AMLO PROHÍBE, PERO SU HIJO ENCABEZA OPERACIÓN MORENA EDOMÉX

Views: 2288

La frase

No todo lo pasado fue mejor y menos lo que se está repitiendo.

UNA REALIDAD

EL DETALLE: La selección mexicana de colombianos le ganó a la selección argentina de extranjeros encabezados por Messi al son de 2-0. Lo que significa que los colombianos son muy buenos en su selección, en los equipos mexicanos, pero no en los equipos importantes, como es el caso de James Rodríguez, cuyo pase de 50 metros significó el primer gol colombiano anotado por Roger Martínez.

En tanto los argentinos encabezados por Messi son muy buenos en sus equipos, pero no en la selección. Para colmo cada día, a pesar de sus enormes exportaciones, hay menos jugadores argentinos en equipos de importancia, como Real Madrid, Barcelona, Liverpool o Manchester City.

PREOCUPANTE: Lo señalado por María de los Angeles Arriaga de Quiroz, presidenta de la AMDA Estado de México es preocupante y vaya que sabe lo que dice. Su padre fue funcionario público y su hermano también presidente de la AMDA.

La venta de automóviles ha entrado en recesión, lo que significa menos ventas, menos empleos y lucha por sobrevivir.

Entre los varios factores que señala en la nota de hoy, figura el excesivo gasto en tarjetas, que tienen los consumidores, principalmente por los meses sin intereses de las ventas masivas llamadas “Buen fin”.

Mucho tendrá que hacer los distribuidores, para no cambiar de giro, en este México nuestro con negras perspectivas.

 

AMLO Prohíbe, pero su Hijo Encabeza Operación Morena Edoméx

Fiel a sus acostumbradas contradicciones y a su estilo de manipulación de masas, el presidente Andrés Manuel López Obrador emite, por un lado, la prohibición para que sus familiares o amigos hagan cualquier tipo de gestión en el sector público del país, pero por otro envía a su hijo mayor, José Ramón López Beltrán a encabezar la operación Morena en el Estado de México, al utilizar (al más puro estilo del PRI) programas sociales federales en favor de su partido político para retener y ganar presidencias municipales y diputaciones locales hacia la elección intermedia del 2021.

Hay que recordar que en su iniciación política, Andrés Manuel López Obrador fue militante del PRI y apoyado por un gobernador de su Estado, Tabasco, Leandro Rovirosa Wade, considerado uno de los mejores 4 gobernadores de la entidad, en la coordinación de Asuntos Indígenas, aprendió las buenas y malas artes del tricolor y sobre todo quiere volver al pasado reciente que tanto criticó.

Con el falso argumento de que se trata de reuniones de un ciudadano común con presidentes municipales y legisladores del Morena, José Ramón López Beltrán convoca a reuniones específicamente para marcar pautas en el manejo político electoral de los programas sociales que, con recursos federales, se llevan a cabo en el Estado de México, a efecto de capitalizarlos políticamente en favor de su partido Morena.

Hay una particularidad, no tiene nombramiento, quizá para evitar el nepotismo, pero su accionar nos recuerda muestro el del hermano incómodo, aunque José Ramón, es el hijo cómodo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador llegó al extremo de solicitar incluso la denuncia penal contra sus parientes, amigos o compadres que lleguen a las instancias públicas a realizar cualquier tipo de gestión para beneficio personal, de grupo o de interés político, a sabiendas de que a final de cuentas lo negará todo en la plaza pública ante sus incondicionales y culpará de todo a los conservadores, a los “fifís”, a la prensa del “hampa” y a sus contrincantes de la mafia del poder.

Lo cierto es que ni los presidentes municipales, ni los diputados locales, federales o los senadores que ganaron en el Estado de México con el voto de los mexiquenses en favor de Morena, han sabido redituar a los habitantes del Estado de México con acciones que les representen una mejor calidad de vida, por lo que ahora desde el mismísimo Palacio Nacional se envía al primogénito del “Rey Sol” a que emprenda la capitalización política de los programas sociales para rescatar el honor de los políticos morenistas, a pesar de la abierta ilegalidad en la que incurren con ello el presidente, su hijo, los presidentes municipales y los legisladores de Morena, por darle un uso político a los recursos públicos federales.

Y es que ante la falta absoluta de resultados por parte de las autoridades de Morena, luego de las altísimas expectativas que generaron con sus promesas de acabar con la corrupción, la inseguridad y la impunidad, ahora el único argumento que le va quedando al presidente Andrés Manuel López Obrador, es machacar con que la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, el gobernador de Veracruz, el secretario de Relaciones Exteriores, los súperdelegados en las entidades federativas, su Vocero y hasta su Fiscal de Justicia son la imagen misma de la honestidad, la pureza y la eficiencia, y que si no dan resultados es por la terquedad de sus enemigos por entorpecer sus gestiones.

Luego de haberse devorado la Presidencia de la República, la Ciudad de México, el poder Legislativo Federal, una buena cantidad de gobiernos estatales y municipales, así como de congresos locales, el propietario de Morena, Andrés Manuel López Obrador, se ha marcado como siguiente objetivo el Estado de México, la entidad federativa más importante del país.

Pero como no confía en sus alfiles ni en su súperdelegada Delfina Gómez Alvarez, está encargando a su propio hijo José Ramón, así sea con toda la ilegalidad del caso,  la “Operación Estado de México 2021” como antesala para el zarpazo definitivo por la gubernatura mexiquense en el 2024, ¿no le parece a usted, estimado lector?