Colores de amor

Views: 399

En un parque de una ciudad cualquiera se encuentra una mujer. El clima es soleado, opaca con los charcos y la humedad de la lluvia de la noche anterior. Ella es hermosa, de piel blanca y de ojos marrones. Camina pacíficamente. La luz del sol le refleja y hace de su belleza indescriptible. Su mirada más profunda que cualquier texto, baja unos escalones.

 

Viene vestida con una blusa rosa y unos pantalones de mezclilla claros. Se postra ante una banca y toma asiento, importándole poco los restos de la tormenta. De una de sus bolsas saca un llavero, lo aprieta fuertemente en sus manos. Cierra sus ojos cinco segundos y los abre, de su ojo izquierdo brota una pequeña lágrima.

 

La lágrima baja lentamente por sus mejillas, se encorva y sube temblorosamente sus manos, sin soltar ese pequeño objeto. La pequeña gota respeta las leyes de gravedad y cae, se estrella con un pequeño charco. Ambos líquidos se hacen uno. Querido lector abre tu mente e imagina lo imposible, este es el momento en que empieza la magia,

 

Un triste e incoloro charco se transforma en un recuerdo. Nuestra protagonista se encuentra en Venecia, ciudad majestuosa e imponente para la retina humana. Alguien la acompaña, un hombre alto y de pelo corto, de rasgos finos y tez blanca. Ambos están tomados de la mano y siempre que se miran sonríen.

 

Estamos frente a una historia de amor verdadero. Llegan a la Plaza San Marcos y buscan un lugar aislado de todos los turistas. Este hombre desconocido la inclina delicadamente y la besa apasionadamente.

 

Tiempo después se encuentran recorriendo solitariamente los canales. Llega el ocaso, los colores son más brillantes y reales. Recostados y abrazados atraviesan este viaje. Él se para y saca una pequeña caja de su mochila. Se hinca y ambos pares de ojos llorosos de alegría se encuentran.

 

La magia termina y regresamos a los grisáceos orígenes de esta anécdota. Ella abre sus manos y deja ver el llavero. Este pequeño objeto es de forma corazón y destacan colores como el bronce, oro, verde, blanco y rojo. Al centro del corazón se encuentra una góndola y dos personas que se amaron o se aman.

 

El llavero contiene su historia de amor momentánea, que debió ser eterna. El llanto se hace presente y ella da un desgarrador grito. Su garganta se parte y su brillo ya no existe o al menos es lo que ella piensa.

 

El sol siempre sonríe y ese mismo joven que desconocemos baja corriendo las escaleras. Se resbala por el piso mojado. Ella preocupada se acerca y lo soba, él sólo sonríe. En el momento que sus miradas se encuentran, no hay espacio, ni tiempo, son eternos.