Diabla Tattoo de Alfred Mafra, de UAEM, un hacedor de “modernos primitivos”

Views: 1675

Realizarse un tatuaje, perforación o una modificación corporal de cualquier parte en el cuerpo, no es una decisión que deba tomarse a la ligera, por eso Alfred Mafra, fundador del estudio Diabla Tattoo recomienda a las personas acudir a profesionales y evitar servicios que, por económicos e informales, puedan implicar riesgos para la salud.

Si se van a tatuar o se van a perforar, no es algo que puedas hacer en un tianguis, no es algo que puedes tener por menos de 100 pesos, porque no te estarían atendiendo de la manera correcta, dijo.

Con una década de experiencia como tatuador profesional, y seis años como perforador, Alfred Mafra es egresado de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Autónoma del Estado de México, titulado de la licenciatura en Diseño Gráfico, pero eso sólo ha sido la base para desempeñarse en lo que llamólos modernos primitivos, es decir, quienes usan tatuajespiercings y la moda del body art.

También tiene una formación muy completa que incluye seminarios de tatuaje, cursos de dibujo, diplomados en arte, cursos básicos de enfermería, histología de la piel y tejido tegumentario. Son cosas muy específicas aplicadas al tatuador, no es ni de médicos, ni de cirujanos, enfermeros o paramédicos.

Consideró esta una formación medular, pero, aseguró que por desgracia muchos de los nuevos tatuadores no se preocupan por ello, lo que desde su perspectiva ha generado un problema social, porque hay tatuajes horribles, y el tatuaje está muy denigrado.

Dicha formación es también fundamental, porque no dibujan sobre un papel, y no es un lienzo como algunos le hacen llamar al cuerpo humano, es piel, es un tejido vivo que se puede infectar, se puede enfermar, y si no se tienen esos principios básicos, no considero que sería legal que ejercieran el oficio de tatuador.

Al ser uno de los pioneros del tatuaje en la capital mexiquense, Alfred Mafra participa dando conferencias, talleres, cursos para quienes quieren convertirse en tatuadores profesionales, pero también para que quienes desean hacerse un tatuaje o perforación estén bien informados.

Que sean conscientes de que si se van a tatuar o perforar mejor hay que juntar para hacerse un buen procedimiento, en un estudio profesional bien establecido, y que se sientan muy a gusto con quien los va atender, y si no es así, busquen otro espacio u otro lugar, dijo.

DIABLA TATTOO

El estudio Diabla Tattoo se fundó hace 10 años, está ubicado en avenida Morelos 720 en el corazón de la ciudad de Toluca. Sobre el nombre, Alfredo Mafra explicó: Muchos piensan que porque se asocia los tatuajes con el Diablo, pero no es así, más bien es porque diabla en el siglo XV era la denominación para el telón, y hace un tiempo los tatuajes los teníamos tapados, y si usábamos piercing era sólo los fines de semana o en vacaciones, era una situación muy de nosotros.

Era hablar de que lo que nosotros portábamos estaba detrás de nuestra ropa, detrás de la Diabla, detrás del telón, detrás de la escena. Afortunadamente hoy en día ya es una escena libre que podemos todos expresar sin mayor problema, pero de ahí desciende el nombre de Diabla, explicó.

Alfred Mafra dijo que para Diabla Tattoo, el 70 por ciento de su clientela son mujeres, y de hecho, desde sus inicios él se formó y se hizo conocer como un tatuador de mujeres. Ellas son las que me prestaron su tejido desde que empecé, se me comenzó a hacer mucho esa fama de que soy un tatuador de chicas.

El estudio también se ha ganado su lugar dentro de la ciudad, por eso llega una chica solita y no por eso nos vamos a sobrepasar. El estudio está muy abierto, todo es libre, no tenemos áreas cerradas entonces eso permite que se sientan a gusto, detalló.

Mafra explicó que hay de diferente en tatuar a una mujer: La delicadeza que debes tener hasta en trato; hablamos de una cuestión física, incluso hasta los diseños, los diseños no son tan obscuros, tienen que ser ad hoc a las chicas.

Tenemos un método: hablamos con la persona, a qué se dedica, qué colores les gustan, sobre eso hacemos un pequeño análisis y de ahí se genera el concepto visual de la imagen. Así trabajamos y eso ha funcionado bastante, dijo.

PIERCINGS

Alfred Mafra también ahondó en el tema de los piercings o perforaciones, a las que definió como la transgresión total del tejido.

