Cómodo en el mundo de los demos en casette y singles de vinilo barato

Views: 722

Comienza una tendencia popular que se basa en el Rock que engloba demasiadas formas y estilos musicales, algunos de ellos, tal vez, con pocos rasgos en común, pero que sin duda su base está en la búsqueda de los sonidos más extremos: oscuros, lentos, violentos, veloces… por lo primeros años de los ochenta sus influencias van siendo protagonistas, desde muy temprano, tal vez, sólo tal vez desde que el heavy metal clásico capitaneado por Iron Maiden, el Punk y el puente definitorio que significó Motörhead.

 

No hay que olvidar tampoco que fue Black Sabbath quien de manera consciente lleva la temática del metal extremo, de lo oscuro, lo tenebroso, lo macabro y lento a la escena musical que dominaba; a través del optimismo Hippie y la frivolidad inherente del Rock And Roll. Es decir, a nivel estética es la absoluta influencia, sin embargo en el tema formal es solamente una relativa referencia. Sin embargo, para muchos parece ser el Punk quien de manera inesperada se convierte en el parteaguas final entre el Heavy Metal y el Metal Extremo. Surge entonces el tema de no ser una simple variante una de otra sino que se trata de una rama con vida propia, con sus formas, temáticas, sub estilos, estéticas, temáticas y éticas.

 

Si hablamos del Metal Extremo Originario, cuánto hay de su antecesor en él. Habría que decir que los pioneros -para varios autores, y la R coincide- con su exquisitez y refinamiento tanto en la estética como en la técnica, sitúan al Metal Extremo a parte, en otra fase. Demos entonces las gracias a Celtic Frost, Repulsion, Hellhammer, Bathory y a Venom como la bisagra de la puerta del New Wave of British Heavy Metal, por regalarnos esta nueva propuesta de creación musical. Sin embargo aun cuando algunos sub estilos toman de manera itinerante influencia del Heavy Metal Clásico, como puede ser el caso de la Escuela de Gotemburgo y el Death Metal Melódico, la mayor influencia del Heavy Metal termina aquí.

 

Es en 1981 cuando se considera por los estudiosos el nacimiento del Metal extremo con la publicación del primer disco de Venom titulado Welcome to Hell. Entonces dado que estamos  en la línea de la historia ubicadnos en los años dorados del Heavy Metal, una más entre las músicas populares. Así que los que hemos llamados pioneros, desde sus primeros acordes se distinguen por desarrollarse en un underground lejos de los grandes escenarios y giras internacionales, más bien cómodos en el mundo de los demos en cassette y singles de vinilo del barato. En estos años también está viento en popa el Trash, su razón de ser, la velocidad, sin duda un elemento de fusión del Punk y el Heavy Metal, pero a diferencia de nuestros pioneros, se cuajó en una escena pletórica de bandas muy específica en San Francisco y Alemania; los primeros, claro está los big four: Metallica, Slayer, Megadeth y Anthrax; en el caso de los teutones la famosa triarquía representada por Sodom, Kreator y Destruction.

De manera paralela, más afín a nuestros pioneros, surge el Death Metal, donde dominan los rasgos de mayor agresividad y oscuridad gracias a que además de la velocidad han introducido otros recursos como cambios arbitrarios en los tiempos y mayor brutalidad en el enfoque de composición. Este estilo se da con mayor incidencia en la zona de Tampa, en la Florida.

 

Llega a Europa una de las más grandes explosiones de creatividad, en cuanto a su música popular. Se trata de dos movimientos (el segundo será ya tema de otra columna). Uno de ellos es el siempre polémico Black Metal, que más allá de su enorme creatividad musical y su aportación a la exquisitez del Metal Extremo, ha estado rodeado de imágenes, digamos fuera de la cancha, como puede ser la quema de iglesias, diversos asesinatos y un suicidio que marcaron de forma impresionante en la opinión pública; pero es el momento de bandas como Mayhem, Emperor, Darkthrone, Satyricon o Inmortal.

 

Ahora bien, más allá de las polémicas de algunos de los actores precursores de este género, también ha que decir que no sólo se trata de un subgénero musical, sino que, dependiendo del compromiso y el lugar donde se pare el escucha, se pude hablar de una filosofía, ética, estética, forma de vida. De aquí es que me parece debe nacer la invitación para el escucha que se quiera acercar de forma auténtica a lo que le puede ofrecer el Metal Extremo. Me parece que es válido elegir lo que se denomina como un blackmetaler quien vive de manera auténtica esta propuesta. Sin embargo creo que también es válido elegir ser un escucha solamente en el vértice de lo estético.

 

Como quiera que se elija se trata de disfrutar de la música y, tal vez, sólo tal vez de abrir nuevos horizontes que nos ofrecen este tipo de propuestas extremas. Así que la intención de estas líneas es de abrir posibilidades, horizontes, nuevos caminos, diferentes sensaciones, en fin.

 

De manera oficial se dice que este subgénero proviene del Death Metal, su indiscutible banda originaria es la conformada por los suecos de Bathory cuyo legado es tomado por las bandas como las mencionadas arriba propias del Black Metal Noruego que exaltan su fascinación por la cultura y mitologías nórdicas precristianas que pretendían rescatar. A su vez también vamos a encontrar diferentes subestilos, pues la riqueza del género permite diferencias en cuanto a sonidos, técnicas instrumentales, ideologías y enfoque lírico.

 

Se manejan una serie de tópicos de imaginería que son propios del género como el lobo, el martillo de Thor, las runas, la cruz invertida, que tal vez, tienen una conexión entre ellos. Sin duda es uno de los géneros con más sonoridades adoptadas en su sonido básico, pero en coexistencia con la paradoja del purismo y la vanguardia más progresista. Esto es por su gran cantidad de subestilos. Por ejemplo el clásico capitaneado por Bathory es muy ruidoso, pero sencillo, básico en su técnica y formas, pero la mayor pureza en su mezcla de punk y metal.

 

El Noruego, comandado por Mayhem, pero que podría ser originado por el aporte de Snorre Rush de la banda Thorns; su sonido es definido por altas velocidades y los rasgueos de acordes menores utilizando todas las cuerdas de la guitarra, de acá se evoluciona, por ejemplo, al sinfónico, que añade a estos sonidos noruegos característicos el acompañamiento de teclados con un ambiente de música clásica, pero sin perder la altas velocidades. También está la brutalidad inconmensurable del Death/Black que se bate en la tierra de nadie entre los tiempos machacones y marciales del Death y el Black Clásico, hasta la capacidad de agresión casi insuperable de la combinación de Brutal Death Metal y Black Metal Noruego.

 

La motivada R invita a desvelar los sentidos de Dionisios y a disfrutar de estos manjares para muchos aún desconocidos. Aquí en el texto algunas bandas con las que puede comenzar el amable lector. Más adelante lo iremos complicando un poco más.