DE LA Z A LA Z

Views: 292

Todavía me lleno de palabras

A pesar que languidecen y se esfuerzan

Ellas solas a no desaparecer

Y si, que sería de mí sin ellas

Ya no como para poetizar la más

Ridícula e insostenible metáfora

Sino para hablar

Es decir,

Esas palabras que antes sonaban

Y ahora ya casi sin decibeles

No cautivan a nadie,

Acaso porque su motor

Esa alma

Cruda desde siglos

Está dando sus últimos estertores

Como los eructos de una vieja máquina

Y luego el retorno,

Escucharme,

Porque verme ya no puedo,

Respirar,

Solo para vivir, extrañando

Esos límites que hacían de la vida

Sofisticadamente estúpida,

Pero más digerible,

O al menos más,

Divertida no es la palabra…

Y me vuelvo a escuchar

Y están sonando bajito

Porque estas palabras

Nadan con brazadas muy lentas

Y todo, absolutamente todo

Desbrujulado y flor de imprecisión,

Para llegar a eso que llaman la otra orilla

Que me entusiasma como un último deseo

A puntos de cumplirse,

Y escucho acaso mis últimas palabras

Que me reviven con un:

Y por qué no?