Austeridad

Views: 457

Lo escaso es poco, muy poco, no alcanza a cubrir lo necesario, lo habitual. Como el río seco que contaminado se limita a guardar su cauce para las inundaciones prósperas de aguas negras, como fauna lacustre que ya no se da de una manera natural sino forzada.

Si la naturaleza es escasa más aún lo es la industria, el comercio, la confección, las latas. Estamos comprimiendo aire, espacio, raciones. Yo no quiero un mundo partido a la mitad o a cuartos o a octavos. Quiero una porción completa de horizonte vasto y amaneceres gratuitos, una educación legalizada y con alma, jóvenes inquietos de juegos y ganas, no las ánimas purgantes que ya no alcanzan a remodelar el edificio ni a cubrir las gastos del culto de ladrillos unidos con argamasa.

Ningún programa de rescate, promesas sin causa, ofrezco mi bolsillo vacío si todos llenamos la mesa con el alimento que dignamente el trabajo regala. Si la soga se hace muy delgada va a romperse en la mano más necesitada.

Hasta cuándo vamos a discutir por centavos, a vender los ahorros usados. Dónde está la abundancia que vendían los audiolibros de magos, tiene que haber un patrimonio, fideicomiso para todos. Bienestar.