Comedia negra

Views: 473

Regresé después de 10 minutos, regrese desde el principio porque había que saborearla, vi La Favorita, que está en la lista de nominadas, ya ha ganado en La Mostra de Venecia; el Gran Premio del Jurado, ya estaba preparada para verla y cuando empezó la sentí viva, ahí, como un relato del que no puedes parpadear, la tuve que regresar porque sentía que tal vez era yo la que iba rápido, pero era ella, por si sola se movía en un ritmo despampanante, con tomas inquebrantables, fotografía impecable y muy sabia.

Emma Stone, como nunca, una fuente de nuevas figuras, una Olivia Colman a punto de estallar de dolor, equidistante de la brillantez de Rachel Weisz, ambas bellas, glorificando papeles que ya han sido interpretados en series, películas y biografías sobre historia inglesa, pero aquí, no hay nada retratado, es un relato bombeando sangre, pasión y caos.

Yorgos Lanthimos, el griego loco que persigue ,como siempre, la intriga en su estética visual, ya sabíamos por La Langosta (2015), que él no es fácil,  recurre a los enredos pasionales y a la búsqueda del sentido de pertenencia en el convencionalismo social, pero con esta película logra darle vida a una relación de la cual se sabía sólo por medio de cartas que Ana Estuardo (la primera reina de Gran Bretaña) le escribía a su fiel consejera Sarah Churchill (si Churchill, cuya descendencia llega hasta Diana de Gales y el mismo Winston) cartas en las que se ha develado una relación de amor incondicional, pasional, pero que tampoco contextualiza lo sexual, no hay nada oficial, recordemos que en esa época las relaciones tendían a tejerse entre palabras fastuosas y un tanto exageradas, el hecho es que estas cartas llevaron a Yorgos a recrear un  ambiente donde la reina de Gran Bretaña sufriendo de gota, y con el duelo de su más de 15 hijos muertos, es el foco de atención entre dos mujeres que buscando el poder deciden apostarlo todo.

No puedo dejar de señalar que un buen acierto de la película es dividirla en títulos, eso genera una dinámica muy particular que refuerza el bien llevado ritmo de la cinta, jurada por tan buenas tomas, escenas y un guión hundido en la historia.