El último día

Views: 413

Ha pasado un largo tiempo desde que exploré a este personaje. Mírenlo en el trasporte que lo lleva de regreso a casa, apenas acaba su primer semestre universitario. Se ve cansado, cuenta con algunas ojeras y viste un caliente suéter azul. A pesar de su estado físico, parece estar feliz.

 

¿Por qué no aprovechar que soy el narrador? Entremos más allá de la realidad sólida, exploremos sus pensamientos y dejemos que el tome la pluma, siendo yo el transcriptor. Interesante la situación que encontré, en fin, que el show comience:

 

“Los mejores días no se planean, podría ser este mi último día y me sentiría completo. Dos calificaciones buenas para mi promedio, ping pong casi gran parte del día y aunque pise una pelota no hubo consecuencia alguna. Pero lo mejor del día fue ella, simplemente ella y me siento tan bien, me entiende, realmente lo hace.

 

Sé que algunas veces suelo ser resentido con la gente, o simplemente me aíslo cuando algo no me parece; pero ella en el momento que hago eso, va por mí y me hace sonreír, tal y como lo hizo hoy. Supongo que conoce uno de mis grandes temores, la soledad.

 

Con ella puedo bromear y no lo toma a mal, sé que le podría tirar un poco de yogurt en su cabello y no se enojaría. Es una de las mejores amistades que he tenido en mucho tiempo, cada momento con ella es diferente a lo que solía acostumbrar, ella es un sin fin de cosas nuevas, con ella me aventuro a un nuevo mundo, a nueva música y nuevas series, a viajes en el metro fuera de la línea uno.

 

Tal vez sea porque me gusta, tal vez no; pero ella es increíble. Es la mejor con la raqueta en la mano, es graciosa, inteligente, fuerte, alguien que no tiene nada en común conmigo, y aún así podría decir que me gustaría pasar mi último día con ella; así pareció hoy, antes y después de que todos se marcharan.

 

Fin de semestre, la escuela vacía, ¿por qué no salir de la rutina y quedarme dos horas con ella? Así como pasó, mi rutina de llegar a las dos y media de la tarde a casa se vio interrumpida por una de mis mejores decisiones.

 

Nos quedamos solos buscando los libros que leerá en vacaciones y en uno de esos estantes, sentí la cosa más extraordinaria que pude sentir, su cabeza en mi hombro. Ninguna niña de las que me he enamorado había hecho eso, sin duda este podría ser mi último día.”

 

Los pensamientos del ingenuo enamorado han cesado, quedó profundamente dormido. No quisiera meterme en niveles más subjetivos como sus sueños, supongo que pueden predecirlos. Gran cosa, la cabeza de ella en su hombro ¿No les parece algo exagerado o acaso si significa algo importante?

 

Él llega a su casa y ya sobre la cama de su habitación desbloquea su teléfono, se encuentra con una notificación interesante. Abre un aplicación amarilla, ella lo ha grabado en agradecimiento y lo ha etiquetado por la crepa que le compró.

 

Ojalá fuera omnisciente para poner fin a este misterio, pero no lo soy; ¿acaso esa acción puede significar? Luego veremos si fue su último día.