El gol que cambió la historia

Views: 463

(La palabra gol puede repetirse infinitamente)

Cada semana en todo el mundo se marcan cientos, miles de goles en torneos, hay goles bellos, que se marcan con suerte, goles que nunca suben al marcador y otros que suben al marcador que no deben.

Cada fin de semana vemos goles en “La Liga”, en la “Premier League”, en la “Serie A”, vemos goles imposibles, vemos goles importantes, goles que cambian el curso de una carrera o que la cierran por todo lo alto, pero pocos goles, muy pocos… Entran en la historia.

En 2013 llega José Mourinho a poner orden y reconstruir lo que iba a ser el nuevo Madrid, no logra el objetivo, pero construyó los cimientos de un Madrid de leyenda, a la siguiente temporada llega Ancelotti, se contrata a Gareth Bale y se hace una de las delanteras más letales de Europa junto a Cristiano Ronaldo y Benzema, en Octavos se eliminó al Schalke 04 7-1, en Cuartos al Borussia Dortmund 3-2, y en semifinales al actual campeón: el Bayern Munchen. La ida sería en el Bernabéu, los blancos ganan con un solitario gol de Benzema. La vuelta en Alemania sembraba terror en la mente de los jugadores y aficionados merengues, el Madrid nunca le había ganado al Bayern en tierras germanas, el Madrid le dio un baño a los bávaros endosándoles un escandaloso 4-0 con dobletes de Cristiano y Sergio Ramos, si ese zaguero andaluz que dos años antes era el villano fallando el penal decisivo contra el mismo rival y nos privaba de otra final, ese día enmendó su error metiéndonos a otra final europea.

El 24 de mayo de 2014, en la capital lusa, Lisboa, se llevaba a cabo la final de la UEFA Champions League entre el Real Madrid vs Atlético de Madrid. Los merengues llegaban a una final de Champions 12 años después de la novena, una docena de años sufriendo y cayendo nueve años seguidos en octavos de final. El ambiente era inmejorable, los dos equipos pondrían broche de oro a sus temporadas, el Madrid venía de ganar la Copa del Rey al Barcelona, y el Atleti de ganar la liga 40 años después.

Desde lo más profundo de mis recuerdos les voy a narrar este maravilloso partido: El partido empezó inclinándose para el Atlético, en el minuto 35, Iker Casillas se equivoca y se queda a medio camino, Godín la cabecea, pesé al esfuerzo del capitán blanco el balón rebasa la línea. Empieza el segundo tiempo y el Madrid ataca y ataca pero no puede romper la barrera colchonera, hasta aquel maravilloso minuto 93’, Casillas va a sacar de banda hasta medio campo, concentrado, la centra, rechaza Godín a la esquina, cobra Modric, le queda a Bale en el área, tira y desvía Gabi, vuelve a cobrar Modric el centro, llega Sergio Ramos y ¡Gooooooooooooooool! del Madrid ¡Gooool! de Ramos, increíble sobre el final, tendremos media hora más de futbol. Llega Di María, tira, bloca Curtois le caé a Bale ¡Gooooool!, la agarra Marcelo, chuta y ¡Goooooooooool! izquierdazo que vence a Curtois, Chuta Cristiano ¡Gooooooooooooool!, la décima ya está en Cibeles, después de tanto sufrimiento, de tantas caídas, de tantas decepciones al fin, el Real Madrid regresa a donde pertenece, vuelve a ser el Rey de Europa. Y todo gracias a ese gol de Ramos al 93’, uno de los mejores capitanes en la historia junto con Casillas, de esos que sienten el escudo como nadie, gracias a ese gol este equipo ha ganado tres Champions seguidas, gracias a ese gol.

Este partido significó un antes y un después en la historia del club, después de 12 años de sequías, de aguantar las burlas de los rivales, de soportar que el máximo rival ganaba todos los títulos, este gol significó el resurgir del Real Madrid, simbolizó la filosofía del Madrid de luchar hasta el último minuto y nunca dar por perdido un balón, en lo personal este gol significó el ver a mi equipo por primera vez alzar un trofeo y qué mejor que con la tan ansiada décima.

Estoy seguro, y puedo hablar por todos los madridistas que ese gol ha sido el que más han gritado en su vida, porque significaba el despertar, volvía el Real Madrid de los títulos y las hazañas históricas, regresaba el mejor club de la historia.

Atentamente

Un madridista cualquiera