El antiguo Cine Coliseo de Toluca

Views: 465

Hoy en día se le conoce como Plaza González Arratia, pero antes de ser un lugar para pasear, ver payasos o exposiciones; la gente solía disfrutar en ese sitio de una buena película. El Cine Coliseo formaba parte de la antigua Toluca, de la Toluca la Bella. Todos iban a este hermoso cine el cual creó muchos recuerdos en las mentes de los toluqueños.

La Plaza está ubicada entre las calles Miguel Hidalgo, Nicolás Bravo y 5 de Febrero, en el Centro Histórico, mismo lugar donde antes fue uno de los dos cementerios que pertenecían al Convento Franciscano de La Asunción hasta el primer tercio de ese siglo. Con el diseño urbano de los terrenos pertenecientes a la orden de San Francisco, se otorgó el lote poniente para la construcción de una plaza o mercado que concentrara el comercio y los tradicionales viernes de tianguis en la ciudad.

Con el terreno libre, se dio paso a la construcción del Mercado Hidalgo, conocido como Viejo, el cual se incendió la mañana del 10 de septiembre de 1935. El gobierno estatal y municipal participó en conjunto para reconstruirlo y fijarlo nuevamente como el de mayor tradición en Toluca hasta ese momento.

En 1934, se autorizó la construcción del nuevo Teatro Municipal en la parte sur del mercado, quedando concluido un año después, es decir, en 1935, siendo presidente municipal Don Manuel Sánchez. En sus primeros años fue escenario de importantes óperas, sin embargo, a causa de la escasa afición no fue rentable y se convirtió en el monumental Cine Coliseo, donde se exhibían las películas de Cantinflas, Pedro Infante, Emilio el Indio Fernández y María Félix, entre otros artistas populares.

El 25 de noviembre de 1980, las autoridades municipales tomaron posesión del Cine Coliseo con el fin de construir obras en beneficio de la comunidad. En ese momento se pensó en un trabajo de modernización, es decir, una plaza, una zona comercial y un estacionamiento, y fue así como surgió dicho espacio.

En 1996, el H. Ayuntamiento de Toluca inició su remodelación, que consistió en el reforzamiento de la estructura, la rehabilitación de la explanada superior, utilizando únicamente una planta de estacionamiento.

Se construyó el pórtico sobre la avenida Miguel Hidalgo, que recuerda la fachada del cine, se colocó un kiosco en el centro de la plaza y un andador longitudinal que la atraviesa de sur a norte con techo de policarbonato, en la parte norte se localiza la estatua en honor a José María González Arratia, benefactor de la ciudad. Es uno de los espacios más concurridos los fines de semana por las familias toluqueñas.

Antes de ser conocido como Cine Coliseo tuvo que pasar por diversas etapas; primero fue el Teatro Municipal, después pasó a ser el Cine Revolución y finalmente se estableció como con el nombre que encabeza este texto. Este cine fue constituido como tal, bajo la gubernatura de Wenceslao Labra (1937-1941). Quien no solamente ayudó a crearlo sino también a la remodelación de Los Portales, la construcción de escuelas, redes de agua potable; entre muchas otras cosas. Sin duda su periodo como gobernador trajo muchas ventajas a la ciudad, ayudó a Toluca a crecer.

La gente recuerda con nostalgia sus días de matinée, sus idas de pinta para ver películas con sus amigos, familiares o parejas. Para después ir al mercado Hidalgo por unos tacos y una conversación amena acerca de la película. Esto sin duda es uno de los recuerdos más bonitos de Toluca la Bella, fue parte de una ciudad totalmente desconocida en la actualidad; ya que muchos edificios que le dieron su nombre no se encuentran más. No obstante las fotos siempre nos van a transportar a ese espacio lleno de memorias y sucesos que marcaron el corazón de los ciudadanos.

Lamentablemente alrededor de 1980 este edificio fue demolido en el periodo del alcalde José Antonio Muñoz Samayoa. Dejando sólo la imagen de lo que fue este lugar, su desaparición dejó un vacío y molestia en el corazón de muchos. No obstante su recuerdo permanece. Ahora la gente disfruta de la Plaza González Arratia con su familia, mas no dudo que continúen extrañando su antiguo cine.

Sin duda alguna la Plaza José María González Arratia es un símbolo emblemático para la ciudad de Toluca y llamada así en honor de uno de los principales benefactores de la ciudad del siglo XIX, fue construida en 1981 y remodelada en 1996.