Alanís Chico, expresó que en las últimas décadas ha sido notable la dificultad del país para reactivar sus niveles de crecimiento o generar empleo. Se confiaba, precisó, en que la apertura comercial consolidaría las exportaciones, el aumento sostenido a largo plazo de la actividad económica y la generación de empleos; sin embargo, a 25 años del inicio de operaciones del TLCAN, ahora T-MEC, la evidencia arroja que el libre comercio no ha sido lo esperado en términos de crecimiento y generación de empleos, sobre todo en el sector manufacturero. El académico de la Facultad de Economía y coorganizador del evento, Leobardo de Jesús Almonte, aseveró que actividades académicas como esta son necesarias ante el bajo crecimiento que en materia económica presenta el país en los últimos años, lo que ha dificultado la generación de empleos que demanda la magnitud de la economía y el crecimiento de la población. En el marco del inicio de actividades del VII Seminario Dinámica Regional del Empleo Manufacturero en México, Gerardo Fujii Gambero, especialista e investigador de la UNAM, dictó la conferencia “Manufactura y cadenas globales de valor en México”.

Al Grano, Por la Izquierda con Silvia Cherem una ostra abierta

Views: 2129

Conocí a Silvia Cherem por Internet. Periodista con calidad premiada, me sorprendió porque se inmediato aceptó la entrevista, aprovechando al máximo su tiempo de estancia en la Fil de Guadalajara en donde presentó el libro biográfico de Miguel Angel Granados ChapaPor la Izquierda, publicado por Editorial Khalida.

Recientemente ha sonado otro libro de ella 199 rebanadas de sabiduría empresarial, que es el complemento de Al grano, ambos textos donde el protagonista principal es don Lorenzo Servitje, fundador de una firma mexicana con calidad global Bimbo.

Silvia Cherem me platicó lo siguiente:

¿Por qué hacer libros biográficos?

Me encanta. Es algo que desde muy niña me ha gustado. Conocer la vida de otros para aprender, no sabía que iba a ser periodista ni que iba a ser escritora, pero era algo que tenía, la gente me contaba historias de su vida y me encantaba preguntar y profundizar.

Me gusta mucho la idea de encontrar hilos conductores en las vidas de la gente y entender por qué actúan como actúan, buscar las historias desde infancia y tratar de entender el porqué cada quien es quien es.

Me encanta hacerlo tanto de los grandes personajes como de gente que no es tan grande, que no fue figura pública pero que siempre tiene algo que contar, estoy convencida que todos tenemos historias que contar y además que cuando nos vamos al inicio de la vida de alguien encontramos pautas que se repiten, patrones.

Encontré a Felipe González (ex opresidente de España) hace un par de meses que decía que hasta los 20 años uno vive y luego uno sobrevive, queriendo decir que esos primeros 20 años de vida determinan el carácter, la personalidad, la visión del mundo y de eso casi nunca se habla.

Cuando vas a entrevistar a una persona generalmente preguntas o en el libro que acaba de publicar o en el suceso político, pero no en tratar de desentrañar al personaje y eso a mí me gusta mucho. Me gusta hacer perfiles más a fondo, me gusta hacerlo con pintores, escritores, políticos y realizarlo desde todas las visiones del mundo, la izquierda, la derecha.

Creo que de todo el mundo se puede aprender y que muchas veces tendemos a hacer una caricatura de los personajes con los estereotipos que nos masticamos, que de alguna manera deglutimos creyendo que son la verdad.

Me gusta ir mucho más a fondo y por eso me he dedicado a hacer biografías.

Siempre creí que si algún día tenía un reconocimiento iba a ser por entrevistas, por biografías y para mí una sorpresa fue tener el Premio Nacional de Periodismo con crónica y he descubierto que es un género que me encanta y que necesitas hacer muchas entrevistas para hacer una buena crónica.

La entrevista es como la base de cualquier trabajo periodístico, luego uno decide como lo escribe.

Este periodismo se daba básicamente en Estados Unidos, ¿ha aprendido de México?

No tengo idea, pero he tenido mucha suerte, porque siempre he trabajado como free lance y he encontrado editores que quieren publicar estos textos largos, cuando hice la entrevista a Octavio Paz fueron cinco hojas de periódico, muchas de las entrevistas a los pintores fueron tres hojas de periódico.

En general, hay una tendencia a buscar los textos cada vez más cortos, a las tres líneas y a veces me ha resultado desesperante porque no cualquier editor está dispuesto a publicar un texto largo, pero he ido encontrando la manera.

