Desechables Biodegradables Entelequia, empresa pionera toluqueña, que estuvo en Shark Tank México

Views: 1797

En lo que se refiere a la utilización de bolsas, popotes y recipientes de plástico y unicel de un solo uso, hoy los toluqueños tenemos la oportunidad para reaccionar, y demostrar que somos ciudadanos inteligentes y consumidores responsables, dijo Elizabeth Nava García, directora comercial de Desechables Biodegradables Entelequiaempresa pionera en la producción y comercialización de empaques hechos a base de fibras naturales como trigo, maíz y caña, entre otras.

Fue hasta finales del año pasado e inicios de 2019, cuando gobiernos municipales en nuestro país han integrado en su Bando Municipal la prohibición a comercios de regalar bolsas de plásticopopotes y recipientes unicel, como una medida para reducir la generación de este tipo de desechos. Algunos han incluido la especificación de que pueden utilizarse desechables biodegradables.

No obstante, Entelequia nació en 2011 como un proyecto escolar de Elizabeth Nava, originaria de Toluca y licenciada en Mercadotecnia por el Tecnológico de Monterrey Campus Toluca; surgió de la preocupación de que esta institución educativa fuera más ecológica y responsable en el aspecto medioambiental.

Así comenzó a cuestionarse por el excesivo uso de unicel en la cafetería de su escuela, tuve en ese momento la visión como ciudadana, como consumidora, como alumna. En ese momento para mí era fuerte y creo que lo que pasa hoy en día es que la gente empieza a reaccionar sobre el impacto, y cada vez se viraliza más. Siempre he tenido los ojos en el tema ambiental, y por eso es que me aferré tanto, y es tener mucho amor al tema, porque sí te da para vivir y recircular, pero tampoco es el súper negocio. Sí hay que tenerle amor a la causa, y hace 10 años era tocar piedra, recordó.

El primer paso de Entelequia fue implementar en el espacio escolar, una política de eliminar el uso de unicel y plástico, para sustituirlos por materiales biodegradables.

También establecimos un convenio, junto con otra empresa, que se llama Devuelve al Bosque la Vida, que era copia de papel, se vendía el papel y la recolección del papel se intercambiaba por hectáreas reforestadas, así empezó Entelequia, en 2011, detalló.

Entelequia creció hasta convertirse en una empresa, que comercializaba toda una variedad de productos con un enfoque del cuidado del medio ambiente.Vendíamos páneles solares, madera plástica, energía fotovoltaica, que son los páneles o los calentadores; hacíamos bicicletas de movilidad para generar energía -energía cinética-, entre otras cosas.

Fue en 2015, cuando con el crecimiento del mercado del desechable biodegradable, deciden que Entelequia debe especializarse en este ramo. Hoy, de las empresas de biodegradables somos de las más grande y la más grande en catálogo, es decir, somos los únicos que manejamos más producto en cuanto a materiales y códigos, alrededor de 150 ó más. Manejamos caña de azúcar, fécula de maíz, paja de trigo, almidones y celulosas en general, o sea cosas de papel.

Otro diferenciador de su producto es la impresión: Brandeamos los empaques; el vaso, el contenedor, la bolsa, van con la marca de cada cliente, explicó.

ENTELEQUIA, EL NOMBRE, ROMPE ESQUEMAS

La elección del nombre que llevaría  su empresa estuvo bien pensado, pues define su identidad y armoniza con los valores y objetivos que la guían. La palabra Entelequia existe en la filosofía, dentro de la corriente aristotélica y significa el fin en sí mismo, también es una utopía, habla de la utopía de la perfección, explicó.

Lo elegí porque es transpolar la utopía de demostrar que puede haber empresas que sean rentables, y a la vez, social y ambientalmente responsables, demostrar que esos tres ejes se pueden conectar, que puede haber empresas que generen dinero sin dañar o sin ser irresponsables en el tema ambiental.

Y en el sentido del fin en sí mismo, significa que no tengo que hacer algo más para ser lo que ya soy, es decir, si soy una empresa que produce refresco y mi operación por sí misma daña cada segundo al medio ambiente, pero tengo un área de medio ambiente y siembro arbolitos cada mes, o dono a alguna asociación, eso ya no es el fin en sí mismo, es decir, hace algo ajeno a lo que es.

En cambio, Entelequia es en su día a día, su minuto a minuto, su segundo a segundo, responsable con el medio ambiente.

En términos mercadológicos, el nombre también responde a ser diferente, porque no me quería llamar como la mayoría de mis colegas relacionados con el tema ambiental que son EcoBio o verde. Entelequia es una palabra difícil, pero al final es distinta y rompe totalmente el esquema.

Otro detalles es la utilización del color azul en su logotipo e imagotipo, porque hay una teoría que te dice en la economía, que las empresas que realmente son verdes, que realmente son ecológicas, no son de color verde, son de color azul, que es la transición superior a lo verde, se llama thinking blue, explicó.

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL

Si bien hoy desde las autoridades trata de inhibirse el uso de unicel, Elizabeth Nava explicó que será importante que la ciudadanía tome mayor consciencia y esté convencida de seguir la reglamentación al respecto, y es, en este punto, donde deberá demostrarse la responsabilidad de cada persona con el cuidado del medio ambiente.

Para Toluca es una oportunidad de reaccionar, porque no va haber un policía afuera de cada restaurante verificando si LO cobraste o no lo cobraste, diste o no diste plástico. Aquí es un tema más de convicción, a mí nadie me lo exigió, nadie me obligó, a lo mejor incluso nadie me lo premia, es un tema de responsabilidad propia, refirió Nava.

