EL RESPETO: PIEDRA ANGULAR DE LAS RELACIONES.  

Views: 355

 

 

Implica marcar los límites de las posibilidades de hacer, o no hacer de cada uno y donde comienzan las posibilidades de acción de los demás.

 

Este concepto me hace recordar la regla de oro: – “Haz con los demás, todo lo que quieras que los demás hagan contigo” -. Ese es el verdadero Respeto.

 

El respeto exige un trato amable y cortes; el respeto es pilar de las relaciones humanas, de la vida en comunidad, del trabajo en equipo, de la vida conyugal, de cualquier relación interpersonal.

 

En ocasiones se confunde este valor con el miedo. Existe un dicho que establece que hay dos formas de respeto, la admiración y el miedo. No obstante, el respeto debe tomarse como un reconocimiento, hacia las personas, la naturaleza, los animales, la vida misma.

 

La posibilidad de encontrar lo mejor de todos y cada uno en lo particular, permitir que los demás vivan y actúen en consecuencia de sus propios actos.

 

Respeto a mis padres porque reconozco que su cuidado y amor para mí ha sido en lo posible con total entrega, respeto a mis hermanos y hermanas porque son mi sangre y al final del camino sé que estarán conmigo, respeto a mis amigos, pues en ellos he encontrado un corazón firme y dispuesto a verme tener éxito, respeto a quien me ha enseñado bien, procurando hacer de mí una mejor persona, respeto al fuerte y al débil, al sabio y al carente de sabiduría, respeto la vida, lo que me rodea, lo que me alimenta, lo que me deja ser libre y vivir justo, como yo deseo.

 

El Respeto me permite encontrar la sana convivencia, me hace ser mejor, me permite ser un buen vecino, un ciudadano responsable un mejor amigo.

 

Cuando respeto a los demás, a pesar de su forma de pensar, de su forma de ser o de actuar; entonces, me respeto a mí mismo y establezco un punto de partida hacia todo lo demás.