Al Toluca le falta un trofeo; Ricardo Jaramillo nos habla de ese trofeo, de su casa y del Cerro del Toloche

Views: 2538

Hay un trofeo, el de subcampeón de Liga de la temporada 1957-58, que no está en las vitrinas del Salón de la Fama del Deportivo Toluca.

Este trofeo, fue el segundo consecutivo que, como subcampeón, consiguió el equipo choricero. Una temporada antes, en la 1956-57, también resultó subcampeón. El campeón fue el Guadalajara dirigido por el técnico uruguayo Donald Ross, mientras que el Toluca, dirigido por el que también fue árbitro y cronista deportivo, Fernando Marcos.

En la temporada de referencia, 57-58, el Toluca repitió como subcampeón, aunque ahora el triunfador fue el Zacatepec dirigido por Ignacio Trelles Campos y el equipo rojo fue dirigido por Fernando Marcos y a su salida llegó, durante el torneo, Julio Mera Carrasco.

El Zacatepec sumó 39 de 52 puntos posibles, es decir el 75% de los mismos (en ese entonces se sumaba de 2 puntos por partido ganado). Jugaban solamente 14 equipos en la Primera División. El campeón de goleo, con 19 anotaciones fue Carlos Charro Lara, centro delantero de origen argentino, quien se naturalizó mexicano para ser llamado a la selección nacional.

El Toluca por su parte hizo 34 puntos, tuvo como mejor goleador a su centro delantero Carlos Blanco, quien anotó 14 goles; en tanto que Teodoro Castañón, también de origen español, pero nacido en México sumó 11 goles y el argentino Gabriel Uñate 9.

Con esos antecedentes históricos y saber dónde se localizaba dicho trofeo, me dirigí a una de las diez Granjas originales que hizo la Dirección de Pensiones hoy ISSEMyM, en la calle de Carmen Serdán, en el domicilio que ocupa el arquéologo Ricardo Arturo Jaramillo Luque, cuyo padre tuvo nexos con la directiva del Toluca en ese entonces y posteriormente participó en la transición entre el deceso de don Luis Gutiérrez Dosal, anterior propietario del equipo y la llegada de don Nemesio Diez Riega, como nuevo dueño de la institución.

Platíqueme de su señor padre, le dije al arqueólogo tras ver el trofeo.

Mi padre fue el ingeniero Víctor Jaramillo Villalobos, él nació en El Oro, Estado de México, estudió en Chapingo, cuando todavía era militarizada, hizo su prepa, luego la carrera de ingeniero agrónomo, trabajó muchos años en gobierno.

La etapa en que él le tocó, fue cuando era gobernador Salvador Sánchez Colín, ingeniero agrónomo también, chapinguero como dicen ellos, muy amigo de mi padre y con él se vino a colaborar, por eso llegamos a Toluca; nací en el año de 1954, registrado en Toluca, igual que mi hermano Víctor.

El ingeniero Jaramillo se vino para acá, trabajó cerca de don Salvador en esos años, después se volvió a la Ciudad de México, trabajó cercano a don Adolfo López Mateos, fue su jefe de prensa de campaña, después con él en la Secretaría de Agricultura, más de 40 años, fue servidor público toda su vida, pero tenía la debilidad por el deporte.

Desde pequeño jugó futbol americano en Chapingo era lo que se practicaba, ya que había y hay un equipo que se llama Los Toros Salvajes; jugó futbol soccer también, tengo una credencial que estuvo en el Club América, no quisiera que lo dijera, porque luego fue un fanático del Toluca, pero por ahí descubrí una credencial del América, de infantiles.

En su etapa madura, conoció el bádminton, en el Deportivo Chapultepec y fue durante más de 20 años, presidente de la Federación de Bádminton de México, ahí es donde a nosotros, nos introdujo, prácticamente hasta su muerte estuvo en el bádminton.

Previo a ello, cuando estuvo con don Salvador, entiendo que tuvo problemas el equipo Toluca, tuvo que intervenir el gobierno con algunos jugadores de aquella época, tuvo que intervenir ya que habían perdido un partido por no asistir, que era contra el Atlas, entonces don Salvador se lo encargó a mi papá, conociendo el gusto que tenía, mi padre, por el deporte.

