+ Dejar Hacer, Dejar Pasar, la Consigna en México ante Criminales

Views: 2319

La frase

¿Estamos gobernando la globalización o la globalización nos gobierna a nosotros?

ES PREGUNTA

 

CON EL TOLUCA: Leo Fernández con 4, Emanuel Gigliotti con 3, Michael Estrada, Javier Güemez, Luis Donaldo Hernández y Alexis Canelo con un gol cada uno, son los goleadores del Toluca. Suman 11 anotaciones. Sin embargo, el Toluca ha recibido 12, lo cual muestra lo endeble de su defensiva y lo poco funcional de su media de contención.

Están los rojos en el lugar 11, fuera de la zona de calificación, con 6 puntos por 14 que suman los Pumas, que los vencieron el sábado por la tarde.

Si Canelo con más minutos que Estrada lleva un gol, al igual que el ecuatoriano, ¿Por qué no probar de inicio con el jugador de color y no insistir tanto en Canelo, que está científicamente comprobado, que no ha rendido, desde que llegó al Toluca lo que se espera de él?

Por la ductilidad que muestra Estrada, por su velocidad y quiebre, resultaría la pareja idea de Fernández y el tercero sería Gigliotti, quien ya lleva el 75% de las anotaciones que hizo en el torneo pasado.

Si bien Luis Hernández como lateral, dio el pase para el primer gol, a los 19 segundos del partido, lo cierto es que por su lado entraron dos de los tres goles de Pumas. Dinneno, un argentino de poco costo, dio muestras de sus facultades.

¿Por qué el Toluca no fue capaz de aprovechar esa ventaja inicial y machacar en el marcador? Entre otras cosas por las fallas de Canelo y de Pardo, que la única jugada buena que hizo fue en el segundo gol, en donde corrió como gamo y centró, pero nada más. Después un cero a la izquierda. Y Canelo sostenido por excesivo tiempo. Ahí, en lo tardío de los cambios, Chepo perdió el partido.

Jugadas las creó el Toluca una y otra vez, pero Canelo, Pardo y Giogliotti no fueron lo contundentes que se requiera para culminar esas opciones. Y la defensiva, con un Maidana más señorón, carece de fuerza en los laterales y ahí es donde se pierde todo. ¡Urge solución rápida o se vuelve a naufragar en el torneo!

 

Dejar Hacer, Dejar Pasar, la Consigna en México ante Criminales

La frase “dejar hacer, dejar pasar” (en francés laisse faire, laissez passer) era, en la Francia del siglo XVlll, la fórmula mediante la cual los revolucionarios comprimían su programa a fin de establecer una economía de mercado sin obstáculos; pero queda a la perfección en el México actual para describir la pasividad del gobierno de la Cuarta Transformación ante el predominio de las bandas criminales en todo el territorio nacional.

De manera impune, en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, los criminales amenazan, roban, extorsionan, secuestran, asesinan, sin que autoridad alguna se atreva a enfrentarlos.

El cotidiano mensaje presidencial desde el Palacio Nacional de “amor y paz”, “abrazos y no balazos, ha significado una carta en blanco para que la creciente población criminal que opera en el país, circule impunemente por caminos, calles y carreteras en cada vez más ciudades de la república mexicana, para imponer su ley y exigir el pago de “derecho de piso” a todos los sectores de la población, so pena de masacrar si se niegan a pagar el tributo.

Entre huachicoleros, extorsionadores, narcotraficantes, secuestradores; asaltantes en vialidades, viviendas, comercio y transporte, se han repartido el territorio nacional sembrando el terror entre la población, a pesar de que la población y la autoridad los tiene perfectamente identificados por nombre, apodo, domicilio, centros de operación delincuencial, sitios preferidos de diversión, sin que sean siquiera molestados por la autoridad.

La nutrida y costosísima Guardia Nacional que se puso en operación durante el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha convertido en la Guardia Pretoriana del Imperio norteamericano para frenar, combatir y repatriar a los migrantes que enfilan hacia el “sueño americano”, dejando en pleno estado de indefensión  a los mexicanos.

No es casual, entonces, que el año 2019, primero de la gestión del gobierno izquierdista de la 4T, se haya constituido en el año más sangriento de toda la historia moderna de México, a partir de la Revolución Mexicana, por el número de asesinatos en el país.

Lo grave del asunto es que lejos de vislumbrarse una solución a la crítica situación de la violencia en México, la tendencia es hacia su agudización a gran escala, por la manera en que el crimen organizado se ha apoderado de negocios de todo tipo, cárceles, corporaciones policiales en municipios, entidades federativas y del propio gobierno federal, así como del armamento más sofisticado del mercado internacional.

La Guardia Nacional es humillada, expulsada de los territorios controlados abiertamente por la delincuencia, y sus elementos son asesinados por las bandas criminales como advertencia para no volver a pisar estos espacios controlados.

“Dejar hacer, dejar pasar”, ante los criminales, en tanto se acosa, se insulta y se entorpece la actividad profesional de empresarios, inversionistas, comunicadores, creadores artísticos, servidores públicos, defensores de los derechos humanos, y sectores críticos de la población, parece ser la convicción del actual gobierno mexicano, ¿no le parece a usted, estimado lector?