Discriminación por Religión

Views: 289

 

De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, la discriminación es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento la hemos causado o recibido.

 

Esto quiere decir que sucede con frecuencia y todos podemos ser víctimas de discriminación en algún momento de nuestra vida, sin importar el país donde nos encontremos e incluso las actividades que estemos realizando, ya que se puede dar dentro de cualquier espacio. Se puede dar hacia un individuo o un determinado grupo de personas que comparta características en común.

 

Hay grupos humanos que son víctimas de la discriminación todos los días por alguna de sus características físicas o su forma de vida. El origen étnico o nacional, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición social o económica, la condición de salud, el embarazo, la lengua, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil y otras diferencias pueden ser motivo de distinción, exclusión o restricción de derechos (CONAPRED,s/f).

 

La religión sirve para que las personas puedan compartir entre ellas creencias, practicas, información y sobretodo una fe, según lo que se les ha inculcado o de acuerdo a lo que desde su libertad puedan elegir para desarrollarse como seres humanos. Lo cual permite que se formen diferentes grupos religiosos según sus necesidades y similitudes. México a partir de las Leyes de Reforma, se constituyó como un Estado laico.

Según datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017, casi 45 por ciento de la población cree que mientras más religiones se permitan en el país habrá más conflictos sociales, y un tercio de la población consideró haber sido objeto de un acto discriminatorio en diferentes espacios debido a sus creencias religiosas.

Afortunadamente, el Estado mexicano cuenta con un marco normativo que establece la libertad religiosa y la laicidad del Estado, existiendo instancias que se encargan de los asuntos religiosos a nivel nacional, estatal y local. A su vez, es importante que creemos consciencia acerca de la igualdad y la inclusión para todas las personas sin excepción alguna.