Ni Green Peace, ni ninguna asociación, ni la Secretaría de Medio Ambiente va a salvar al mundo del calentamiento global porque no se trata de salvar nadie, es simplemente que cada uno sea responsable, si cada uno es responsable de su pedazo de basura, de su pedazo de consumo, el impacto es menor, subrayó.

Esa responsabilidad se demuestra con diversas acciones de cada ciudadano, que en conjunto, puede generar un cambio: Si traigo mi termo, si en lugar de toalla sanitarias desechables uso toallas de tela, si a lo mejor me baño con un champú sólido y no con el champú de bote; puedo hacer mis insumos en muchas cosas, son acciones. Hay muchos que dicen que ser ecológico es muy caro, pero es muy relativo.

En este sentido, apuntó que el costo de un empaque de unicel con uno biodegradable es en promedio el doble, mientras que comparado con un plástico tipo cristal o de los negros, a lo mejor es 30% mayor, aunque dentro de los biodegradables hay categorías, hay desde materiales mucho más económicos, hasta moldes mucho más específicos que son ergonómicos, con mucho más diseño, producción, calidad, de mayor costo.

Sobre el empaque, puntualizó, por ejemplo, hay quienes sin problema puedan optar por utilizar recipientes reutilizables para no gastar en desechables, pero si alguien dice no!, porque no tengo tiempo, porque me da flojera, porque no quiero lavar, entonces hay que asumir la responsabilidad de un biodegradable.

Es justo el slogan para Compostin: Si no te gusta lavar ni contaminar, biodegradables debes de usarSon dos premisas: no quieres lavar, pero tampoco contaminar, entonces ahí está el biodegradable; no quiero lavar y sí quiero contaminar, ah bueno!, pues usa el unicel”.

Son decisiones, al final somos personas con información, con inteligencia, con raciocinio, y la clave está en ser más respetuosos e inteligentes en nuestros consumos. Mucha gente piensa, ¿si es un desechable para qué le invierto?, justamente por eso, porque es un desechable, hay que ser responsables de lo que vamos a desechar, explicó.

Por otro lado, cabe subrayar que Toluca es de las ciudades más contaminadas de México y Latinoamérica en calidad del aire, en residuos y en agua, y Elizabeth Nava consideró que todavía estamos a tiempo de vivir bien, es un tema también de verlo como equilibrado, aunque suene como muy hippie, pero así es.

UNICEL, DAÑO AMBIENTAL Y A LA SALUD

El tema del unicel merece una consideración aparte, pues Elizabeth Nava apuntó que es un producto que se concibió para la construcción, para hacer paredes aislantes porque es térmico, es acústico, y es durable. Y es justo esta característica la que lo hace, en principio, totalmente inadecuado para empaques desechables, pues tarda en descomponerse alrededor de 1000 años, a diferencia de un biodegradable, que se reintegran a la naturaleza en un máximo de 240 días.

Pero a ello se suma el daño a la salud, pues es tóxico, porque tiene niveles cancerígenos altísimos. Por ejemplo, para embarazadas consumir en unicel es súper riesgoso, porque lo que sucede en alimentos, calientes y no calientes, es que el unicel está bañado en una cera, esa cera es plástico, el alimento está en contacto con el plástico y ese plástico se permea en alimento y tú te lo comes”.

El unicel nació originalmente para una función de la construcción, se trasladó a una industria del desechable de grado alimenticio, que no es grado alimenticio y eso causa mucho conflicto tanto a nivel de basura como a nivel salud, enfatizó.

SU PARTICIPACIÓN EN SHARK TANK

Con Entelequia, y al lado de sus socios, Elizabeth Nava tuvo oportunidad de participar en el reality Shark Tanken 2015, experiencia que definió como emotivay retadora, al presentarse ante grandes empresarios como Carlos BremerArturo Elías AyubJorge VergaraPatricia ArmendárizRodrigo Herrera, entre otros.

Su participación fue considerada como una de las mejores de la segunda temporada. La negociación duró alrededor de 40 minutos, fue bastante larga, bastante apretada, fue tensa en realidad, pero al final nos fue muy bien. Lo manejamos bien, nos sentimos súper satisfechos también del aprendizaje y de todo el proceso que tuvimos. Fue un buen reto, pudimos conocer estos personajes que son buenos en el tema, además, fue escaparate para nosotros, nos ayudó a dar exposición de la marca y de nosotros, dijo.

OTRA EXPERIENCIA

Elizabeth Nava también tuvo la oportunidad de compartir su pasión por los temas ambientales de 2010 a 2013, colaborando con Guillermo Garduño en RadioCapital, en un espacio denominado Zona Ambiente con Elizabeth Nava.

Así recordó su experiencia: Era un espacio en la mañana donde podía dar comentarios y opiniones relacionado al tema ambiental, siempre es importante para que la ciudadanía esté con información.

En este sentido, consideró de gran importancia que los medios brinden los espacios para poner sobre la mesa los temas ambientales, pues la información es la base de buenas decisiones, como consumidores, como ciudadanos; entonces la participación en este espacio fue importante porque era la oportunidad de poder transmitir al público el valor o la importancia del tema ambiental en muchos sentidos. A mí me apasiona mucho el tema, entonces Radio Capital fue siempre esa oportunidad con Guillermo Garduño, además de que él tiene un público muy cautivo, y era una oportunidad para relacionarnos con los demás invitados, platicar e intercambiar proyectos o ideas, refirió.