Estado de México
13 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Devoción

Views: 417

Del Carmen porque algunos  viejos ascetas de supuesto origen italiano vivían en la geografía de un monte al que llamaban el Carmel o Al Karem (Jardín de Dios) en honor a la montaña donde Elías y Eliseo cumplían sus promesas según referencias bíblicas, cerca de Haifa en Tierra Santa, entonces comenzaron a vivir los monjes dentro de cuevas en vida eremética y forjaron la comunidad u orden carmelita. Esta orden se caracterizó desde tiempos medievales por su defensa de la figura Mariana y por su habilidad para difundirla aprovechando la expansión de los viajes por conquista de nuevos territorios, pues el Monte Carmelo se yergue junto al mar como una estrella, guía de navegación, Stella Maris o Estrella de Mar, por lo cual, la advocación de la Virgen del Carmen es patrona de marineros, carabineros, milicias y de todo aquel que requiera de una orientación en su camino.

La devoción en la América, traída de España, es muy extendida y abarca casi todas las naciones del continente, su festividad está establecida como fecha fija del calendario eclesiástico el 16 de julio y en diferentes países las tradiciones se cumplen cabalmente y a lo grande, cada año. Como pueblo tradicional aunque disperso, Toluca posee uno de los templos más antiguos de la Nueva España dedicado a la Virgen del Carmen, su fachada, obra de Miguel de Rivera es sobria y clásica (aceptada así por la residente orden de carmelitas descalzos) su conclusión data de 1711, el edificio funcionó como convento, asilo, hospital y escuela. Cada año recibe una de las manifestaciones de devoción más grande del país: durante varios días, los peregrinos arriban al templo para poder postrarse bajo el manto protector de la Virgen. Se acompaña la visita con gran feria, fuegos artificiales, música religiosa y popular.

En plena tormenta pandémica, con casi todos los servicios cancelados o pospuestos, vale la pena preguntar si la devoción podrá atender las medidas sanitarias que impone a manera de sugerencia la Organización Mundial de la Salud, no sólo en esta próxima ocasión sino en subsecuentes acontecimientos de la vida espiritual y fervorosa de la población. Con sana distancia, sin arremeter unos contra otros en busca del favor o del milagro, pensando en el prójimo, probablemente, sí.