El ingeniero Jaramillo estuvo varios años en el club, hasta que se va con don Adolfo a trabajar a México, lo sé más por el libro de usted. (Se refiere a Toluca 82, la historia de un campeón, 1998)

Estuvo en ese equipo en esos tiempos, fui mascota, mi hermano Víctor también, de ahí nuestra afición por el Toluca, y entiendo que, de agradecimiento a mi padre, le fue obsequiado una copa 57-58 que ha permanecido en la casa, en la familia y aún hoy día conservamos.

Ha sido aquí conocida por varios amigos, familiares y aquí la conservamos, un poco dar a conocer que tenemos la copa, orgullosamente la familia Jaramillo la conservamos, es el trofeo de subcampeón del campeonato 57-58.

Don Nemesio Diez con mi padre estableció una bonita amistad, hasta su muerte, una relación estrecha, y siempre estuvo de acuerdo con el obsequio, porque no es una propiedad, es como los bienes arqueológicos, es una propiedad pública de alguna manera, la posesión está en su casa.

Aquí, hay que recordar que esa fue una temporada de transición del Deportivo Toluca, entre la muerte de don Luis Gutiérrez Dosal, quien era el propietario y la llegada de don Nemesio Diez Riega.

La intempestiva muerte de don Luis, el 24 de junio de 1959, tomó al equipo por sorpresa. El presidente de la institución era don Enrique V. Enríquez y en la directiva figuraban entre otros personajes: Mario Mena PalaciosRicardoFernándezManuel Galarza SantiestebanAlfonso Gómez de OrozcoSalvador de la VegaMariano SalgadoAntero GonzálezGuillermo BarrazaSalvador VelascoEduardo MonroyFrancisco AmaroCarlos MendozaEulalio Torres MuroEnrique Sánchez Montes de OcaJaime Pons HernándezJustino Hernández y el ingeniero Víctor Jaramillo.

Tras perder el primer partido del torneo 59-60, ante el Atlas por defaut (1-0, el marcador), la actividad de toda la directiva, pero en especial del ingeniero Jaramillo fue interesante.

Primero, convencer a los jugadores de que no se fueran, luego ver el cambio de técnico, porque estaba Eladio Ruiz, pero se fue. Trajeron a Fernando Gavilán García y luego sostener al equipo.

¿Qué actividades desarrollaba en el Toluca?

Mi padre estuvo encargado del Toluca, fue representante también ante la Federación durante varios años hasta su retiro y en un tiempo como encargado o presidente responsable del equipo, mientras que intervino con don Nemesio Diez, ahí se retira de la administración del equipo, insisto, es cuando se va a trabajar a la Ciudad de México.

¿Qué hizo cuando se muere don Luis Gutiérrez Dosal?

Lo que sé, recientemente platiqué con Wedell Jiménez, me emocionó mucho porque Wedell recordaba muy bien a mi padre, me comenta que lo fundamental fue evitar que se desapareciera el Toluca, hay que entender que era otra época, donde los jugadores vivían de su quincena, hoy tienen capacidad mayor, pero en esa época vivían de su quincena se empezaron a ir ante la falta de pago.

El mérito fue a iniciativa de don Salvador, mi padre fue decirles no se vayan, aquí está un compromiso del Gobierno del Estado para salvar al equipo en ese momento y ver la posibilidad de que la iniciativa privada en algún momento otros interesados en el equipo, entiendo que hubo una comisión, aparte había otras personas más para que pudieran tomarlo.

Ese sería el asunto, porque no estuvo muchos años, tal vez el haber participado en un momento de crisis del Toluca, que ya nunca más volvió a tener en ese sentido.

Tener el poder de convencimiento, no solamente con el dinero, sino hablar con los jugadores.

Me lo decía mi papá, es difícil hablar de boca propia, Wedell, algunos jugadores me lo comentaban, mi papá tenía don de gente, era muy entusiasta, increíble Jaramillo en sus trabajos, seguramente eso le facilitó para convencer a los jugadores que no se fueran, convencimiento de lengua y de buena fe, que creyeron en él y por eso se conservó el equipo.

Cómo se hace su papá de ella, porque forma parte de las Granjas iniciales.

Estábamos muy chicos, pero tenemos fotografías, dice mi papá que eran de Pensiones, lo que hoy es ISSEMyM, la Dirección de Pensiones las ofrecía, mi papá ingeniero agrónomo, le gustaban las plantitas y los animales.

Era una granja, la ofreció y se vino para acá y nadie quería, además estaba lejos, a las salidas de Toluca, era de terracería la calle, era luz de época, las limitaciones que pudieron haber tenido.

