Días Santos en el mundo

Views: 623

Esta que corre, es la Semana Santa para la mayoría de cristianos del orbe, basados en la vida, muerte y resurrección de Jesús Cristo, profeta, cuya historia se cuenta en las Sagradas Escrituras del Nuevo Testamento de la Biblia. Los ortodoxos tienen variaciones en cuanto a fechas, pero las iglesias protestantes (presbiterianos, congregacionales, bautistas, luteranos, pentecostales, metodistas, entre otras) llevan a cabo liturgias estos días y no se diga los católicos, que son los que más ganas le echan a los festejos.

 

Antes de continuar debo decir que se calcula que en el mundo unos dos mil doscientos millones de personas practican algún credo cristiano; habría que descontar a los malos cristianos que no les interesa la Semana Santa, aunque de igual forma, disfruten las vacaciones que conllevan. En cualquier caso, sólo 29% de humanos festejaría de alguna forma la Pasión de Cristo, mientras que el resto, unos cinco mil cuatrocientos millones de personas (entre musulmanes, hinduistas, budistas, chinos, ateos, increyentes y otros) no festejan la Semana Mayor y, por tanto, no tiene vacaciones estos días.

Volviendo a los cristianos, como dije, son los católicos los que más festejan la Pasión del profeta Jesús, el Salvador que murió en la cruz por todos nosotros (los que creemos en él, por supuesto; yo me confieso católico, aunque ciertamente soy mal practicante). Es la fecha más importante del calendario litúrgico católico y se supone que son días de reflexión profunda, días de guardar ayuno y luto, pero también de regocijo. No obstante, este significado se olvida cada vez más y se prioriza el aspecto recreativo y vacacional.

 

Por lo demás, se trata de una fecha movible que se celebra el primer domingo de luna llena después del equinoccio de Primavera, por lo que el domingo de Pascua ocurre entre el 22 de marzo y el 25 de abril. La celebración comienza el Domingo de Ramos, día que recuerda la entrada de Jesús a Jerusalén montado en burro y en que la gente va a las iglesias para bendecir sus ramitos. Las liturgias y celebraciones continúan el resto de la semana con eucaristías, hasta el Domingo de Resurrección. Pero los días más importantes son los del Triduo Pascual: Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado de Gloria.

El Jueves, la gente realiza la visita de las Siete Casas, es decir, peregrina por siete templos de su localidad en los que se expone el Santísimo Sacramento, a fin de recordar el recorrido de Cristo la noche que fue aprehendido y llevado ante las autoridades: dos veces con Anás, dos con Caifás, dos con Pilatos y una con Herodes. El Viernes se realiza la Procesión del Silencio, desfile en el que los procesionistas realizan actos litúrgicos, pero nadie habla, y en el que participan las distintas cofradías y hermandades religiosas de las comunidades cuyos integrantes van vestidos de nazarenos, identificándose por sus santos patronos y vírgenes, así como por el color de sus ropas. El Sábado Santo es día de luto; aunque mucha gente aún acostumbra mojarse, en los últimos años hacerlo es penalizado para evitar el desperdicio de agua.

 

Se pueden decir muchas cosas más sobre la Semana Mayor, pero ahora me interesa referir un poco las celebraciones más importantes, los Días Santos de las otras religiones monoteístas del mundo: el Islam y el Judaísmo.

En el planeta existen cerca de mil 600 millones de musulmanes (cifra mayor a los católicos) guiados siempre por las enseñanzas de su profeta Mahoma. En su calendario, el Ramadán es el noveno mes, tiempo en el que habría descendido de los cielos el Corán, la Sagrada Escritura islámica. No es, como se observa, una semana sino un mes en el que los fieles practican el ayuno de comida, agua y relaciones sexuales durante todos las horas de luz de esos días para quemar o hacer arder sus pecados. De esta forma, el Ramadán tiene, además de una función religiosa, funciones de otra índole: sanitaria, ya que purifica el cuerpo; mental, puesto que ayuda a fortalecer la voluntad; y moral, al procurar que los fieles comprendan el sufrimiento de quienes carecen de alimentos. Este año el Ramadán será del 5 de mayo al 4 de junio.

 

Los judíos tienen el Yom Kipur o día de expiación, perdón y arrepentimiento sincero. Está precedido de diez días de oración, periodo que culmina precisamente en el Yom Kipur, al anochecer del noveno día del mes Tishrei (primer mes del calendario hebrero moderno) y continúa hasta la noche del día siguiente. Es el día más santo y solemne de los hebreos, caracterizado básicamente por el ayuno y por que los practicantes se visten de blanco. Aunque también se trata de un día festivo para los judíos, tanto dentro como fuera de Israel. Este 2019 se verificará los días 8 y 9 de octubre.

 

Como se observa, el Ramadán y el Yom Kipur son tiempos de ayuno. Estrictamente hablando, la Semana Santa cristiana debe ser también de ayuno pues conlleva el arrepentimiento para volver a Dios y alejarse del pecado. Este ayuno tendría que hacerse durante la Cuaresma, período de 46 días, desde el Miércoles de Ceniza hasta el domingo de Resurrección, en el cual se debe practicar, especialmente los días viernes, dicha penitencia para honrar el ayuno hecho por Jesús en el desierto. No obstante, los católicos cada vez más relajan este precepto, no sólo porque pasan por alto las creencias, también porque alimentos como el pescado no siempre están al alcance del bolsillo de todos.

 

Mi objetivo al escribir estas líneas es dar a conocer un poco de los Días Santos que se viven en otras partes del mundo, a fin de reflejar que no sólo los cristianos y católicos tenemos este tipo de celebraciones y que, al menos en este aspecto, cristianos, musulmanes y judíos no somos tan diferentes. Lo cierto es que este tipo de Días Santos sólo se dan en religiones monoteístas.