El Vals

Views: 338

El día en que todo terminó, en medio de la ruina de sus corazones, ahí en el parque solitario, bajo la luz del alumbrado, se despedían en medio de un llanto eminente.

Él quiso marcharse, pero ella sujetó su brazo y le pidió bailar un vals que no existía.

Se balanceaban como dictaba el pulso de su sangre.

Se miraban y besaban tanto como la eternidad amenazante del uno sin el otro.

Respiraban vientos de felicidad e imaginaban la vida compartida.

Todo eso pensaban, pero no se lo decían.

Y al final de todo…

nada.