+ Ante Fracaso Económico, AMLO se Cura en Salud: Honestidad; La FIL de Guadalajara

Views: 1805

La frase

Aunque recordó a su padre, Efraín Huerta, al recibir el premio de Lenguas Romances, David Huerta, recordó más a su madre.

ASI ME LO DIJO

CON EL FUTBOL: Como en el 2015, quedaron eliminados los primeros cuatro equipos y llegan a semifinales los ocupantes del quinto al octavo, con lo cual Morelia recibe al América y Necaxa a Rayados.

EN LA FIL: Un gusto volver este año a la FIL de Guadalajara, aunque hay que señalar que la afectado también la 4T, pues no hubo los tumultos de otras ocasiones.

Eso sí hay más libros para niños y jóvenes, aunque en el primer caso son más las novedades de las series televisivas hechas libro, bien de dibujos, bien de cuentos y anexos con celulares de los personajes. Claro, celulares sin vida, solamente para estimular a los niños y niñas.

Un gusto especial, ser recordado por mis amigos los meseros del restaurante Los Vitrales, en el hotel insignia de la Fil, el Hilton. Esta vez no hubo jugo de lima.

Si en cambio quesadillas a base de ese maíz que hay en Guadalajara, con el sabor especial de su queso de rancho, una delicia, sin olvidar las quesadillas de huitlacoche o de flor de calabaza.

Esta vez los alimentos, se vieron enriquecidos por la cocina hindú, de la que me gustó en especial la línea de postres.

Una enorme emoción saludar a mi amiga, la escritora argentina Luisa Valenzuela, quien recibió la medalla Carlos Fuentes de manos de Silvia Lemus, la viuda del escritor.

Valenzuela lució un pañuelo verde como si fuera brazalete, en apoyo de la lucha feminista en su natal Argentina y en otros países latinoamericanos. Valenzuela dijo:

“Toda escritura, toda lectura, pero sobre todo la escritura de ficción, es una forma de lectura de la realidad”. Criticó a las redes sociales, los algoritmos, las fake news, elementos que, dijo, han servido para incidir en el futuro de países como Estados Unidos o Brasil.

Una FIL en la que Rodrigo Blanco contó que una noche, cuando esperaba el autobús rumbo a su casa, Calderón se encontró con un motociclista que le entregó un papel en el que auguraba catástrofes futuras para Venezuela, más allá de los problemas que asomaban en un país que en 2003 ya sufría las consecuencias de un régimen totalitario.

A partir de ese encuentro, Blanco Calderón comenzó a escribir un relato que permanecería abandonado en un cajón del escritorio hasta la muerte de Darío Lancini, escritor underground de la literatura venezolana que había publicado un solo libro a lo largo de su vida: un libro de palíndromos.

Una FIL en la que también la diseñadora Tanishka Kachru habló de su formación, al señalar que viene del Instituto Nacional de Diseño de India y que una de las cosas que trató de expresar en el pabellón, donde se encuentran letras en gran formato que a su vez contienen caracteres de diferentes lenguas indias, fue la unión entre la piel de las personas y la lengua que hablan. En su país, señaló, “los textiles son un vehículo cultural igual de importante que una lengua”, pues están impregnados de lenguaje, color y textura en un mismo entramado.

Mientras, la poeta y traductora mexicana Elsa Cross dio lectura a un texto en el que relató su relación con tres espacios en particular: México, su tierra natal; Grecia, su lugar ideal, e India, el país con el que tiene un gran vínculo.

Una FIL para recordar, pese a la 4T.

 

Ante Fracaso Económico, AMLO se Cura en Salud: Honestidad

Ante su evidente fracaso en materia de economía, de seguridad y generación de empleo formal, el presidente Andrés Manuel López Obrador se cura en salud al llegar a su primer año de gobierno y se escuda en el sofisma de que la honestidad, más que la experiencia, es lo más importante para el desempeño de los cargos públicos.

Bajo ese argumento falso, el Presidente de la República coloca a todos los mexicanos egresados de las universidades más prestigiadas del país y del mundo, como corruptos con ínfulas de expertos y especialistas.

Y es que el presidente Andrés Manuel López Obrador ya demostró en este su primer año de gestión, que no necesita de expertos en su gabinete, sino sólo de incondicionales obedientes, dado que el único experto en todas las materias es él mismo.

Así cada mañana desde Palacio Nacional asume el papel de verdadero dictador, porque dicta cátedra de economía, finanzas, aeronáutica, moral, periodismo, ecología, sociología, literatura, seguridad social, historia, política y cuanto tema le brinca en la agenda matinal.

Está claro que los mexicanos lo llevaron a la silla presidencial para mejorar la economía nacional, familiar y personal de la ciudadanía; para frenar la creciente inseguridad y criminalidad en el país, y para generar las condiciones de confianza para impulsar la inversión nacional y extranjera que produzcan los empleos formales que anhela la población, sobre todo las nuevas generaciones.

El resultado de “Cero” crecimiento de la economía nacional en su primer año de gobierno, lleva implícita la calificación obtenida en el primero de seis exámenes, sobre todo porque su principal oferta de campaña estuvo basada en un crecimiento económico entre el 8 y el 6%, acabar con la inseguridad y la delincuencia, y ofrecer empleo de calidad a los mexicanos.

No sólo no se han cumplido estas metas ofrecidas, sino que en los tres rubros el retroceso ha sido más que evidente: la economía se fue del 3% al 0%; la delincuencia y criminalidad se ubicó como la más alta en la historia del país; y el empleo formal se desplomó ante la desconfianza que generan las prácticas autoritarias y antidemocráticas que practica Andrés Manuel López Obrador para concentrar en su personal todo el poder político y presupuestal.

Otorgar el 90% a la honestidad y sólo el 10% a la experiencia para el desempeño de los cargos públicos en su gobierno, nos viene a confirmar la convicción de un presidente que no sabe escuchar y que sólo busca imponer sus ideas, por las buenas o por las malas, como lo ha ido demostrando con la cancelación de proyectos de desarrollo con las consecuentes pérdidas económicas multimillonarias; con la imposición de sus proyectos obsoletos y contaminantes, o con la expulsión de políticos periodistas críticos en sus respectivos medios, utilizando la amenaza del condicionante presupuestal.

Por eso seguramente fue preferible festejar el primer año de gobierno al ritmo de la guapachosa Sonora Santanera en el zócalo de la capital del país con los que reciben las dádivas del gobierno, que reconocer el fracaso y la calificación reprobatoria, de “0” crecimiento económico, pues lo que necesita el país es 100 % de honestidad y 100% de experiencia y preparación, en lugar de la imposición del dictador y sabelotodo de cada mañana, y que cada fin de semana sale a repartir el dinero del país a diestra y siniestra para cosechar aplausos, en lugar de generar productividad, ¿no le parece a usted, estimado lector?