+ DON NACHO TRELLES Y LAS ANECDOTAS

Views: 2282

La frase

Es el técnico del que más aprendí y el que revolucionó al futbol mexicano. Fue el maestro de todos los técnicos mexicanos.

ENRIQUE MEZA ENRIQUEZ

 

DON NACHO TRELLES Y LAS ANECDOTAS

Hablar de Don Nacho, así le decían todos cariñosamente, a Ignacio Trelles Campos, originario de Guadalajara y que falleció físicamente este miércoles 25 de marzo en la ciudad de México, a los 103 años de edad por un paro cardíaco, es hablar del futbol mexicano, de un sin fin de anécdotas y mucho más.

Llegó al futbol mexicano por casualidad. Aunque esa casualidad tiene dos nombres: Manuel Tamez, a quien usted conoció como el cómico “Régulo”, quien hizo pareja con “Madaleno” y a Daniel Pérez Arcaraz, quien quería ser portero y se fue a probar al Necaxa. Lo acompañaron Manuel y Don Nacho. Pérez Arcaraz quería ser portero, pero no llegó por su poca estatura, donde si triunfó fue como comentarista deportivo y como presentador de programas de TV.

El famoso “Mago” ex jugador del Real Madrid, Gaspar Rubio, quien era técnico del Necaxa, fue quien lo llamó, tan solo con verlo tocar el balón al regresarlo a la cancha, después de la prueba que como portero le hicieron a Pérez Arcaraz. Trelles no fue un gran jugador pero sí un técnico de excelencia.

Fue un técnico que se adelantó a su tiempo. Fernando “la Cira” Dávila afirma que Don Nacho lo inventó como medio de contención, cuando ese puesto no se conocía en el futbol.

Era un filósofo de vida y del futbol, natural. Y lo demuestra con este hecho del que pocos supieron. Cuando llegó a la Selección Nacional, primero como auxiliar de Antonio López Herranz y después como técnico en jefe, dirimió la titularidad de la selección en la portería entre dos porteros, Antonio “La Tota” Carbajal y Jaime “El Tubo” Gómez, con un balón de futbol americano.

Y es que el portero tapatío, le reclamaba la titularidad y Don Nacho para no ser injusto, les propuso a los dos porteros mencionados que sería titular quien atajara más tiros con balón de futbol americano. Aceptaron y Carbajal atajó más balones de americano, por sus extraordinarios reflejos, ya que el balón tiene mucha movilidad.

SU LLEGADA AL TOLUCA

Gracias a la mediación de Don Eduardo Monroy Cárdenas, Nacho Trelles llegó al Toluca como entrenador. Hablaron antes del Mundial de Inglaterra en 1966 y quedaron en que Don Nacho iría con la Selección y al terminar, vendría al Toluca, para lo cual enviaría a su auxiliar, José Moncebáez como técnico en jefe, mientras él llegaba. También vinieron José Mancera y Francisco González Gatica para las fuerzas básicas, en donde también estuvo Manuel Farfán.

Se contrataron jugadores de excelencia como Mauro Ramos, quien había sido campeón del mundo con Brasil, Amaury Epaminondas, Claudio Lostanau, Manuel Cerda Canela, sí como el chileno Chistian González, quien no jugó un solo partido.

Toluca fue por vez primera en su historia, Campeón de Liga del torneo 1966-67 y repitió en la temporada siguiente, no sin algunos problemas.

En el primer torneo hubo problemas con Claudio Lostanau, porque era enemigo de entrenar y pretextos no le faltaban, cuando no le dolía la rodilla, era el estómago. Hasta que Don Nacho decidió sentarlo.

El peruano era enemigo de entrenar y milagrosamente se reponía el día del juego. Pero como ya no vio acción, tuvo que contar con el auxilio de su señora madre y del embajador de Perú en México, en ese entonces, para ofrecer disculpas, prometer una situación distinta y Don Nacho lo perdonó, básicamente por los padrinos que presentó para que le creyera. Lostanau fue pieza fundamental en la conquista del torneo, pero después con arreglo que tuvo con Don Lalo Monroy se fue a Monterrey, porque él quería vivir y jugar allá.

Con Amaury Epaminondas ocurrió algo similar. Al brasileño le gustaba la pachanga y había veces en que se iba de fiesta la noche anterior al juego. Hasta que Don Nacho decidió disciplinarlo.

Era un juego ante Veracruz, Amaury era líder de goleo. Se fue a la banca, aunque dijo que se sentía mal y que mejor se iba a su casa. Don Nacho le dijo que no, que lo quería en la banca y tuvo que obedecer. El sonido local de la Bombonera anunció que Manuel Lapuente se le acercaba a un gol pues había anotado dos con el Necaxa.

Amaury le suplicó al medio tiempo, que lo dejara entrar. Don Nacho le tuvo que arrancar la promesa de no más fiestas y el brasileño accedió. Entró a jugar y metió cuatro goles, para felicidad de él, de la afición, del equipo, y del propio entrenador.

Con Vicente Pereda Mier “El Diablo Mayor” pasó algo curioso. Había fijado con anticipación la fecha de su boda, un sábado, pero Don Nemesio Die no le dio permiso de no jugar al día siguiente.

Ante eso, Pereda dijo que le dieran permiso de casarse el sábado, que por la noche se concentraba en la Casa Club y así ocurrió al filo de las 22:30 horas. Pero pidió permiso para viajar a su luna de miel a Isla Mujeres y para ello se acercó a Don Nacho y le dijo que con tal de alcanzar el vuelo en la ciudad de México, lo dejara salir 15 minutos antes de terminar el juego.

Don Nacho aceptó, sobre todo porque ese día, Vicente anotó dos goles. Cuando se dio su relevo en la cancha, no faltó alguien en la tribuna que le gritó:

“¡Vicente, cásate cada ocho días, para que anotes goles!”.

O aquella vez en que el árbitro peruano Arturo Yamasaki no marcó una mano de un jugador del América. Los jugadores le reclamaron,  Yamasaki no aceptó marcar. Don Nacho se metió a la cancha a reclamar, Yamasaki lo expulsó. Nacho no se salió. Arturo le dijo: “O  se sale usted o me salgo yo”. Y el que se salió fue Yamasaki.

O por último aquella otra en que el Toluca no jugaba bien, había hecho los tres cambios y sale lesionado Albino Morales. El equipo funcionó de maravilla y anotó dos goles, con ello tomó ventaja. Tras ser atendido por el médico, Albino se acercó a la banda y le dijo a Don Nacho, ya estoy listo. El técnico tardó como 20 minutos en ordenar su entrada. Cuando le cuestionar el porqué, simplemente dijo:

“Es que con 10 hombres estábamos jugando mejor y ganando”.

Ese era Don Ignacio Trelles Campos. Orgullo del futbol mexicano. Descanse en paz.