AUMENTO DE SALARIO MINIMO, NO RESUELVE EL PROBLEMA DE FONDO

Views: 491

A partir de enero de 2019 el Salario Mínimo será de 176.72 pesos en la frontera norte y de 102.68 pesos en el resto del país. Así lo dieron a conocer este lunes 17 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador y la titular de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde.

El salario mínimo vigente este año es de 88.36 pesos diarios, con lo que la nueva alza equivale a 14.32 pesos más o 16.20%. La inflación general en noviembre se ubicó en una tasa anual de 4.72%.

Según el reporte de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), de diciembre de 2012 a septiembre de 2018 el salario mínimo general recuperó el poder adquisitivo de la población en 16.27 por cientola cifra más alta para un periodo similar en las últimas siete administraciones.

Según el INEGI, 8 de cada 10 personas que trabajan reciben un sueldo máximo de 13,254$. Además de que se estima que en México hay alrededor de 8.7 millones de personas que están registradas con un salario mínimo. No necesariamente implica que los ganen porque en ocasiones reciben más por “fuera” o porque los registran todavía con un salario bajo.

Cabe señalar que en la actualidad, el salario mínimo es determinado por los niveles de inflación anual, por lo que se sugiere un incremento escalonado y  con una negociación abierta que incluya a empresarios, sindicatos o trabajadores y al gobierno. Esto fundamentado en que no tengamos problemas financieros graves, por nunca fijar el salario por debajo de la inflación. Pero si la política de ascenso del salario mínimo se toma en serio, hay que remodelar la institución comenzando por su política y la manera en que se decreta (más abierta y transparente, genuinamente representativa, con un buen cálculo de sus impactos, seguimiento y monitoreo).

Una verdadera política pública que permita mejorar el salario que ganen las personas es la que tiene como eje fundamental la educación y la productividad. Es por eso que el nuevo gobierno debe ir más allá de aumentar el salario mínimo, que  sin duda y en beneficio de la fuerza laboral de nuestro país, el incremento salarial es una medida defendible, pero es importante que los cambios no se limiten sólo a un aumento, y un inicio es cumplir con los acuerdos que tiene México con la Organización Internacional del Trabajo en cuanto a libertad sindical y de los trabajadores para unirse en un sindicato o negociar de forma independiente sus contratos, pues se deben además resolver problemas relacionados con el empleo, como su formalización y a negociar mejores ingresos.

Me llama mucho la atención que en la propuesta de Presupuesto de Egresos Federal, solo se le da prioridad a los programas asistencialistas establecidos en la Secretaria del Bienestar, antes SEDESOL y la Secretaria del Trabajo que  incrementa su presupuesto en 940 % por el programa de “ Jóvenes construyendo  el futuro” que ha dicho el gobierno que los jóvenes mal llamados “ ninis” recibirán, $2, 400 pesos por lo que en poco se alienta la generación de inversión, búsqueda de trabajo y lo más valioso el emprendurismo para las nueva generaciones.

Yo soy un convencido que la verdadera igualdad social, es la que se da con los conocimientos, educación y capacitación para entrar en el mercado laboral con piso parejo y no con programas asistencialistas que a larga hacen que mucha gente se quede en el conformismo y la pereza.