El Matlatzinco en la defensa de Tenochtitlán

Views: 886

Hace 498 años el águila en vuelo descendente, el tlatoani Cuauhtémoc, debió rendir la ciudad de Tenochtitlán ante el conquistador Hernán Cortés. Luego de que el único héroe a la altura del arte se vio impedido de continuar la defensa de su Imperio, pretendió salir de la ciudad para reorganizar sus fuerzas y tener otra oportunidad de preservar la nación mexica, pero al intentar cruzar las aguas del lago de Texcoco para llegar a tierra firme, fue descubierto y aprehendido a bordo de su embarcación, el día 13 de agosto de 1521.

 

La historia que sigue es conocida: en ese momento inició la conquista del resto del territorio mesoamericano y su posterior colonización. La Corona Española implantó sus reales en la Nueva España mediante la espada y la cruz, esta última gracias a la evangelización hecha por misioneros de las órdenes mendicantes. Pero no me interesa hablar del curso posterior sino de hechos sucedidos antes y durante la conquista de la ciudad de la Tuna en la Piedra.

 

Para llevar a cabo la conquista, Cortés y sus soldados contaron con el apoyo de los tlaxcaltecas y otros pueblos, además de la superioridad de fuego. Fue el odio que muchos pueblos tenían por los aztecas por que los conquistaron, con la consecuente obligación de pagar tributos, lo que hizo posible que los hispanos contaran con su apoyo. Pero los aztecas también tuvieron pueblos aliados que de una u otra manera ayudaron en la defensa de la gran ciudad. Uno de esos pueblos aliados fue el matlatzinca del Valle de Toluca.

 

Es importante señalar que entre los años 1472 y 1480, el emperador Axayácatl (Rostro de agua, 1469-1481) emprendió la primera campaña de sometimiento de los pueblos del Matlatzinco con el fin de extraer tributos y posteriormente comenzar una incursión militar hacia el poderoso reino purépecha de Michoacán. La segunda campaña fue iniciada por el emperador Tízoc (Pierna enferma, 1481-1486) en 1482. Esta nueva guerra tuvo un efecto devastador al provocar el desplazamiento de las dinastías locales, especialmente la de Chimaltecutli de Calixtlahuaca, y comenzar el proceso de nahuatlización de la región ya que las tierras matlatzincas fueron repartidas entre los vencedores mexicas y sus aliados (Texcoco, Tlacopan, Tlatelolco y Azcapotzalco).

 

Esta situación se mantuvo hasta 1521 cuando los españoles irrumpieron en Mesoamérica. A partir de ello se puede establecer la ayuda que el Matlatzinco prestó en el asedio de los españoles y sus aliados a la ciudad de Tenochtitlán.

 

  1. En las conquistas aztecas era costumbre destruir las representaciones de dioses locales y a veces tomarlas como símbolo de triunfo para llevarlos al Templo Mayor y agregarlos a los ya numerosos dioses del panteón mexica. Axayácatl no hizo excepción cuando conquistó el Matlatzinco. Las crónicas de los frailes Bernardino de Sahagún y Diego Durán coinciden en que el Matlatzinco tenía un dios común llamado Coltzin, deidad agrícola que ahora conocemos con el nombre de Tolo. Por su parte, el mismo Sahagún y fray Juan de Torquemada refieren que Axayácatl se llevó a este dios vencido e incluso le dedicó una fiesta en el calendario ceremonial. Lo anterior significa que Coltzin estuvo presente, junto a otros dioses conquistados, en la defensa de la gran ciudad durante el sitio que impusieron los españoles.

 

Siempre he pensado que estos son los motivos por los cuales en Toluca no existen figuras en piedra o de cualquier otro material durable que represente a Coltzin, nuestro venerado Tolo, y por ello sólo lo conocemos en códices, sea la Matrícula de Tributos o el Mendocino. O, ¿acaso alguien ha visto un Tolo que no hubiera sido fabricado luego de la Conquista?

 

  1. La mayoría de cronistas: Sahagún, Torquemada, el propio Cortés en sus Cartas de relación, Fernando de Alva Ixtlixóchitl, Francisco Cervantes de Salazar, Gonzalo Fernández de Oviedo y Bernal Díaz del Castillo dicen que la conquista española del Valle de Toluca se realizó en dos expediciones. La primera a cargo de Andrés de Tapia, comisionado por Cortés para someter Malinalco. La segunda, dos días después de esta primera que resultó victoriosa, a cargo de Gonzalo de Sandoval, quien sometió Toluca.

 

No es fácil establecer el tiempo en que se llevó a cabo la invasión del Matlatzinco, pero hay indicios de que pudo haber sido durante el tiempo mismo del sitio. Bernal Díaz contó que en pleno asedio a Tenochtitlán, el soberano Guatemuz fincó esperanzas de ayuda militar en las provincias de Matlatzinco y Tulapa (esta última Teloloapan, sitio ubicado al norte de Guerrero) porque en ellas tenía muchos parientes por parte de madre. Y con la derrota del Matlatzinco la moral mexica debió caer por los suelos. De hecho, Cervantes de Salazar dice que los aztecas desmayaron mucho, porque toda la esperanza de socorro tenían puesta en estas poblaciones. Es decir, la perspectiva de triunfo de Tenochtitlán se mantuvo mientras el Matlatzinco estuvo en pie, pero eso terminó aquel aciago 13 de agosto.

 

  1. Bernal Díaz relata que uno de los siete señores muertos en el sitio a Tenochtitlán era el de Matlatzinco, gran señor y sobrino de Moctezuma. Pero el nombre de aquel matlatzinca no queda claro. Los historiadores dicen que al momento de la conquista, en Toluca regía un Mazacoyotzin impuesto por el emperador Moctezuma II (Ceño fruncido, 1502-1529). Esto es cierto, pero aquí las opiniones se dividen: algunos sostienen que él fue quien murió en el sitio y otros lo ubican colaborando con Cortés en la construcción de la villa de Toluca luego de la caída de Tenochtitlán.

 

¿Quién fue, entonces, el señor Matlatzinca que murió defendiendo la ciudad de la Tuna en la Piedra? Por el momento no lo sabemos con certeza pero, si damos crédito las palabras de Bernal Díaz, algún matlatzinca de linaje importante y eventual heredero al trono de Moctezuma, habría estado en el dramático sitio y colaborado de algún modo en la defensa de la gran ciudad.

 

Es así como los Tolucas de la época participaron en la gesta que acabó con la fama y la gloria de México-Tenochtitlán, un día como hoy hace 498 años.