Estado de México
5 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Covid-19, un reto para repensar los espacios públicos y domésticos

Views: 501

La pandemia del Covid-19 representa un reto para repensar los espacios públicos y domésticos, con la finalidad de salvaguardar la salud de las personas en la llamada “nueva normalidad”, coincidieron especialistas.

Durante el panel virtual “La importancia de la planeación urbana y arquitectónica en tiempos de pandemia: efectos y tendencias desde un enfoque social”, organizado por el área de Arquitectura y Diseño de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), los expertos destacaron que en este escenario los profesionales deben enfocarse en las necesidades actuales de las ciudades y personas.

En dicho panel participaron la Lic. Andrea Hernández Ramcke, profesora de Diseño de la UAG; la Dra. Verónica Livier Díaz Núñez, investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG); la Dra. Ofelia Cervantes Villagómez, profesora-investigadora de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP); y el Mtro. Juan Alberto Gran Castro, experto en medio ambiente.

Repensar espacios 

En su participación, la Lic. Andrea Hernández Ramcke, de la UAG, afirmó que la pandemia obliga a los profesionales de la arquitectura y diseño a replantear la creación de objetos y espacios que respondan a la nueva realidad.

“Tenemos que replantear los espacios, tenemos que replantear cómo interactuamos con las personas”, afirmó la académica.

“No podemos aislarnos socialmente para toda la vida, el ser humano necesita esta interacción, entonces es un reto para nosotros como diseñadores de productos y de espacios el cómo vamos a lograr esta interconexión personal, el rescatar el valor emocional, la conexión que tenemos con las personas”

La Lic. Hernández Ramcke destacó que, por ejemplo, con la implementación del trabajo en casa, los diseñadores tienen el reto de replantear el diseño de muebles para que los objetos se adapten a la necesidad de las personas.

“Volvemos al diseño centrado en el usuario, donde hacemos ejercicio, donde tenemos nuestras reuniones de trabajo, donde cocinamos; todo eso que nunca hemos hecho en casa y ahora tenemos que hacer, es una oportunidad para nosotros para replantear nuestros espacios”, afirmó.

Nuevas oportunidades 

Posteriormente, la Dra. Verónica Livier Díaz Núñez, investigadora de la UdeG, coincidió que el gran reto es adaptarse a los cambios que llegaron y están por venir con la pandemia del Covid-19.

Indicó que hoy es un buen momento para generar proyectos de diseño que respondan a las nuevas necesidades, entre ellas las líneas más críticas de intervención son la vivienda y las oficinas de trabajo.

“Ocupamos espacios flexibles que se puedan adaptar; es decir, donde puedas trabajar, donde puedas hacer tarea, donde puedas cocinar, donde puedas tener una reunión con colegas”, afirmó la Dra. Díaz Núñez.

“Pero también donde puedas atender a los niños, donde puedas atender a los mayores; donde incluso, tienes que aprender a lidiar con la cuestión del estrés y la crisis que genera estar encerrados, porque los espacios al ser pequeños generan nuevos retos en cuanto a la adaptación de ese espacio”

La situación de la pandemia también ha abierto nuevas líneas de investigación, entre ellas el manejo de los residuos contagiosos, ya que es primordial capacitar a las personas para prevenir contagios.

Uso de la tecnología 

La Dra. Ofelia Cervantes Villagómez, representante de la UDLAP y experta en sistemas computacionales, en su intervención destacó que la tecnología ha tenido un papel fundamental durante la pandemia del Covid-19.

La investigadora dijo que desde abril la Organización Mundial de la Salud (OMS) generó plataformas digitales en diferentes idiomas, con el objetivo de informar sobre las características de la enfermedad y las acciones a tomar ante la pandemia.

“Gracias a las Tecnologías de la Información, el quedarnos en casa ha limitado nuestro campo de acción en la movilidad física, pero se ha abierto un horizonte muy amplio, inclusive más allá de las barreras de nuestro espacio cotidiano, porque la gente se está comunicando y haciendo trabajo colaborativo”, indicó la Dra. Cervantes Villagómez.

La investigadora de la UDLAP también destacó el incremento que han tenido las compras en línea, ya que desde casa las personas quieren seguir teniendo acceso a los servicios básicos y entretenimiento.

Aunque la tecnología ha facilitado las tareas durante la pandemia, la académica mencionó que los aspectos afectivos se han visto afectados por la falta de contacto con los demás.

“Por un lado creo que es muy importante la tecnología, pero no debemos dejar de lado la dimensión humana, qué bueno que podemos comunicarnos, que podemos, por ejemplo, hacer fiestas colectivas cada uno en su casa, pero nada puede sustituir el calor de un abrazo y la importancia del contacto físico”, dijo.

Precisamente uno de los retos es aprender a complementar los espacios físicos con el uso de las tecnologías; por ejemplo, en las escuelas, donde podría haber un menor número de alumnos en las aulas, pero otros podrían estar conectados a través de Internet.

Además, para hacer frente a la “nueva normalidad”, un gran reto que la tecnología llegue a todos los sectores de la población, aun en las zonas rurales, y que tengan un funcionamiento adecuado.

Medio ambiente 

En tanto, el Mtro. Juan Alberto Gran Castro, experto en medio ambiente, comentó que en términos de la planeación urbana es crucial pensar en el medio ambiente.

Y es que, explicó que la OMS reconoce el equilibrio de los ecosistemas para que las personas tengan una vida saludable.

“Debemos tomar en cuenta, en la planeación urbana, que esta relación medio ambiente y ciudad nos garantiza espacios más saludables y acordes a un entorno digno para las personas”, afirmó el especialista.

Agregó que en la Zona Metropolitana de Guadalajara alrededor del 50 por ciento de las personas viven en condiciones de marginación o pobreza, por lo que también un gran reto es incluir a este sector vulnerable de la población en la planeación de las ciudades.

 “Es muy importante y, es básico, que podamos generar diagnósticos precisos de vulnerabilidad urbana ante esta pandemia y creo que un criterio muy importante para esos diagnósticos puede ser justamente el tema de derechos humanos o incluso el tema de derecho a la ciudad”, dijo el Mtro. Gran Castro.

Para ello, el reto está en generar espacios urbanos más inclusivos que consideren temas como el acceso al agua, movilidad y vivienda.