Dejar volar la imaginación y hacer una historia es sensacional: Julia Navarro

Views: 1399

Periodista durante 35 años, hija de periodista también, exitosa como escritora de novelas como Dime quién soyDispara, yo ya estoy muerto. Vendedora de mucho más que un millón de ejemplares de cada una, acepta la entreviste en la suite presidencial del Hotel Hilton de Guadalajara, ahí donde pernoctó Barack Obama.

¿Qué le resulta más atractivo a Julia Navarro escribir textos históricos o novela de ficción?

Novela, no escribo textos históricos, siempre escribo novela. Para una periodista creo que dejar volar la imaginación y construir la historia, unos personajes, es fantástico; los periodistas que siempre -yo soy periodista- nos tenemos que atener a la realidad y contar los hechos, las cosas como son, no tenemos tiempo, no podemos dar margen a la imaginación.

Sin embargo, cuando escribes novela tú eres dueña de tus personajes, haces con ellos lo que te da la gana, de tal manera que escribir novela para mí es algo muy satisfactorio.

¿Dónde se desborda más la imaginación de Julia Navarro, cuando ejerce textos periodísticos o una novela de ficción?

Los periodistas tenemos la obligación de contar la realidad, la imaginación no tiene lugar en un texto periodístico, porque entonces eso no es periodismo.

Me tomo muy en serio el periodismo, porque además éste debe ser un contrapoder, los periodistas no estamos para caerle simpáticos a los que gobiernan en ningún caso sino para contar lo que vemos.

Lo que vemos favorezca o perjudique a quien sea de manera que me tomo muy en serio mi profesión, el periodismo tiene una función social que cumplir y no a lugar para la imaginación.

¿Cómo vivió Julia Navarro el paso de una dictadura como la de Francisco Franco a una democracia, se ganó o se perdió la transición?

Creo que la transición es una obra de arte. Era una jovencísima periodista, veinteañera y recuerdo como un momento absolutamente fantástico, en primer lugar como periodista significó el plantearme, hacer información política.

En ese momento en España las mujeres periodistas estaban confinadas a las páginas de sociedad y cultura, como si no fueran capaces o no pudieran hacer texto político y para mí, que era una joven periodista, que empezaba, era la oportunidad de hacer lo que yo quería, que era el de carácter político.

La transición creo que fue una obra de arte, en aquel momento España tuvo una clase política que estuvo a la altura de las circunstancias y la izquierda fue absolutamente generosa, porque prefirió apostar por el futuro, mirar hacia él para elaborar una constitución, para construir un Estado Democrático, un Estado en libertad.

Me siento una privilegiada por haber podido ser testigo de aquella época y contarlo a los lectores.

¿Hubo cierto temor por la izquierda cuando llegó el Partido Socialista español?

¿Temor?, al revés. Fue una explosión de alegría cuando el Partido Socialista ganó en 1982, ganó por mayoría absoluta y fue una explosión de alegría, fue la consolidación de la democracia, porque cuando Francisco Franco muere las primeras elecciones democráticas las gana un UCD, un partido de centro, luego las volvió a ganar UCD y después las ganó el Partido Socialista.

Ganando la izquierda las elecciones fue la consolidación a la democracia y fue una explosión de alegría, lo recuerdo como uno de los días más bonitos de mi vida profesional, como periodista y como ciudadana: 1982, el triunfo del PSOE, fue un momento importante en la historia reciente de mi país.

No había ningún temor en ese momento, lo que había era de los años anteriores, a que hubiese un Golpe de Estado, de hecho hubo un intento de golpe, estaba el 23 de febrero en el Congreso cuando entró Antonio Tejero Molina con un grupo de guardias civiles, intentaron dar un Golpe de Estado, eso tampoco lo olvidaré.

El Partido Socialista, era un momento difícil todavía, pero la verdad fue una sensación de alivio, de decir esto ya está absolutamente en marcha, está consolidado.

¿Qué fue de Antonio Tejero?

Cumplió condena y ahora no sé qué fue de él no sé si ha salido de la cárcel o no.

Un protagonista que quizá estaba al lado de Felipe González, era Marcelino Camacho de las Comisiones Obreras ¿qué fue de él?

