Poder EdoMex

De cada 100 matrimonios, 25 concluyen en divorcio, el hecho tiene repercusión social y familiar

Views: 380

De acuerdo a datos proporcionados por la dirección general del Registro Civil, en el periodo de enero a junio de 2017 se efectuaron en el Estado de México 9 mil 496 divorcios (judiciales y administrativos), por 33 mil  933 matrimonios; para el mismo periodo en 2018, la cifra de divorcios disminuyó, aunque se mantiene muy cercana con 9 mil 220, pero la cifra de matrimonios reportó también una baja, al quedar en 31 mil 688.

Estas estadísticas revelan que el divorcio es cada vez más frecuente en la entidad, que de hecho, de acuerdo con el INEGI reporta un porcentaje más alto al del resto del país en este rubro. Así lo explicó Roberto Flores Reyes, psicólogo del Departamento de integración Familiar del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México.

“Podemos decir que en la entidad, de 100 matrimonios, aproximadamente 25 van a concluir en un proceso de divorcio, y a nivel nacional de 100 matrimonios, 20 terminan en divorcio en un periodo de menos de 10 años”, refirió.

Oficina de Registro Civil.

EL DIVORCIO, TAMBIÉN SE COMPARTE

A lo largo del ciclo de la vida, como seres humanos solemos compartir en el ámbito social eventos como el nacimiento de un hijo, una boda, graduación y dependiendo de la religión que se profese, otros como un bautizo, primera comunión o XV años, por mencionar algunos. Pero un divorcio, ¿se comparte a nivel social?

El psicólogo Roberto Flores Reyes responde que sí, pero de manera distinta, y explica: “Cuando una familia experimenta un proceso de divorcio, hay efectos a nivel personal, familiar, social y cultural. Las personas que están allegadas a ti, quieras o no se van a enterar, entonces no es algo tan personal que se vive, es algo familiar y también social”.

En su experiencia, consideró además que: “No es ni bueno ni malo que se oculte o que se sepa, lo mejor es que lo sepas manejar, que seas prudente, discreto, y tú tienes que darte cuenta a quién lo tienes que dar a conocer. No porque estés viviendo un proceso de divorcio lo tienes que publicar; ahora con esto de las redes sociales, no es necesario, es algo privado, es algo íntimo, pero que sí se conoce, se tiene que saber tarde o temprano”.

Flores Reyes también opinó que el que una separación legal sea considerada un tema “tabú” mucho depende del entorno social: “No es lo mismo hablar del divorcio en la Ciudad de México, que en una comunidad rural del país; en algunos lugares sí sigue siendo una situación poco tratada. Puede señalarse a las personas que están viviendo una situación de divorcio, pero por otra parte también hay regiones en las que no se ve de esa manera, se ve como algo que no se logró en un momento lo que la pareja quería, continuar siendo familia o seguir unidos”.

También, descartó que el divorcio sea distinto desde una perspectiva de género: “Puede vivirse de manera diferente, pero no depende del género o del sexo, depende de la persona, de cómo eres”.

Roberto Flores Reyes explicó que un proceso de divorcio puede tener efectos a nivel personal, afectando física, psicológica y emocionalmente: “Desde que no puedes dormir; quizás tengas mucho coraje, o puedas desarrollar un trastorno emocional”; y también en el ámbito familiar, especialmente cuando hay hijos.

Es por eso que opinó que una persona que esté considerando la posibilidad de disolver su unión matrimonial debe informarse, y acudir en primera instancia a un abogado para recibir asesoría legal, pero también puede recibir el apoyo de un terapeuta o psicólogo de pareja o de familia, “para que cuando estés viviendo este momento no sea sorpresa, que estés preparado y puedas manejarlo”.

En este sentido, explicó que el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) del Estado de México, ofrece servicios que pueden resultar útiles para quienes estén pasando por un proceso de divorcio, antes, durante y después del mismo.

“A través de la dirección de Prevención y Bienestar Familiar, la Clínica de Salud Mental “Ramón de la Fuente” ofrece el servicio de consulta psicológica, incluso antes de que puedan iniciar su proceso de divorcio, es decir, si en la relación de pareja están identificando conflictos, es buen momento para poder resolverlo. Si no se logra superar esa problemática, pueden asistir durante el proceso de divorcio, o después, para saber manejar esta situación de separación”, explicó.

También se ofrecen cursos, como el de Orientación de Escuela para Padres: “El hecho de que yo me separe de mi pareja, no me quita el ser padre; así que este curso puede brindar los elementos, la información o las herramientas para ejercer una paternidad responsable”, detalló.

Escuela para Padres.

Por otro lado, el curso Desarrollo de Habilidades para la Formación de Pareja y Familia, “brinda la información para tener todos los elementos en elegir una pareja, en formalizar una relación de pareja, y sobre todo, si esta relación de pareja nos lleva a conformar una familia”.

Finalmente, el psicólogo instó a que de manera personal, quienes estén considerando iniciar una relación de pareja, revisen su proyecto de vida. “Hay que tomarse un tiempo para pensar, para conocer a la persona con la que estoy saliendo, y pensar hasta dónde podemos llegar con nuestra relación; no por el hecho de no pensarlo quiere decir que no se dé esa posibilidad de que esa persona pueda ser la madre o el padre de mis hijos, y con quien comparta mi vida en 10, 20, o 30 años. Hay que darle la importancia, la seriedad a la relación de pareja”, enfatizó.