Nunca fue afán de lujos ni mucho menos, pero le pareció buena idea tener una granjita, nunca tuvo rancho, nunca tuvimos recursos, trabajó muchos años en ganadería, tuvo amigos ganaderos y muy ricos.

Entonces se hizo de su granjita, compró ésta, creo que a peso el metro, ésta originalmente era de tres mil metros, porque no existía la calle de Andrés Benavides y dábamos a espaldas de las casas de Colón, era un chorizo, así es como la adquiere por Pensiones, a pagos, seguramente de su salario, quién sabe a cuántos años.

Convenció a algunos compañeros de la administración de son Salvador, a don Domingo Monroy Medrano, conozco a su hija Maru; a Melchor Dávila González que estaba en el Poder Judicial, conozco a su hijo y luego don Antonio Jarquín, nuestros vecinos.

Dice mi papá que le costó trabajo convencerlos para que se vinieran a vivir acá, fue una visión y de chicos nos veníamos, era a todo dar porque era una granja, estamos ahorita en el palomero, aquí teníamos palomas; el gallinero, conejos tuvimos en la parte más atrás y había porquerizas, nunca tuvimos puercos, llegamos a tener uno que otro borrego, uno que otro caballo, ponys.

Se sembraban huauzontles, desde chico conocí las alcachofas, las brocolis de bruselas, zanahorias, rábanos, cilantro, tenía una hortaliza y luego el maíz y el huauzontle y frutales, al fondo había una propiedad grande que creo era de gobierno con muchos frutales, teníamos manzanos, ciruelos, básicamente.

La pasábamos a todo dar, jugábamos a vaqueros, a todo, era una buena propiedad, todo tierra y muy sencillo, era una casa de Pensiones hoy día, de ISSEMyM.

Se va para La Ciudad de México, como era ingeniero agrónomo, siempre mantuvo la Granja, decía que tenía un encargado, que las gallinas lo querían mucho, porque los fines de semana que venía había harto huevo, porque entre semana no ponían.

Así es como se hizo de la propiedad, la hemos mantenido, cuando me vine a vivir a Toluca, me vine a ocuparla.

¿Usted a qué escuelas fue?

Nosotros nos fuimos tempranamente de la Ciudad de Toluca y estudié mi primaria hasta la carrera profesional en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la UNAM una maestría, siempre estudié en la Ciudad de México, llegué a trabajar como profesionista, me vine a Toluca a crear la Dirección de Arqueología en ese momento en el Instituto Mexiquense de Cultura, con el apoyo de Mario Ramón Beteta, en ese momento gobernador.

Tuvimos la fortuna de crear un área de lo que es mi trabajo.

¿En qué ha trabajado en cuanto a cuestiones arqueológicas en el Estado?

En 1988 nos venimos para acá, estaba don Salvador Reyes Nevares como director del Instituto Mexiquense de Cultura y creamos la Dirección de Arqueología y a través de ella hemos trabajado en muchos proyectos, sobre todo en un primer momento trabajamos en el sur del estado.

En Arqueología había muchos que habían trabajado en el Valle de México, la parte que le corresponde al Estado, había trabajos importantes en el Valle de Toluca, en Tenango, en la Universidad, nosotros decidimos junto con el arqueólogo Morrison Limón Boyce, me vine para acá, veníamos del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, irnos al sur, porque es un poco olvidado arqueológicamente.

Hicimos muchos recorridos allá, como fruto mayor es la Zona Arqueológica de San Miguel Ixtapa en el municipio de Tejupilco, logramos explorarla en gran medida y se creó el museo local de San Miguel, fue el primer proyecto arqueológico.

A partir de allí hicimos muchos otros, trabajamos varios años en Ocuilan, esa fue arqueología y monumentos históricos del siglo XVI agustino en la Unidad Cultural, administrada por el Gobierno del Estado a nosotros nos tocó excavarla, explorarla, restaurarla y crear el Museo y la Unidad Cultural.

Creamos varios museos arqueológicos, empezamos con ApaxcoAcambay, en Nepantla, en Atizapán de Zaragoza, en San Miguel Ixtapa y ya de proyectos arqueológicos trabajamos Tlalpizáhuac, en Ixtapaluca es una zona importante que hemos explorado, estuvo a mi cargo el proyecto, los últimos años creamos el Museo Arqueológico de Valle de Bravo en el año 2010 en la administración del licenciado Enrique Peña.