No tengo la posibilidad de aquello editores que me publicaron aquellos primeros trabajos y más bien he encontrado la posibilidad de escribir serie en el diario y ha tenido muy buena acogida, entonces voy buscando el camino por donde pueda encontrarlo.

Lo que he descubierto es que a la gente sí le gusta leer textos bien escritos que lo atrapen, aunque sean largos, pero gran parte de los editores no tienen esa visión.

¿Cómo le han resultado los libros de biografías?

Creo que muy buenos, el anterior de Al Grano, lleva tres revisiones en muy corto tiempo, ha tenido la acogida increíble, Lorenzo Servitje es un personaje que no se deja entrevistar, que es bastante inaccesible y a base de constancia y de darle mucha lata logré que accediera a la entrevista, no a una.

Digamos que logré verme con él durante 10 años, ir armando, reconstruyéndole su vida porque él no se acordaba, accedí a sus diarios, a sus libros y con todo eso fui armando el libro, donde decía sabes más de mí que yo mismo y luego le ponía respuestas en su boca que él ya ni se acordaba.

Así se reconstruyó aquello y permite entender como una gente que proviene de un bagaje totalmente humilde, porque su abuelo y su abuela eran mozo y sirvienta de una casa en Barcelona, con educación, empeño, con visión de futuro logra construir lo que hoy es el emporio, la panificadora más grande del mundo.

Realmente para mí era inspirador ver claves del éxito, había muchas cosas que leerle y entenderle, por eso es que lo convertí en libro.

Este otro ha tenido una acogida increíble Por la izquierda, porque revela muchas cosas que no sabíamos de la relación de los medios de comunicación con el poder, del uso que hacen de los periodistas los gobernantes en turno, de la manera en que se quiere coptar a los editorialistas de las figuras de alguna que detentan poder con la pluma.

Son muy reveladoras las historias que tenemos desde Gustavo Díaz Ordaz hasta la fecha, hasta la época de Felipe Calderón y eso ha sido muy bien acogido, también nos aporta elementos nuevos con respecto a las luchas por la libertad de expresión y también nos aporta elementos nuevos con respecto al Golpe Excélsior.

Creo que es una visión totalmente diferente a las que conocíamos tanto Los Periodistas de Vicente Leñero como en Los Poderes de Manuel Becerra Acosta, como Los Presidentes de Julio Scherer, inclusive La Guerra de Galia de Héctor Aguilar Camín.

Esto nos aporta una visión de mundo diferentísima y creo que es interesante saber que Julio Scherer a quien de alguna manera hemos convertido en una figura legendaria, mítica, admirado y adorado, porque para todos es eso, también tenía rasgos de humanidad que lo hacían ser un tanto inocente.

Entonces no le resta la admiración que le tenemos, pero sí nos permite entenderlo como un ser humano con defectos y con situaciones de rasgos de carácter con una dosis de ingenuidad por decirlo de alguna manera.

En los dos libros conocimos muchas cosas pero ¿qué cosas le dijeron que no se deben conocer?

Sus ojos de color, vivaces, tratan de responder, pero su boca se adelanta, con esa vivacidad, con esa zagacidad que caracteriza a los buenos periodistas.

Creo que en el Lorenzo Servitje no hubo omisiones, nunca dejo fuera algo que considero que es vital para entender al personaje, peleo a muerte por tenerlo, no sucumbo en eso, en el caso de él, por poner un ejemplo, le dije que si no metía los temas, él no quería el libro, una lucha continua durante años.

En el camino aceptó que si entrevistaba a su hermano Roberto y a su cuñado Jaime Jorba, porque él sentía que no les había dado su lugar en el camino que aceptaba, él creyó que con eso iba a declinar mi intención, fue difícil. Jaime Jorba, quien ya murió, era un macho absoluto que no soportaba que una mujer en pantalones viniera a entrevistarlo, hacerle preguntas.

Me corrió más de una vez de su casa, me le puse firme y lo fui doblegando y finalmente salió y me encantó haberlos entrevistado también porque aportó muchos elementos para cuestionar la vida misma de Lorenzo que ese era el objetivo.

A él, le dije, que si poníamos dos temas no sacaba el libro, cuáles eran esos dos temas, quería entender por qué su hijo Lorenzo que fue un hombre después de cinco mujeres y que era el hombre esperado estaba fuera de la empresa.