Frenillo o smiling

Hay quien piensa que es agarrar la aguja y perforar y ya, pero no, porque hay niveles; se debe tomar en cuenta grosor, hay tensión y distensión en el tejido, eso significa que, de acuerdo a la zona que se va a perforar, se requiere tener conocimientos para saber la profundidad que se necsita para insertar el piercing, dijo.

Las zonas más comunes para un piercing son ceja, pezones, dedos, párpados, cartílagos hablando de la nariz y las orejas, genitales; mucosas, hablando de frenillos, la misma campaña, la lengua y el ombligo. Sabiéndolo hacer, conociendo bien el tejido tegumentario, las zonas donde vamos a perforar, podríamos decir que todo el cuerpo es perforable, explicó.

El piercing como tal implica el uso de piezas adecuadas para determinada zona; tienen un calibre, una forma, un peso, incluso una construcción adecuada. Por ejemplo, si es ceja tienen una curvatura, si son pezones tienen una dimensión muy precisa, todo está muy calibrado, esa es la situación del que se hace de manera profesional, detalló.

En este sentido, insistió en que la gente debe evitar perforarse en sitios informales. Muchas personas piensan que perforar es usar la pistola, eso está prohibido, no debería haber existido, es algo que se usa y re-usa, hay una contaminación cruzada brutal. Nosotros usamos cánulas, agujas específicas para cada persona por cada perforación; por ejemplo, si tengo un cliente que quiere cinco perforaciones, son cinco agujas diferentes, adecuadas a cada perforación”.

Perforación surface

Por eso tiene un costo, puede decirse que es caro, pero el material estéril, y no se puede reutilizar. Los estudios de tatuaje no somos clínicas, consultorios u hospitales, pero sí nos basamos en situaciones de limpieza y de seguridad, porque nuestro trabajo va a vivir en ese cliente, va de por medio la seguridad y queremos que se vayan sanos; vienen sanitos y sanitos se van, subrayó.

En cuanto a los costos, dijo que depende del tipo de pieza o joya que elija el cliente. El precio de las piezas puede ir desde 80 pesos, hasta mil o 2 mil pesos, agregando un servicio básico de piercing, que va de los 200 pesos para arriba, que ya es la perforación más común con una pieza intermedia, pero funcional para que sane bien y el usuario no se perfore en lugares donde hasta por 50 pesos te pueden perforar con la pistola.

OTAS MODIFICACIONES CORPORALES

Otras modificaciones corporales que se realizan en Diabla Tattoo, además de tatuajes y perforaciones son los implantes subdérmicos, pequeñas figuras como estrellas, calaveras, que van debajo del tejido tegumentario, que hagan una protuberancia sobre el tejido y formen esa imagen.

Hay otro tipo de modificaciones que es el eyeball –tatuaje de ojos–, se hizo en algún momento pero ya no lo practicamos, no se nos hace muy ético hacerlos, y es que quien se realiza un tatuaje en el globo ocular corre el riesgo de provocarse ceguera total.

También realizan dilatación de lóbulo o, por el contrario, reconstrucciones de lóbulos, vienen personas con expansiones muy grandes, que ya no las quieren o las quieren hacer más pequeñas; hacemos una pequeña reconstrucción para que el lóbulo se vea lo más normal posible.

Alfred Mafra dijo que un implante subdérmico tiene un costo entre 5 y 7 mil pesos pues las piezas no son mexicanas, vienen de Estados Unidos e implican un costo en dólares; son de silicón nivel implante, biocompatibles.

No obstante, reconoció que en Toluca no son tan comunes, si realizamos una o dos al año es muchísimo, porque no se conocen.

Para quienes se realizan tatuajes o piercingsAlfred Mafra aseveró que es importante seguir las recomendaciones para el cuidado del mismo, y evitar guiarse por la información en redes sociales o internet.

Hagan caso de su perforador si les están recomendando determinado ungüento o antiséptico, son un poco caros, pero el adornarnos y ser usuarios de este tipo de servicios lo es, porque es nuestro cuerpo, queremos mantenerlo sano y bien, y hay que invertirle, señaló.

QUIEN SE TATÚA O PERFORA, REPITE

Tatuaje

Hay quien dice quien se realiza un primer tatuaje o perforación, lo hará de nuevo, por lo que lo califican de adictivo. Pero Alfred Mafra lo explica así: Hace mucho tiempo decían que los tatuadores le poníamos droga a la tinta, que por eso era una situación de adicción, pero lo que pasa es que como seres humanos, algo que probamos y nos gusta lo vamos a repetir, es parte de nuestra conducta.

Sin embargo, pienso que no es adicción, es una decisión de cada uno de nosotros, concluyó.