Estado de México
20 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

ENJAMBRE

Views: 665

 

Un enjambre. Abejas que a nadie persiguen: son  mis ideas la madeja que se enreda sobre el canasto de estambres de colores. Perdí mi pluma en la desesperación y busqué algo que no me dejara perder la dirección, esa vela que se enciende en el camino.

El cristal está fracturado, a pedazos se empaña, me habla del  pasado que se congela en el día borroso; el ventanal me muestra la calle  que luce llena de niebla  sobre gotas saturadas, el día comienza antes de que el sol salga, antes de que sonara el despertador ya estaba despierta.

Un mensaje habló para que lo oyera y me impulsó a salir pronto. El frio en la espalda, pesa y se queda en pausa, frisa el corazón, solo lo calienta el saber que miraré de frente esa luz que me espera. Vuelvo, vuelvo otra vez a mirar el bosque humedecido, escucho su respiración lenta y pausada. Lo que se guarda en cada una de sus raíces.

He decidido caminar un poco apresurada, dicen que me hace bien. Es el mismo sendero el que recorro aunque el tiempo sea renovado, agudizan mis sentidos, especialmente mi vista que ya no distingue bien,  aún así, sigo viendo en la memoria el portón de tu casa, del que incontables veces entré y salí para volver con mis pasos arrastrando la ilusión de callar ese enjambre.

Salí de madrugada para aplacar el miedo de dejar tu cuerpo en  manos que lo saquearan, no sé definir la hora de partida, sentí que ya no estabas en el mismo sitio y salí casi dormida, llegué al cementerio del pueblo, sólo pude entender que no era un sueño, me apresuré a leer la tumba señalada.

En el ataúd abierto no hay nadie, ahí solo está mi imaginación,  el muerto era de sal, ese espíritu se lleva a todos los vivos en criptas de cristal que se rompen  y se desmoronan al mínimo roce. Pasan a mi lado retratos de seres que se fueron, suplican atormentados en caravanas, van y crean multitudes que ya no tienen un destino. Desfilan ante mí todas las personas que conozco, en una gran fila se adhieren aquellos que jamás he visto, tú eres el gran ausente.

De lejos, un enjambre se escucha, son mis ideas deformadas, acumuladas en el aire, en la sombra de tu figura lejana, en tu voz que me llama en la distancia, acudo corriendo, me sonríes y me das un tarro de miel, tomo tu mano y viajamos por la nubes sin un destino que nos guie.