El metal y más aún el Death Metal y el azul femenino de The Agonist también tiene mucho que aportar ya muchos que hipnotizar con poder gutural y dulce armonía. Parte 1

Views: 907

Tal parece que la historia de la banda The Agonist estuviera llena de rabia, sangre, sacrificio y perseverancia. Así es que contaremos acá algunas situaciones por las que ha atravesado esta banda. Historias y sus diferentes versiones según desde donde se cuentan, pero al final las que señalan un camino que la misma banda se fue trazando y que podría concluir en dos etapas de la vida musical e inclusive personal de los miembros de la banda.

 

Estamos ante la historia de ésta que ha sido contada desde dos perspectivas diferentes y posiblemente contrarias entre sí. Esto implica, por supuesto, que en un momento se dio un parteaguas en esta magnífica banda. A criterio de la R sin duda hay de que hablar, pero sobre todo escuchar en el antes y en el después a esta extraordinaria que, al final de cuentas, no ha conocido la rendición y me refiero al ámbito musical. Fue exitosa con quienes le dieron vida a su proyecto y también han logrado una propuesta al rediseñarse como tal después de la salida de Alissa White-Gluz.

 

En una primera etapa, logró tener un éxito aceptable dentro de los circuitos del Under, logrando más tarde un salto moderado a las masas, esto es entre 2007 y 2012. Es decir la mayor parte de la que llamaríamos primera etapa o la era de White-Gluz. Lanzaron tres discos de estudio y comenzaron a ganar popularidad, algunos comentan que fue más por el carisma, actitud y aspecto de su vocalista que por logros meramente musicales. Se trataba de creaciones con un nivel correcto, pero nada sobresaliente o más aún, revolucionario. Sin embargo, me parece que sería mejor comentar lo que la misma Alissa ha dicho en diferentes oportunidades acerca de ésta. De entrada considera que no es fácil encasillarla en un género, para ella sería metal y del que es pesado, pero también de carácter melódico en donde se pretenden incorporar cuestiones que pueden pertenecer a diferentes estilos.

 

Además parece haber una carga significativa en la plástica sobre el escenario. Ella comenta que: Esta es una agrupación que primero oyes en el CD y te haces una idea de lo que somos, luego nos vas a ver en vivo y te percatas que es una experiencia diferente. Las canciones son las mismas sin embargo en concierto hay una interacción y resulta más divertido para nosotros. Luego también comenta acerca de las dificultades que han tenido por la falta de oficinas discográficas en Canadá, su país de origen. Sin embargo Alissa ha sostenido en alguna entrevista que ha habido evolución importante en el sentido de que cuando llegó el momento de grabar Lullabies todos habíamos crecido como músicos y como banda. Conocíamos cuales eran nuestras fortalezas y debilidades, esto nos permitió mejorar la composición y articular los temas (…) . El proceso de grabación de Lullabies For The Dormant Mind fue muy agradable, pero a la vez exigente. La diferencia con respecto de Once Only Imagined es que en este las canciones ya las habíamos tocado en vivo por mucho tiempo.

 

También, en el sentido de los oídos que disfrutan de los espectáculos, por ejemplo, se pueden hacer presentes aquellos que aman el hardcore, o del trashotro y por supuesto también se podría hacer presente gatubela o batichica desde ciudad gótica o inclusive gente que aún no está involucrada con el metal, situación por si sola interesante. Además de haber una variedad de sexos y edades. Se podría aseverar que para mucha gente, incluyendo a quien escribe estas líneas, se encuentra una fascinación con la voz proveniente de una garganta extremadamente poderosa, pero a la vez generando dulces armonías. La misma White-Gluz  comenta con una motivación brutal como su propia voz que: Me gusta cantar de forma melódica, hacer las entonaciones necesarias y entregar esa suavidad. A su vez está la parte extrema con los gritos y gruñidos que adoro, brindando de esta manera una perspectiva agresiva. Para mi es un reto ya que requiere un gran esfuerzo físico no obstante es bastante divertido.

 

La popularidad de la banda tiene más que ver con factores musicales o con la representación de su vocalista como un símbolo sexual. En este aspecto ha comentado de forma determinante que se trata de apreciar una banda, no a mi. Yo no ando por el escenario en bikini, llevo bastante ropa así que esto no es ninguna competencia de trajes de baño –haciendo referencia a unas fotos de hace mucho tiempo que publicó una revista– Gran parte de mi imagen corre por cuenta propia. Realmente no me molesta de la manera en que yo lo veo: ser una chica en una comunidad machista, es decir la comunidad del metal, hace que así me rape la cabeza y me pinte una barba por el solo hecho de ser una mujer ya algunos me consideren un símbolo sexual. Ellos van a seguir haciéndolo de cualquier manera pero yo también puedo usarlo ¿sabes?