El ojo millonario

Views: 511

La piel completamente enchinada, me transportó a esa toma, la emoción del momento, una reunión muy bien trazada, maquillaje, luces, horas, botellas de agua, retoques, y ahí, enfrente de ese lujoso grupo de actores un genio Emmanuel El Chivo Lubezki, en medio de tanta faramalla, de tanta crítica y de tantas expectativas de la audiencia, él retomó los hechos de cada uno de estos jóvenes actores, y es que, durante más de una década la revista Vanity Fair reúne a algunos de los actores nominados al Oscar por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, esto la hace cada año, dándole el nombre de Hollywood Issue, este número que homenajea a los nuevos rostros de los premios, dándoles unas muy bien merecidas páginas en la revista, y año tras año la toma pertenece a ciertos fotógrafos que con ya mucha carrera de por medio diseñan esta célebre portada.

Emmanuel El Chivo Lubezki, tiene el ojo millonario, el hueso colorado, y pudo captar para orgullo de todos nosotros a la única mexicana del set, la actriz oaxaqueña Yalitza Aparicio que integra la lista de nominadas como Mejor Actriz junto a Glenn Close (The Wife), Lady Gaga (A Star is Born), Olivia Colman (The Favorite) y Melissa McCarthy Can You Ever Forgive Me?, anunció la Academia de Hollywood.

Recuerdo muy bien esas otras películas de impacto que le han ayudado a  Lubesky a ser ganador de tres estatuillas de los premios de la academia, Gravity, Birdman y The Revenant; las recuerdo por su valentía para enfrentar las dificultades del lenguaje cinematográfico. Sus inicios tampoco fueron sencillos, guardó en su memoria fallidas muestras de luz, efectos visuales y terrosas escenas de sus otras producciones, todas mexicanas, incluso trabajó en un programa llamado La hora marcada en el que compartió créditos con Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.

En mi niñez crecí con un susurro de películas que me llamaban la atención no sólo por la historia sino por la paleta de colores que cruzaban entre toma y toma, y una de las más entrañables es La princesita, gracias a que colaboró en esa producción con Alfonso Cuarón, Lubezki proyectó un buen resultado entre paisajes cenizos y dorados.

Fieles a la imagen que este genio nos propone, podemos hacer rimar muchas propuestas más, y así, en cadena apreciar la tan bien cuidada fotografía dentro de sus películas.