Enero, mes de la protección de datos personales

Views: 819

El 28 de enero de 1981 se adoptó y se abrió a firma por parte del Consejo de Europa el Convenio 108, para la protección de las personas con respecto al tratamiento automatizado de datos de carácter personal, razón por la cual, se ha instituido el 28 de enero como Día Internacional de la Protección de Datos Personales, derecho que como se ha dicho, es de origen eminentemente europeo.
Tal conmemoración se debe a la existencia de un primer instrumento jurídico vinculante en materia de protección de datos personales y a la vez, el primer frente internacional de defensa de los derechos humanos frente a las posibilidades de las tecnologías de información y comunicación, ya que si bien, en un año previo se aprobaron las Directrices de la OCDE sobre protección de la privacidad y flujos transfronterizos de datos personales, ello se debe a un asunto meramente económico.
Ello, en el entendido que los datos personales constituyen elementos fundamentales para las relaciones sociales y económicas, solamente a través de estos puede cobrar vida los vínculos entre personas, sus obligaciones y lazos como entes políticos, razón por la cual, al hablarse de las medidas para su protección resulta factible identificar dos supuestos principales: como derecho subjetivo público y como derecho fundamental, primer supuesto en el cual tienen cabida las relaciones económicas, o los tratamientos de datos personales efectuados por los particulares, a diferencia del segundo supuesto, que generalmente entraña la protección de derechos fundamentales. 
Supuestos de protección de datos que previamente a la entrada en vigor del Tratado de Lisboa se identificaban en el espacio de libertad, seguridad y justicia en el primer y tercer pilar, respectivamente, sobre fines privados y comerciales, dentro del derecho comunitario, y, dentro de la exigencia del cumplimiento de la ley en el ámbito gubernamental.
Así, la legislación sobre protección de datos personales en en ámbito europeo en materia de derechos humanos se limita al artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y el propio Convenio 108.
Por otra parte, en su vertiente como derecho subjetivo público, encontramos los artículos 7 y 8 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, la abrogada Directiva 95/46/CE sustituida por el Reglamento General de Protección de Datos; la Directiva 2002/58/CE sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas, y la Directiva (UE) 2016/680, relativa a la protección de datos personales por parte de las autoridades competentes pRa fines de prevención, investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones penales o de ejecución de sanciones penales y la libre circulación de dichos datos (esta última que requeriría un análisis particular sobre las dimensiones de protección).
Distinción que para efectos del derecho mexicano de protección de datos personales deviene bastante ilustrativo, puesto que si bien, dicho derecho se encuentra reconocido en los artículos 6 apartado A fracción II y 16 segundo párrafo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como su desarrollo legislativo en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares y la Ley General de Protección de Datos Personales en posesión de Sujetos Obligados; distinción que resulta crítica para la implementación del marco de protección y sobre el cual lamentablemente, el día de hoy se advierten una gran cantidad de errores.
Ante la gran cantidad de temas emergentes sobre tecnologías y derechos humanos, la conmemoración del día 28 de enero como Día Internacional de la Protección de Datos Personales constituye la ocasión por excelencia, para reconocer la importancia de este derecho todo el mes.
Así mismo, está simple distinción facilitada por la conmemoración dará pie a la forma de ampliar el espectro de aplicación de la protección de datos personales en el régimen mexicano, a través del Juicio de Amparo y la Convencionalidad prevista por el artículo 1 de la Constitución Federal.
Hasta la próxima.