+ El Porrismo Asoma por los Pasillos y las Aulas de la UAEMéx

Views: 1383

La frase

Ayer fue Domingo de Ramos. Felicité a Eduardo Ramos, Sergio Ramos, Angel Ramos, Ricardo Ramos y  al polémico Jorge Ramos.

¿O qué, esos son otros ramos?

 

EL DETALLE: Desde hoy y solamente en las avenidas Morelos y en Juárez, el transporte urbano deberá circular en un solo carril, del lado izquierdo.

El informe del Ayuntamiento no señala izquierdo de qué forma. Ejemplo, la circulación sobre Juárez es de norte a sur, si en ese sentido se toma la izquierda, es decir viendo hacia el sur,entonces la circulación cambiará por completo, porque los autobuses irán del lado contrario al que van actualmente que es el derecho y sus puertas están orientadas hacia ese lugar.

Caso contrario, si la izquierda se toma viendo hacia el norte. Es lo que no se especifica e igual pasaría en Morelos, si se toma de oriente a poniente y no a la inversa.

CON CESAR CAMACHO: En la Clausura del Congreso Internacional de Derecho Municipal, en el Colegio Mexiquense, su presidente, César Camacho Quiroz habló en la clausura y dijo, entre otras cosas importantes, lo siguiente: No solo es un asunto pertinente, conveniente, yo agrego: es un asunto urgente. No solo hay, diríamos, sentido de oportunidad, aprovechando la conmemoración, la efeméride, sino está suficientemente explorado que aquí, desde el ámbito político, financiero, desde el punto de vista incluso cultural, en su más amplia acepción, este debe ser el tiempo de municipio mexicano.

Por eso, le quiero pedir a quienes participaron en las conferencias, en las ponencias, que no perdamos contacto. Vamos a intentar un ejercicio para extraer las propuestas centrales y recoger esta especie de reto ciudadano, de reto contemporáneo, de recoger el guante que, con maestría, ha dejado Ignacio Pichardo sobre la mesa, porque es importante impulsar, con ambición positiva, reformas constitucionales, reformas al marco legal, es decir, a la legislación que le sigue en jerarquía normativa.

Pero es importante sugerirle a los municipios de México echar mano de facultades con las que ahora mismo ya cuentan; es decir, para las que no se requieren ni cambio constitucional ni cambio legal. Se requiere audacia, se requieren arrestos, se requiere voluntad política, de la que se habló tanto, y pericia, se requiere conocimiento y se requiere compromiso.

Yo estoy seguro de que este es un tema que encontrará respaldo ciudadano, porque es en este ámbito de gobierno donde el ciudadano es verdaderamente el protagonista. Por eso, me parece que en un clima de respeto institucional y personal, sin que nadie se pretenda erigir oficiosamente en el conductor del proyecto, tenemos que asumir el compromiso de que, desde el mundo académico, sin filias ni fobias partidarias ni políticas, podamos hacer del mundo académico, de investigadores, de profesores, de estudiantes, una caja de resonancia que le proponga a las estructuras del poder, del gobierno, propuestas que, de suyo, sean tan fuertes, tan convincentes, tan evidentemente buenas para los ciudadanos, que no haya manera de evadir cuando menos la discusión.

Doy un dato para terminar, porque he recibido muchas preguntas sobre lo que diré. No obstante que las ponencias, tal como las escuchamos, estarán ya a la disposición de todos, vamos a hacer un libro, o mejor dicho, una obra, que puede ser de varios libros, en donde los conferenciantes, los ponentes pueden abundar en la cosas que dijeron aquí. Nos consta que para prácticamente todos fueron insuficientes quince minutos, de suerte que, quizás con base en el documento que nos compartieron aquí, puedan hacer algo mucho más amplio, algo que haga de este un gran libro, el libro de los quinientos años del municipio que marque pauta; no solo que rica y prolijamente se refiera a la historia, que por supuesto nos enorgullece, sino la parte más esperanzadora es la que nos va a plantear opciones de futuro, y yo agregaría: una visión de Estado, una visión que no sea de régimen, una visión no cortoplacista, no de trienios, no de sexenios, no con cara de partidos, sino una visión profundamente mexicana, una visión convergente e invitadora para que todos estemos dentro.

Y es que se trató de un evento con maestría, con conocimiento, hay que recordar que César Camacho fue alcalde de Metepec, que otros han tenido experiencias cercanas y esto hace suponer que se puede hacer mucho por el municipio. Ojalá así sea.

 

ESPEJISMO: Diría que no, en el caso del Deportivo Toluca, aunque no repitió la actuación que tuvo ante el Monterrey.

Primero, porque esta vez La Volpe tuvo enfrente a un técnico que sí sabe, Víctor Manuel Vucetich que le jugó casi con el mismo sistema de 5-3-2 y lo contrarrestó.

A eso hay que añadir que Pardo no estuvo tan acertado como ante el Monterrey. Que no contó con los servicios de William da Silva, quien fue castigado por acumulación de tarjetas.