Quería entender cuál era su visión de mundo con respecto a la situación del padre Marcial Maciel y el Canal 40, eran temas muy difíciles, pero no estoy dispuesta a que no salieran, no logré ahondar como hubiera querido, pero sí logré hablar de cosas que eran dolorosas y que quedaron en el libro, no sucumbí.

Pero luego, cambia de tema y agrega:

En el caso de Granados Chapa es un hombre muy hermético, se habla de usted hasta con los amigos y no le gusta hablar de términos personales, creo que rompí muchas carreras, nos hablamos de tú, hablamos de la infancia, del padre, de la madre, de su vida, de su visión del mundo por la izquierda, porque al fin y al cabo había muchas carencias en su vida y eso lo encaminó a asumir una postura política como tal.

Era delicado el tema de Guadalupe Loaeza, quedó de alguna manera, era difícil tocarlo y él no quería hablar de eso y yo entendí que no aportaba casi nada nuevo, finalmente hablamos de su primera mujer, madre de sus dos hijos queda en el libro y de la relación actual.

Sentí que el libro era mucho más que eso y que no aportaba más y decidí dejarlo fuera, está Guadalupe en una fotografía, está en el libro pero sentí que no estaba aportando muchos más elementos, si me lo permites en una batalla de una pareja como las muchas que tiene cualquiera y que yo no quería entrar en eso, entonces eso quedó fuera.

No sucumbí, lo que quise tener en el libro está allí.

¿Cómo evitar caer en el amarillismo, en el escándalo?

Creo que hay que tener mucho cuidado, como maneja uno, es más claro que te lo expliques y yo hablo por ejemplo de la crónica de Yo sobreviví al Tsunami o si hablo de la crónica de quien sobrevivió a las Torres Gemelas, si hablo inclusive de una niña que desapareció en Cancún, Dana que publiqué una serie de siete u ocho partes en Reforma.

En todos los casos era muy fácil caer en el amarillismo y caer en eso, en los titulares de 8 columnas, en general les rehuyo, los detesto y no sirven más que para alimentar hojas del diario no para ahondar en la personalidad ni en la forma de ser de un personaje.

Entonces hay que saber cómo escribirlo para adentrarse más en los sentimientos y menos en las situaciones superficiales, amarillistas, que son las que venden, pero son tan espurias, efímeras que no resisten ni las 24 horas de aquel día.

Ya nos dijiste qué personaje fue el más renuente de los tres… pero ¿y su hermano cómo fue?

Al relatar, Silvia ha perdido la sonrisa, esa sonrisa fresca con la que me recibió esa mañana de domingo en el restaurante del hotel sede de la Fil.

Roberto, tampoco fue fácil tuve que negociar muchas partes con la esposa, ganármela, que aceptara, que su esposa saliera en el mismo libro que Lorenzo, no fue fácil, pero finalmente lo logré y eso es lo único que importa.

Las dos partes, tanto la de Jaime Jorba como la de Roberto Servitje aportan nuevos elementos muy críticos de la personalidad de Lorenzo, de la dureza con la que él mismo se manejaba a sí mismo, a su hermano y a su cuñado y para mí eso fue muy revelador.

Traté de enfocarme en esas partes y no hubo censura, allí estuvo, estuvo lo fuerte, lo duro, lo recio que era en su afán de crear una empresa y que quizá él mismo se arrepiente de la mano dura con la que emprendió la causa, al borde que tanto la luna de miel de Roberto como la luna de miel de Jaime Jorba fueron casi, la de Jaime Jorba en camiones pulgosos para entregar el turrón, no obstante que se estaba casando con la hermana de Lorenzo.

Jaime Jorba Sendra le pidió dinero prestado para la luna de miel y él le dijo dame lo de los turrones y si no los vendes, no, vete a vender los turrones, entonces la luna de miel fue la venta de los turrones.

Habla de dedicación, de entrega, de muchas cosas que se refieran para realmente emprender un sueño y eso es lo que está ahí.

Roberto lo mismo, debía dinero a la empresa y le dijo primero pagas lo que debes y bueno habla de una formación de un sueño, ahí está y hay mucho que aprender.

Generalmente cuando hay dos hermanos o más uno es el que destaca ¿cómo sintió al otro hermano, poco bajo?

Para nada, creo que tuvo su momento en Bimbo, es mucho menor y murió el papá y Lorenzo fue como el padre de él y no al contrario, creo que es un hermano que aprendió del ejemplo y que logró la internacionalidad de Bimbo cuando a él le tocó ser el director general de esta empresa.