Marcelino Camacho murió recientemente, es uno de los protagonistas no al lado de Felipe González, pero es un protagonista de la transición, los sindicatos tuvieron un papel importante, su misión era el gran sindicato obrero y Marcelino es un personaje que murió recientemente en medio del reconocimiento de todos.

Es un personaje que ayudó a la consolidación de la democracia, Marcelino Camacho no solamente era líder de las Comisiones Obreras sino también era dirigente del Partido Comunista de España, tuvo un papel fundamental para que la transición fuera un éxito.

¿Pensé que habían estado juntos, porque los entrevisté a ambos en México, en una conferencia de los dos?

El Sindicato Socialista era UGT entonces Nicolás Arredondo era el sindicalista que estaba más cerca del Partido Socialista, de hecho había una especie de doble militancia de toda la gente del PSOE militante en el sindicato UGT.

En Comisiones Obreras era un sindicato donde era una orientación más de izquierda, pero fue uno de los grandes protagonistas de la transición.

Cuando hice la pregunta del temor, por ejemplo ellos lo mencionaron que había temor, sobre todo porque había hecho Jose María Ruiz Mateos el del consorcio Rumasa.

Fue de una situación difícil, es que tomó el primer gobierno socialista que fue la intervención del grupo de Ruiz Mateos, 1982, la democracia empezaba a dar sus primeros pasos, las primeras elecciones fueron en 1977, en el 78 se aprueba la Constitución, en el 81 un intento de golpe de estado.

De manera que era una situación delicada, se estaba construyendo un nuevo país, se estaba construyendo un nuevo sistema, estábamos aprendiendo a ser libres otra vez y era un momento delicado con los militares, nunca sabías qué podía pasar.

Me sabía el nombre de todos los capitanes, generales, coroneles importantes, estábamos siempre diciendo éste estará con los demócratas, no estará, hoy no sé como se llama ningún militar, afortunadamente, ni creo que mis jóvenes colegas lo sepan.

Era un momento difícil, delicado pero también fue un momento de explosión, de felicidad, porque la izquierda ganó y ganó con una mayoría con 202 escaños, con una mayoría aplastante.

No obstante las cosas no estaban asentadas, la democracia no estaba suficientemente sólida, pero de hecho los años de gobierno socialista lo que contribuyeron es que terminara de asentarse el camino que se había iniciado en 1977 con las primeras elecciones democráticas, pero sí fue un momento difícil.

Claro que era un momento difícil, el primer gobierno socialista tuvo que afrontar circunstancias delicadas.

¿Ahora qué pasa, transcurrido los años alcanzaron un nivel de confort envidiable y ahora?

Estamos padeciendo una crisis económica tremenda, como consecuencia de la crisis financiera que estalló en Estados Unidos y una crisis que ha llevado a Europa y que ha tenido un efecto importante dentro del ámbito de la Unión Europea.

España está sufriendo un problema grande de desempleo, tenemos un número grande de ellos, después de haber sido un país que había crecido mucho, que había sido un país de acogida porque había venido gente a trabajar de muchas partes del mundo, porque el país estaba en crecimiento y con una economía bien asentadas y en estos momentos estamos sufriendo las consecuencias de las crisis.

Estamos dentro del marco de la Unión Europea, estamos dentro de la moneda única, el Euro, y eso hace que las dificultades estén más controladas, habrá que hacer sacrificios, de hecho ya se está legislando de una manera en el que todo el mundo va a tener que hacer sacrificios, pero saldremos de ésta.

Dentro de la Unión Europea salimos todos o todo se viene abajo, entonces la Unión Europea no va a desaparecer, Alemania además no ha salido de la crisis y es el botón de Europa.

Le pregunto a la mejor a nivel de población, es decir, que nosotros pensábamos que ustedes estaban muy bien, muchas empresas en el extranjero y muchos países, no es como nosotros como México que estamos muy dependientes de Estados Unidos y que como decimos aquí, a Estados Unidos le da un catarrito y a nosotros nos da pulmonía.

Creo que en estos momentos, en una sociedad tan globalizada como la que vivimos, es imposible que no esté todo interrelacionado, creo que alguien estornuda en cualquier sitio y uno se coge pulmonía, otro una gripe, otros tienen fiebre, pero al final, todo terminan afectando.

