Casa de Muñecas y su alondra transgresora II Parte

Views: 287

Los roles de género han evolucionado, sin embrago, no han sido erradicados por completo, en la obra podemos ver como La alondra transgresora se comporta como cualquier otra mujer de esa época y, en algunas acciones, hasta podría decirse que su comportamiento es actual.

Nora sacrifica su vida como cualquier madre, usando la ropa más sencilla, comprando los alfileres más baratos para solventar los gastos del hogar, que sus hijos y esposo luzcan decorosos y poder pagar el préstamo a la vez.

Señora Linde.- ¡Tuviste que quitártelo de tus gastos personales, pobre Nora!

Nora.- Naturalmente. Además, era de los más justo. Cada vez que Torvaldo me daba dinero para alfileres, gastaba sólo la mitad: compraba siempre lo más barato. Afortunadamente todo me sienta bien, y así Torvaldo no ha notado nada. Sin embargo, a veces me duele, Cristina. ¡Es tan agradable ir elegante! ¿Verdad?

Señora Linde.- Ya lo creo.

Nora.- Tengo otros ingresos. El invierno pasado tuve la suerte de encontrar mucho trabajo de copia. Entonces me encerraba y escribía hasta hora muy avanzada de la noche. ¡A veces me encontraba muy cansada! A veces, me parecía que era un hombre.

Parece natural que las madres se sacrifiquen en todo, para que los demás miembros de la familia no sufran, cuando el sacrificio debería de ser igualitario, aun, hay mujeres que sufren este tipo de violencia.

Seguramente se preguntan, porque si toda la vida a lado de su esposo se sacrificó, en el momento en que es nombrado director del Banco, la libertad económica había llegado a ella, y podría ser una derrochadora como era considerada, no se quedó a… por fin disfrutar,  considero que el personaje se marchó porque más que buscar una libertad financiera, en la vida se trata de buscar ser y sentirnos valiosas, amadas, independientes, de sentir que somos seres humanos igual que todos.

Otra acción dentro de la violencia de género que Nora sufre es el no poder comer lo que desea, no puede comer almendras, ni ningún tipo de dulce. En una conversación con el Doctor Rank, (amigo de la familia) comentan la razón por la cual los dulces le son prohibidos por su esposo y la razón es que su marido teme que se le caigan los dientes.

Hoy en día hay mujeres que prefieren sufrir violencia física, psicológica, o de cualquier otro tipo, con tal de no padecer sacrificio económico, si Nora se hubiese quedado habría podido gastar más, pero todo lo demás sería igual, hubiera seguido viviendo violencia.

La señora Linde parece ser el antipersonaje de Nora desde el principio, ella fue independiente a lo largo de su vida, siempre trabajó, fue útil, tomó decisiones, fue libre de hacer lo que quisiera, sin embargo, al final de la obra es limitada por los roles de género, no logro vencer los mitos.

Nora.- ¡Qué tranquila debes estar!

Señora Linde.- No, Nora: ahora siento un vacío insoportable ¡No tener nadie a quien consagrarme! (se levanta con inquietud). Por eso no pude permanecer más tiempo allá, en aquel país aislado.

Ibsen no quiso dejar a la Señora Linde ser transgresora, decide pasar el resto de su vida con Krogstand, un hombre que tiene mala reputación por robar, estafar y hacer lo posible por ser estable económicamente.

Krogstand.- ¡Cristina!, ¿ha reflexionado usted sobre lo que dice? Sí, en sus ojos leo que sí. ¿Tendrá usted, pues, valor?

Señora Linde.- Necesito ser madre para alguien, y sus hijos necesitan una madre. Algo también nos impulsa al uno junto al otro. Tengo fe de lo que hay en el fondo de su alma… Con usted no tendré miedo de nada.

Ningún escritor decide sobre nuestra vida y somos considerados humanos porque tenemos el poder de decidir sobre nuestras acciones, lo que sigue, es decidir ser transgresoras como Nora y no dejarnos vencer, en ningún momento, como la señora Linde, cambiar estos roles que han prevaleciendo para dejar un mundo de más libertad e igualdad.