EL ROSTRO JOVEN DE MÉXICO

Views: 277

Al hablar de este grupo de la población en México, comúnmente se piensa que son privilegiados en muchos aspectos debido a la edad, sin embargo, actualmente los jóvenes en nuestro país conforman un grupo en situación de vulnerabilidad. La vulnerabilidad proviene de diversos factores y la discriminación es parte de la vida diaria.

 

Hasta el año 2015 el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), reportó que en México hay 37.5 millones de personas jóvenes entre los 12 y los 29 años (31.4% de la población nacional). 6.8 millones tienen entre 12 y 14 años, 10.8 millones entre 15 y 19, 10.7 millones entre 20 y 24 y 9.3 millones entre 25 y 29. Lo cual hace notar que la discriminación no viene del número de jóvenes que viven en el país.

 

Sin embargo, aunque es un grupo grande y se dice que en unos años aumentará, hasta la fecha existen diversos obstáculos que no permiten a los jóvenes sentirse parte de su entorno, siendo excluidos en muchas ocasiones simplemente por la edad y teniendo que participar en condiciones de desventaja.

 

Según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), hasta el año 2018 casi todos los jóvenes en el país (98.4%) saben leer y escribir, pero poco menos de la mitad de quienes tienen entre 15 y 24 años (46.1%) asisten a la escuela. Es decir, más de la mitad de los jóvenes siguen sin recibir educación o abandonan los estudios debido a la pobreza, situaciones externas como el embarazo adolescente o simplemente por decisión.

 

 

 

A su vez, las personas jóvenes tienen un bajo acceso a servicios médicos de calidad. Por ejemplo, apenas un tercio (32.3%) tiene acceso al ISSSTE, al IMSS, a los servicios de salud de PEMEX u otros similares (CONAPRED, 2018). Lo cual es impresionante, en especial porque la salud sexual es un tema prioritario durante esa edad y es necesario atenderse.

 

Muchas de las oportunidades a las que los jóvenes no acceden tienen relación con el aspecto socioeconómico, ya que presentan dificultades para terminar sus estudios y con ello obtener un empleo, así como ingresar al mundo laboral cuando no se tiene la preparación solicitada o la experiencia.

 

De acuerdo a las estadísticas, 17.5 millones de personas jóvenes (47.1% del total) están en situación de pobreza, de las cuales 13.9 millones (36.6%) viven en pobreza moderada y 3.6 millones (9.7%) en pobreza extrema (CONEVAL, 2015). Es necesario recordar que los jóvenes deben ser protegidos y apoyados para que puedan crecer plenamente, así como ser aliados estratégicos en el desarrollo del país.

 

Actualmente México se encuentra trabajando en el tema, ya que cuenta con grandes avances en temas de políticas públicas y juventud, del mismo modo la sociedad civil organizada ha generado impacto notando las necesidades que hasta la fecha continúan en la vida de los jóvenes mexicanos. Por lo cual es importante que prestemos atención desde una perspectiva de derechos humanos a todos los retos que enfrenta nuestros jóvenes.