Buscando “likes”

Views: 533

Que irónico resulta que el ser humano, siendo por definición un ente inteligente, no se dé cuenta de que para obtener el éxito hay que tener claridad de lo que pretendemos hacer, pero sobre todo de quienes somos.

 

Tal parece que nuestro valor en el mundo depende, no de lo que hacemos y mostramos con nuestros seres íntimos, sino de lo que un ejército de “amigos” en redes sociales “valida”. Muchas veces nos sentimos grandes porque hacen un comentario al aire o dan un “like”, lo que parece dar validez y sentido a la vida de muchos seres humanos.

 

Por supuesto que hay cosas que llenar de orgullo, sobre todo cuando se trata de logros propios, de la pareja o los hijos, y una forma de cacarear el huevo es socializándolo en redes; más como ejercicio de ego que como razón absoluta.  Con todo el furor que pueda causar una foto o una noticia, nada sustituye el verdadero valor, que radica en hacerlo saber y festejarlo con el directamente afectado; en vivo y a todo color.

 

Igual de valioso resulta subir o comentar alguna nota que resulta de interés general, algún acontecimiento notable o información útil para grupos vulnerables; considero que el flujo de información y el debate siempre coadyuvan al crecimiento del capital cultural de una persona.

 

Lo que eriza los cabellos es darse cuenta que hay personas que no entienden este sentido de bien comunicar y abusan de sus redes para compartir cuanta estupidez se les ocurre, muchas veces sin siquiera la intención de entretener.

 

En esa malinterpretación de las cosas, hay quienes gustan de subir en a sus páginas de Facebook, en su WhatsApp u otros mecanismos de interacción absolutamente todo; cada sitio que visitan, cada alimento que comen, cada calle que recorren, con un sinsentido que da una flojera terrible.

 

Otros se dan vuelo subiendo “noticias” tan ciertas como un billete de 3 pesos, sin analizar que hay personas que siguen creyendo que todo lo que se ve en redes es verdad absoluta; ¿de verdad queremos seguir contribuyendo de esa manera?

 

¿Quiere sentirse querido? Abrace a sus cercanos, hágalos sentir bien, apóyeles en lo que requieren; subir y subir cosas puede ser una muestra de inseguridad o de búsqueda de aceptación a toda costa.    ¿Realmente supone que porque sube la foto de su perro que baila rock usted deja de tener todas sus limitaciones?; ¿Está convencido de que subir su último almuerzo acabará de tajo con esa llantita ligeramente excedida?

 

Uso, no abuso de las redes.

 

Bueno, eso pienso yo.