DESDE FONDAS HASTA RESTAURANTES GOURMET EN LA LISTA DE REPARTIDORES DE UBER EATS

Views: 1128

A casi un año de su llegada a la ciudad de Toluca, Uber Eats, aplicación que permite realizar pedidos de comida a domicilio, ha registrado un despunte en cuanto a cartera de restaurantes –desde cocinas económicas, hasta grandes franquicias–, y también en lo que toca a socios repartidores, al presentarse como una opción interesante de autoempleo, aunque por el margen de ganancias y el número de afiliados, muchos lo ven más como una actividad complementaria.

Aunque en México hay presencia de otras aplicaciones, en la capital mexiquense Uber Eats es prácticamente la única que opera por el momento; Sin Delantal recién está abriéndose camino tanto en Toluca como en Metepec.

El proceso para darse de alta como socio repartidor en Uber Eats es relativamente sencillo. Para ser repartidor en bicicleta, sólo se requiere identificación oficial INE; para auto o motocicleta: INE, licencia de conducir, tarjeta de circulación vigente.

El registro se lleva a cabo en el sitio oficial de Uber Eats, y tras completar el proceso, es necesario validar el registro acudiendo al Centro de Soporte Uber, ubicado en Metepec, donde además de completar el proceso se entregará la mochila térmica, chaleco y portavasos en el característico color verde fluorescente, que tiene un costo de 500 pesos para repartidores en moto y bicicleta –el costo se cubre con descuentos de 125 pesos semanales–; mientras que para auto se entrega una lonchera más pequeña que tiene un costo de 150 pesos, que se cubrirá con descuentos a las ganancias de 50 pesos semanales. 

Tras completar la validación, el perfil quedará activo en un lapso de 24 a 48 horas para comenzar a trabajar.

Las tarifas se calculan de la siguiente manera: tarifa de recogida, más tarifa de entrega, más tarifa por kilómetro recorrido, menos la tasa de servicio que cobra Uber por el uso de la plataforma y que varía dependiendo del vehículo registrado: auto 25%, motocicleta 30% y bicicleta 35%. El margen de acción también cambia en relación al vehículo: para bicicleta pueden hacer repartos en un radio de 2.5  kilómetros, moto 5 kilómetros y auto hasta 7.5 kilómetros.

La ganancia promedio por entrega es de entre 30 y 35 pesos, aunque puede aumentar de acuerdo a multiplicadores que arroja la misma aplicación en determinadas rutas y horarios.

Otra opción para incrementar las ganancias es invitar a que otras personas se sumen a Uber Eats; cuando un repartidor referido llega a las 80 entregas, se accede a un bono de 1000 pesos.

También es necesario registrar un número de clabe interbancaria, a donde se harán las transferencias correspondientes de las ganancias, en forma semanal.

Cabe señalar que en Uber Eats el 80 por ciento de los pagos se hacen en efectivo, en tales casos la aplicación señala al socio repartidor la cantidad que debe ir apartando en cada pedido, y al final de la semana, si su cuenta reporta saldo negativo será el repartidor quien tenga que realizar el pago en tienda de conveniencia o vía transferencia bancaria. En caso de no hacerlo, se desactivan de su cuenta los pagos en efectivo.

En lo que toca a la seguridad, Uber Eats recomienda a los repartidores respetar las leyes de tránsito de la ciudad donde operan, así como el uso de casco para motociclistas y estacionarse en un lugar seguro.

Aparentemente se cuenta con un seguro, pero éste cubre al repartidor en caso de un siniestro mientras lleva el pedido, si el incidente se da una vez realizada la entrega, no.

 

EN TOLUCA

El alto número de repartidores afiliados y el bajo índice de ganancia, provoca que ser repartidor de Uber Eats no sea una actividad tan rentable. Algunos repartidores consultados en la zona de Toluca refirieron que realizan la actividad como un apoyo para sus ingresos mientras consiguen un empleo, durante sus ratos libres adicional a éste, o porque son estudiantes, pues hay muchos altibajos.

Refirieron por ejemplo que, en vacaciones, no hay mucho movimiento, así ocurrió en durante el pasado periodo de Semana Santa, además de los meses difíciles como enero y febrero en que estuvo muerto.

También ha habido desconfianza por parte de los usuarios, ya que algunos repartidores se quedaban con la comida, por lo que muchos comensales ya no recurren tanto a la aplicación. 

Los horarios que reportan más pedidos son entre las 12:00 y 15:00 horas, y a partir de las 18:00 y hasta las 22:00 horas; los mejores días son los fines de semana.

Una de las estrategias a la que han recurrido es ubicarse en las zonas donde hay muchos restaurantes, como Paseo Colón y Carranza, pues eso les facilita tener más pedidos.

 

EN METEPEC

Un repartidor consultado en este municipio refirió también que el trabajo ha venido a la baja, pero espera mejoría en la temporada de lluvias.

Al principio estaba un poco mejor, ahora se dio de alta mucha gente y bajó la cantidad de pedidos, pero ya viene la época de lluvias, es cierto que es más arriesgado, el tráfico se vuelve más complejo pero no te va mal, comentó.

Apuntó que en un buen día llega a hacer hasta 23 viajes para una ganancia de unos 690 pesos, y 15 en un mal día para ingresos de 450, cantidades a las que hay que restar los gastos de combustible. Aseguró que los mejores días para trabajar son los fines de semana, en que comienza desde las 14:00 horas y puede terminar hasta las 20:00 horas.

Así, reconoció que es una actividad conveniente si no tienes un horario fijo para poder trabajar, en su caso recurrió a ella porque es estudiante.