Afortunadamente creo que esta crisis financiera a América Latina la ha afectado menos que a Europa, naturalmente llegan los efectos a todas partes, pero creo que en Europa se hizo especialmente para países de América Latina a la mejor pueden sufrir más, pero creo que en Europa ha sido especialmente dura sus efectos de la crisis.

Vivíamos en una fiesta y de repente de la noche a la mañana nos encontramos con una realidad dura, una realidad provocada por, soy absolutamente partidaria de la economía de mercado, pero también creo que tiene que haber reglas, un cierto control para que no suceda lo que ha sucedido ahora en el que ha venido una especie de cierto capitalismo que ha provocado una crisis financiera que ha dejado en el camino a 25 millones de personas paradas en todo el mundo.

Eso al final, para colmo, lo tienen que pagar los propios países, los propios trabajadores, los que no han provocado la crisis tienen que asumir el costo de ella y los que la provocaron siguen siendo igual de ricos que antes de provocarla.

Esto es una cosa tan injusta, la última reunión de G20 que se habló que tienen que aprobar una serie de medidas para intentar en fin ordenar un poco el sistema financiero, no puede ser que algo como lo que ha sucedido vuelva a suceder.

Lo que pasa en la película Biutiful es en realidad lo que sucede, por ejemplo, o sea se supone que nos retratan la otra cara de Barcelona que es la pobreza, los migrantes de África, las condiciones en que viven los vendedores ambulantes.

No he visto Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, de todas maneras tengo que decir que España ha sido un país de acogida en los últimos años y que los trabajadores, los emigrantes por el solamente hecho de pisar suelo español, tienen derecho a algo que muchos no tienen en sus países, es una salida gratuita y es uno de los sistemas sanitarios más avanzados y mejores del mundo, tienen derecho a la educación gratuita para sus hijos sea en el nivel que sea, en el nivel de primaria o en la universidad.

Tienen los mismos derechos que tienen los españoles, que luego hay personas que desgraciadamente tienen mejores condiciones de vida que encuentran un trabajo mejor, encuentran un trabajo peor, eso es evidente, ¿qué pasa?, no sé si en Barcelona o en dónde, o en otros muchos lugares.

Creo que España ha sido un país que da acogida a las personas que han venido de fuera y desde el primer momento los emigrantes tienen los mismos derechos que tienen los españoles, de lo cual me enorgullezco de un país que es capaz de tratar a los seres humanos como seres humanos.

Eso significa en que no hay un ser humano que tenga un derecho menos que otro, por el hecho de venir de un sitio diferente.

Eso no significa que los recursos de un país sean ilimitados que todo el mundo quiere y además de tener la sanidad, la educación gratuita, además la vivienda, hay muchos españoles que no tienen una y son todos los jóvenes que se están quedando en casa, nuestros hijos no se marchan porque las viviendas son caras.

Entonces claro que habrá gente que lo pase mal y que tenga dificultades, eso es absolutamente innegable, pero creo que el balance de cómo acoge España a los migrantes, es positivo.

Creo que España no es un país sin futuro, sino todo lo contrario, es un país mayoritariamente, sé que habrá casos aislados, siempre habrá alguien que está en contra de los emigrantes, siempre eso lo vamos a encontrar en todo tipo de sociedades, pero mayoritariamente creo que España es un país que intenta acoger bien y sobre todo, integrar y tiene muchísimo respeto por las costumbres, las culturas y las peculiaridades de la gente que viene de fuera.

Procura respetar al máximo esas diferencias culturales o religiones de la gente que viene de fuera para que se respeten sus derechos; en ese sentido, España es un país pionero en la defensa de los derechos humanos y en la defensa de los derechos individuales.

Lo que significa que no haya excepciones y lo que no significa que haya que denunciar esas excepciones y que haya un lugar no importa dónde, donde un emigrante, una persona ha recibido un mal trato haya que denunciarlos y haya que castigar a quienes lo hacen.

Es absolutamente duro, porque no hay un ser humano que tenga más derechos que otro ser humano.

¿Por qué abordó temas de carácter religioso en su primera novela La Hermandad de la Sábana Santa?

Era un triller, es una idea que se me ocurrió leyendo un periódico, encontré con que acaba de morir un microanalista forense importante, Walter Mc Crone, un hombre que había puesto bajo su microscopio, cabellos de Napoleón para ver si había muerto envenenado, la sábana de Turín para ver si era auténtica.

