EL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

Views: 440

Llegó a los canales de televisión de paga HBO una cinta documental sobre dos testimonios de abuso sexual del rey del pop, Michael Jackson, vi las noticias e intenté ver la cinta, producida por Dan Reed, no quise dejar de lado todas estas teorías sobre un personaje, que en lo particular, forma parte de mi vida, crecí girando en la alfombra un baile parecido al de Smooth Criminal, pedí de cumpleaños, a mis 16 años, una edición dorada del álbum Thriller y conseguí ver un espectáculo del Cirque du soleil ONE en el Mandalay Bay de Las Vegas, y ahí estaba yo, maravillada por ver recreados escenarios y pasos de la leyenda del siglo XX y hasta del XXI, sin duda un parteaguas de referencias artísticas, incluso los movimientos de distintos rincones del arte participaron de la fiebre de Jackson, al surrealismo pop, el pop art y hasta la fotografía de La Chapelle, desde un Andy Warhol que inmortalizó en 1984, un lienzo del rey del pop, de 30 pulgadas de alto por 26 de ancho (76 por 66 centímetros) y que fue portada de la revista Time.

Así, de lejos, llegaba la figura del artista pop, que se vio envuelto en escándalos relacionados con abuso sexual a menores de edad, a pesar y encima de ellos, el arte por su parte dejó que la huella de la gran figura de la música generara millones de dólares en exposiciones a lo largo del mundo. Artistas como Mark Ryden, el famoso creador de la portada del álbum Dangerous, la obra de 1991 con más de 32 millones de copias vendidas lo que lo hace uno de los álbumes más vendidos de la historia o el Equestrian Portrait of King Philip II de Kehinde Wiley en 2010, que desdibujaba el famoso retrato de Diego Velázquez y se basaba en la icónica figura de Jackson.

Eso es lo que no acaba de entender el mundo, el hecho de que, por años, idolatramos y pusimos en un pedestal el indudable talento de un artista, esto no podía ocurrir sin si quiera tocar el lado oscuro del hombre, su semejanza con el resto de los humanos, los errores, las cicatrices sociales, el mal uso del poder y el dinero para torturar mentes y cuerpos desde lo alto de la fama.

Pensar en que estaciones de radio dejaran de transmitir sus canciones, o que espectáculos dedicados a él, no existan por miedo a reacciones la gente, seguidores, en el mundo sólo llegamos a conocer la fastuosa parte que quisimos ver, el lado dorado de la moneda, ¿Por qué?, es simple, porque su talento, su indudable don para producir, para componer y para dirigir su propia carrera generando música que hablando no nada más de paz y amor, sino de crear un mundo mejor, de reconocer la igualdad como estandarte humano, fue así que nos maravillamos, y aunque nos cuesta trabajo aceptar esa parte cruda del cuento, está ahí, latente y cada vez más descubierta.

Michael Jackson falleció el 25 de junio de 2009, a los 50 años, por una sobredosis de medicamentos mientras preparaba una serie de conciertos en Londres con los que planeaba su regreso a los escenarios, y es la fecha que su figura sigue siendo analizada y puesta en exposición a los ojos del mundo y para muestra, un botón