Recientemente hemos venido trabajando en la zona arqueológica del Toloche aquí en Toluca, que es el proyecto en el que me he dedicado en estos últimos años.

Pasé del Instituto Mexiquense de Cultura y de delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, cuatro años, actualmente tengo el proyecto de Toloche, con el apoyo del Ayuntamiento de Toluca, el presidente Juan Rodolfo Sánchez y de la Universidad Autónoma del Estado de México.

He dado clases en la Universidad Autónoma del Estado de México, se creó hace unos 13 años, participé con otros colegas en la creación de la carrera de Arqueología en el Estado de México, afortunadamente en el Universidad estatal.

Con la Universidad del Estado, estamos trabajando actualmente junto con el Ayuntamiento de Toluca, el sitio arqueológico del Cerro del Toloche, ubicado a un kilómetro al norte del Palacio de Gobierno, lo que es conocido como la sierrita de Toluca.

Ahora los toluqueños lo conocemos como el Parque Sierra Morelos, es un parque estatal, pero es histórico la Sierrita de Toluca, la prominencia mayor es la Teresona y el Toloche es hacia el oriente donde está el sitio que dio origen a Toluca, ahí estaba la cabecera del señorío de Toluca.

Estaba el templo del dios Tolotzin o Tolo, en ese sitio es donde estamos trabajando, es la capital antigua de Toluca, de ahí cuando llega Cortés se funda la Villa de Toluca 1521-22 bajan de la sierra a las comunidades indígenas y queda la Ciudad de Toluca del otro lado del Río Verdiguel hacia el sur es donde se funda la Villa española, pero la ciudad antigua de Toluca sería del Río Verdiguel hacia el norte, hacia la sierra, con el templo principal en el cerro Toloche es el que nos da el nombre y el símbolo.

Hay que recordar que también está Calixtlahuaca, pero es un asentamiento mexicaazteca o de la Triple Alianza cuando ellos conquistan el valle, hacen su asentamiento principal en Calixtlahuaca, un poco para quitarle la prominencia que tenía Toluca.

¿Donde ustedes trabajan colinda con el Rancho La Mora?

Al poniente, el Rancho la Mora, la principal vista.

Hemos encontrado maravillas, tenemos cinco temporadas de campo, tres de ellas de excavación formal extensiva, hemos encontrado varias ofrendas y sí tenemos más de 200 piezas cerámicas completas, además en muy buen estado, mucho material lítico, tenemos obsidiana de los tres tipos, tanto de Otumba en Estado de México, en Michoacán, una buena colección de obsidianas, muchas otras piedras como cristal de roca, piedras pulidas, sí hay una colección importante.

En hueso tenemos unas ofrendas interesantes, de huesos largos humanos, se hacían instrumentos musicales, se conocen como mechicahuaztles, varias ofrendas, como si fuera un güiro.

Hay la pirámide principal perfectamente visitable, siempre en Toluca les digo, ni sabemos dónde está el Toloche, ni sabemos dónde está el Toluca antiguo, cuando vayan por Bravo levanten la mirada, el cerro que ven al fondo, ese el Toloche.

En la pirámide principal casi 26 metros por lado, tres o cuatro cuerpos, es un basamento trunco piramidal con una altura que debió haber tenido unos 10, 12 metros, obviamente el templo ya no existe.

Lo que tiene hoy día es una cruz cristiana o católica de uno de los pueblos del Rancho la MoraSantiago Miltepec visten la cruz cada 3 de mayo.

Agradecer su visita, con esto del Toluca me puse a ver algo de la bibliografía, conocí la biblioteca que usted creó en el Museo del Deportivo Toluca y las publicaciones, somos colegas de alguna manera, yo soy historiador de otras cosas, de alguna manera somos historiadores los arqueólogos y usted es historiador del club que tanto amamos, Club Deportivo Toluca.

¿Cómo se llaman sus perros?

Toña la Negra, una labrador; una perrita que se llama Tinahusky los dos amores de la casa, bueno además de mi hija, una de dos pies y otros de cuatro.

Una entrevista múltiple, porque era inicialmente por la copa de subcampeón del torneo 1957-58, pero después surgió el tema de la casa, una de las diez granjas iniciales que otorgó la Dirección de Pensiones, hoy ISSEMyM y finalmente el trabajo arqueológico del entrevistado en el Cerro del Toloche.