Entonces de repente se me encendió la imaginación y empecé a pensar en esa novela y escribí un triller, no era una novela ni mucho menos de materia religiosa.

Mis siguientes sí han sido novelas en las que he llevado mis preocupaciones como ciudadanía, como ser humano, la segunda novela La Biblia de barro, texto en contra de la guerra, en contra de cualquier guerra, pienso que detrás de una guerra siempre hay un negocio, siempre hay alguien que sale más rico a costa del sufrimiento.

Entre la primera y segunda hubo muy poco espacio.

Hubo poco espacio aparente, pero entre que escribí la primera y la entregué, decidieron que me publicaran y se publicó cuando estaba todo eso, ya estaba escribiendo la segunda, se publicaron con un año de diferencia.

La tercera se publicó con más tiempo, Dime quién soy, es una novela en la que he estado trabajando durante dos años y medio.

¿Sigue habiendo curiosidad por investigar o sacar a la luz todo lo que sucedió en la Guerra Civil?

Sobre la Guerra Civil no se ha dejado de escribir desde la transición se han publicado un montón de libros, se han hecho películas, se sigue haciendo, creo que se continuará haciendo, su pasado más reciente.

Es un pasado, sobre todo las personas que no lo hemos vivido nos sobrecoge, lo peor que le puede pasar a un país es una Guerra Civil, el que padres luchen contra hijos, hermanos contra hermanos, a mí me pone los pelos de punta.

Esa novela, distintos episodios de la Guerra Civil, se intenta reconstruir qué pasó, es una manera de entendernos a nosotros mismos.

Creo que si no sabemos de dónde venimos es imposible saber quiénes somos, es imprescindible conocerlo, no podemos entendernos a nosotros mismos si no profundizamos en nuestro pasado.

Sobre todo el pasado tan terrible como el de la Guerra Civil y el oprobio de los 40 años del franquismo, el horror es importante que no lo olvidemos y que las nuevas generaciones, por lo menos, que lo conozcan.

¿Cree que se pueda desencadenar una Tercera Guerra Mundial?

Espero que no. En España hay un refrán que dice que el hombre es el único animal capaz de tropezarse con la misma piedra, espero que eso nunca más vuelva a suceder, en estos momentos no creo que haya condiciones para tener una.

Ya tenemos bastante con las guerras que se producen, detrás de cualquiera, por pequeña que sea, siempre hay víctimas y siempre hay personas que pierden la vida, pierden sus casas, desplazados, no hay peor tragedia que ser víctima de la violencia.

Habló usted de identidad ¿es preocupante como lo refleja en su Dime quién soy?

¿Por qué preocupante? Dime quién soy es un libro que trata de la identidad, no solamente de los personajes sino también de un sirio, es un poco mi respuesta anterior, necesitamos saber de dónde venimos para saber quiénes somos, me parece que es totalmente imprescindible.

Creo que el pasado tenemos la obligación y el derecho de conocerlo, las dos cosas, derecho pero también la obligación.

El siglo XX es un siglo que me fascina, porque aquí todo el que no tenga menos de 10 años es del siglo pasado, de manera que todos somos del siglo pasado, cuando doy alguna conferencia, me reúno con jóvenes e investigo que son del siglo pasado se ponen así, cuántos años tienes 20, pues lo siento eres del siglo pasado.

Todos son del siglo pasado, salvo los que estén entre uno y diez años y ese siglo me fascina, es un siglo en donde de repente más se avanza, se avanza más que los 19 anteriores, los grandes descubrimientos científicos, el siglo de la mujer, en que empiezan a adquirir derecho a voto y son consideradas ciudadanas, llegan a conseguir los mismos derechos que los hombres, en algunos lugares, desgraciadamente en otros, no.

También es el siglo en que más se mata, es el siglo de las dos Guerras Mundiales, revoluciones, contrarrevoluciones, luego es el siglo donde pienso que si el infierno existe, el infierno se dio en el siglo XX , los campos de extermino nazis.

Eso es lo que he querido contar, algunos de los episodios más importantes del siglo XX a través de los personajes complejos, controvertidos, viajar al infierno de los campos de exterminio, viajar a aquella España de la Guerra Civil de Francisco Franco, viajar también a México con el siglo español, que es una novela de una parte mexicana que moverme por algunos de esos movimientos del siglo XX que a mí me parecen especialmente importantes.