Que el Toluca se quedó con 10 hombres desde el minuto 60, por la expulsión de Richard Ruiz  y que ahí se acabo toda opción, porque hubo más preocupación por no perder que por ganar.

Toluca tuvo varias opciones de gol, pero o no las aprovechó o de plano las atajo el portero Gil Alcalá. Que Talavera estuvo fino y bien colocado y atajó dos o tres obuses con etiqueta de gol.

Que La Volpe tardó demasiado en sustituir a Gigliotti por Canelo, porque hubiese ganado en movilidad y velocidad ante la zaga de los Gallos.

Que el “Quick” Mendoza ya no va a ofrecer más, simplemente sus mejores días terminaron, un cumplió la función para la cual fue incluido.

Lo dicho, Santiago García es mucho mejor al ataque que a la defensiva, por poco y casca un golazo con el tremendo disparó que mandó de zurda.

Que la calificación se ve lejana, pero aún no perdida porque en primer lugar falta que el Toluca gane sus tres compromisos restantes y que los demás pierdan, cosa que puede suceder, de acuerdo a como está el futbol mexicano.

El Porrismo Asoma por los Pasillos y las Aulas de la UAEMéx

El porrismo incontenible de la Escuela Normal de Tenería, que agrede, secuestra, roba y comete todo tipo de delitos impunemente en el territorio del Estado de México, parece no ser suficiente lección para evitar que ahora asome y amenace por los pasillos y las aulas de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Por cierto, ¿Qué es lo que mantiene a una escuela así, que no de normalistas, sino de “anormalistas”, en territorio mexiquense? ¿A quién beneficia? Porque no es a los alumnos de la entidad, eso es primordial, sino a venidos de otros lares del país, en donde no se puede vivir y tratan de hacer lo mismo en nuestro territorio.

Si como lo dijo en su información del jueves pasado, el gobierno estatal prefiere el diálogo, por los hechos, el diálogo no ha funcionado o no han funcionado quienes han ido a dialogar con los rijosos. Y si es una escuela Normal Federal, pues para evitar enfrentamientos y más daños, hay que endosársela al gobierno federal y que se la lleve a otro lado, así como desapareció AMLO las Islas Marías para efectos penitenciarios.

Los fósiles y herederos del porrismo universitario de los años 60, 70 y 80 que provocaron lesionados, muertos, daños materiales y atraso académico en las generaciones preparatorianas y universitarias de esas décadas, pretenden reeditar las prácticas violentas de quienes buscan refugio en los campus educativos para convertirlos en nidos de drogadicción y agresiones, escudándose en la autonomía universitaria.

Aún deambulan por las calles de la capital mexiquense y del territorio estatal las víctimas de ese porrismo estudiantil que les truncó los sueños, las metas y las posibilidades de concluir una carrera universitaria que les permitiera contar con mejores herramientas para abrirse paso en la vida.

Los manipuladores no han podido en las siguientes cuatro décadas envolver a los estudiantes mexiquenses en las prácticas porriles a pesar de sus persistentes intentos, pero ahora se han colado a la Legislatura del Estado de México, bajo la bandera del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y de la Cuarta Transformación, y vuelven con más furia con sus tácticas porriles al interior de los muros universitarios.

Durante las últimas cuatro décadas en que la UAEMéx ha mantenido a raya al porrismo, la máxima casa de estudios del Estado de México ha crecido sustancialmente en todos los rincones de la entidad llevando educación de excelencia a la juventud mexiquense, misma que también desde las aulas académicas ha alcanzado logros nacionales e internacionales sobresalientes, colocándose en sitiales de honor en la competencia latinoamericana de la especialidad, con el esfuerzo de estudiantes, académicos e investigadores.

Una universidad es para eso, ser la cuna del saber, de la enseñanza, no de las malas artes, de la flojera y del porrismo.

Lamentable que ningún directivo, empezando por Maurilio Hernández, haya estado en la recepción de la propuesta que llevaba el rector Alfredo Barrera Baca. Eso significó un desdén, no tanto a la persona misma, sino a la institución que representó en ese momento.

Y me extraña de Maurilio, quien al día siguiente salió a pontificar tratando de regañar al rector, cuando él había consumado la majadería Hay que recordarle que lo cortés no quita lo valiente. Por qué sí recibió el informe del gobierno estatal, aunque no lo llevó el gobernador.

Con el pretexto de una nueva ley universitaria, los promotores del porrismo amenazaron ya la seguridad del Rector universitario y amedrentan a los estudiantes para sumarse a las tácticas violentas, los paros, las huelgas, los pases automáticos, la permanencia indefinida en las matrículas escolares, el atraso académico, el control de espacios administrativos y docentes para “premiar” a sus secuaces con dádivas, en lugar de educación de calidad para triunfar en la vida.

Afortunadamente la sociedad mexiquense está reaccionando con toda decisión a favor de la defensa de la autonomía universitaria y de los auténticos estudiantes, maestros, trabajadores e investigadores, a quienes exclusivamente corresponde la conducción de la institución estudiantil por la vía responsable y profesional en favor de las nuevas generaciones de mexiquenses, ¿no le parece a usted, estimado lector?