Bimbo ha tenido tres etapas, la de Lorenzo, la de Roberto y la de Daniel el hijo joven.

Estos libros son la suma de combinar lo que es la narración, la crónica con el reportaje.

Entusiasmada, a gusto con lo que habla, con lo que escribe, Silvia contesta:

No sé, creo que eso tiene que ver cómo lo escribe uno, cada libro dicta como ser escrito y de lo que se trata es de olvidarse de la fidelidad de cómo sucedió la entrevista y más bien de cómo le cuento al lector esta historia. Ahora es concentrarte al momento de escribir, en el lector, claro que teniendo una lealtad absoluta a lo que sucedió, a los encuentros o a la vida misma del personaje, pero de lo que se trata es de ver cómo lo escribe uno para atrapar al lector.

Se vuelve muy aburrido y es anacrónica y es absurdo desde mi punto de vista referirse a preguntas y respuestas, porque así no atrapas a un lector, a menos que esas preguntas y respuestas generen nuevos hilos conductores por donde marchar.

Es el texto mismo que nos dice como ser escritor y creo que el arte de escribir es el corregir, entonces escribir es pulir, pulir, pulir, pulir, desbaratando los textos hasta que queden impecables.

¿Qué nueva idea tienes de un nuevo libro?

Ando con varios proyectos al mismo tiempo, uno de los que más quiero hacer y no sé para cuándo esté, pero llegara su día, es un libro de varias de mis crónicas de sobrevivientes, situaciones que en un instante cambiaron la vida de las personas y entender qué sucedió con ellos.

Hablo por supuesto de la del Tsunami, las Torres Gemelas, pero también irían una persona que estoy trabajándole un texto que tiene que ver con una situación muy sui géneris de un secuestro, otra que tuvo un accidente.

Son situaciones del instante en que cambia una vida y qué pasa con ella y de dónde se sacan las herramientas para salir airoso o para condenarse a partir de ese momento.

¿Después de leer los dos libros, se convierte en un arte el hecho de preguntar?

Creo que hay trabajar siempre en la pregunta, pero la pregunta no puede estar más que supeditada a una buena investigación, la única manera de lograr una verdadera empatía con un interlocutor es que uno tenga mil herramientas en las manos y que conozca uno inclusive más de la vida del personaje que él mismo.

A lo que me refiero es ir a consultar archivos, personas que lo han conocido a lo largo de su vida, todos los testimonios escritos que haya si se trata de un pintor conocer toda la obra pictórica, es importante adentrarse todo, de manera que uno cuente con muchos espejos que pueda uno confrontarle al entrevistado y que se sienta muy cómodo porque se sepa que hay alguien inteligente o alguien conocer o alguien que hizo la tarea del otro lado. Eso es parte del secreto.

¿Cómo reaccionó Granados Chapa, el hecho de que una periodista entreviste a un periodista, que generalmente se nos dice que el periodista no es el actor?

El me había dicho a mí 14 ó 15 veces antes, que su vida privada era privada, por supuesto iba con miedo, porque pudo haberme contestado nuevamente que su vida privada era privada.

Me acerqué a él creyendo que íbamos a tener un encuentro quizá de dos horas, no más iba preparada con un cuestionario con 40, no me había dado cuenta y la suerte fue que cada encuentro les decía nos podíamos ver mañana y así se fueron sucediendo muchísimas horas de entrevista que permitieron hacer el texto.

El se sentía cómodo y creo que llegó un momento en el que comenzó a sentirse cómodo y entender que algo que es muy importante, que uno empatiza y que uno no va a traicionar, uno va a seguir cuestionando, cada quien buscando la verdad, que está al acecho por encontrar, pero quiero entender que no voy a traicionar, que no voy tras el titular para exhibir al personaje, sino para conocer a fondo quién es.

Creo que él quedó muy satisfecho, me conmovió mucho que cuando fue la presentación del libro en la Ciudad de México, alguien en la presentación dijo que como había hecho yo, fue René Delgado que lo conoce muy bien en todas sus facetas, al ser alumno, colega, periodista mano a mano y dijo yo mismo no conocía muchas cosas de la vida de Miguel Angel cómo hiciste para abrir a esta ostra.

Me conmovió mucho cómo lo planteó y cuando al final me firmó un libro Miguel Angel puso que era una ostra abierta, finalmente es muy sabroso que está contento de haberse abierto y qué suerte que me tocó a mí.