DUELE

Views: 954

El dolor se va,

como cuando uno sigue comiendo con la

boca seca,

como si la sal no existiera

y tú, no se por qué lo asocio

a la azúcar rubia

has dejado llena de agujeros por la casa

agujeros

por toda

la casa

Y a veces quiero huir

y cuando lo quiero hacer

se achican

como en una mala película de terror

y el refrigerador vacío,

has que llega mi amigo

Bukowsky y todo

se arregla,

porque ha venido con un camioncito llena de cerveza

y ojalá no se vaya,

pero se va a ir cuando le venga en gana

y me dejará

la cerveza,

otra vez sin bañarme

pero con cerveza

pero recordándote

sin agua ni luz

pero esperándote,

ojalá no me quede dormido

porque si tocas a la puerta,

no te abriré,

mi sueño es tan profundo…

me arrepiento

no haberte dejado

las llaves

Y es que

me ofendió tanto tus últimas palabras, y yo mudo…

Y me dijiste:

Dime por lo menos una cosa, cualquiera, que hayas hecho bien en tu vida.

Te recuerdo

estudiando, ensayado, con tu violín

en pijama

con los ojos cerrados

y yo contemplando ese cuadro

llorando en seco,

extasiado,

como

haciéndote el amor sin Eros de por medio,

y luego de dos horas sin parar

escuchar tu tibia voz

suave, que me abrigaba,

nunca gritaste

nunca te quejaste

todo lo aceptaste,

y me idolatraste

nunca hiciste preguntas

y yo aquí recordando

si algo hice mal y te juro que no,

pero lo viví, pero,

ese, es el consuelo de un suicida, porque si mañana no vienes yo me mato.

Y lo último que recuerdo es que nunca pude despertar.