Entrevista Mariano Rolando Andrade

Views: 1905

DE POESÍA, FUTBOL, ARGENTINA Y SU TIO ROBERTO, HABLE CON MARIANO ROLANDO ANDRADE

Estoy en el lobby del hotel San Francisco (propiedad de Alfonso García García) en la calle de Rayón. Pensé hablar de poesía, nunca de futbol y menos de Roberto Oscar Rolando, jugador argentino surgido del Independiente de Avellaneda (Diablos Rojos) y quien, en 1960 fue campeón de goleo con el Tampico, al lado de otros dos argentinos Ricardo Bonelli y Antonio Pérsico.Ese viernes 28 de septiembre, fue mi día de suerte, como muchos otros a lo largo casi de 50 años.

Le pregunto a Mariano Rolando Andrade, poeta, periodista (AFP) y sobrino de Roberto Oscar Rolando:

¿Qué representa para la literatura la Editorial Buenos Aires Poetry?

Buenos Aires Poetry es uno de los proyectos más interesantes que hay actualmente en la poesía, en la literatura argentina, primero que nada es como un medio de sí mismo, un sitio de internet muy potente, con muchos seguidores.

Ofrece contenidos gratuitos, es algo importante. Buenos Aires Poetry no depende de ninguna ayuda gubernamental ni de ningún partido políticamente, es algo generado y que se financia con el trabajo privado, sobre todo, es un trabajo que hace el poetas crítico Juan Arabia y la diseñadora encargada del Departamento de Arte y también poeta, Camila Evia, ellos dos son la cabeza de Buenos Aires Poetry, son los creadores.

Yo soy, humildemente, uno de los colaboradores y miembro del Comité Editorial, somos diez miembros del comité editorial que aportamos contenidos, ideas, traducimos poesía de diferentes lugares del mundo, pero el trabajo en sí, la cabeza es Juan Arabia y Camila Evia quienes han venido también al festival de Toluca.

¿Cómo se sostiene?

Se sostiene a través de la publicación de libros, mayormente. Tiene un sello editorial conjunto a la revista, un sello editorial con diferentes colecciones; la colección de Poesía Latinoamericana Contemporánea que es la que cada vez está teniendo más éxito, hay más escritores de América Latina que quieren participar en esa colección, por el prestigio que está generando.

Después, por supuesto, a través de los trabajos privados que realizan sus fundadores como conferencias, cursos, trabajos de diseño para otros medios, así que es un conjunto de cosas que permiten la sostenibilidad del proyecto que encabeza Juan Arabia.

¿Publicidad?

No hay ningún tipo de publicidad, eso lo repite Juan, cada vez que puede, que el problema de la publicidad es que uno termina un poco atado y en el tema artístico, el tema del arte, la libertad es importante.

¿Por qué el uso del inglés Poetry?

Juan Arabia explicó una vez que es un poco parte de las tensiones y contradicciones de la literatura latinoamericana, por un lado, la puesta de Buenos Aires Poetry es clara, de América Latina hasta cualquiera que entre al sitio va a ver la inmensa cantidad de poetas de ésta, de México, Colombia, Perú, Venezuela, Cuba, Chile, Brasil, que son publicados en la revista, pero siempre ha existido como ocurre aquí, en México, esa atención con lo extranjero.

Con Estados Unidos, con Europa, con las literaturas dominantes por llamarlas de algún modo y en Argentina, siempre ha estado históricamente en la literatura presente eso, con Jorge Luis BorgesJulio Cortázar, quien se cría en Argentina, pero después se va a vivir a Francia.

Creo que es una atención que está siempre en el corazón de la poesía y la literatura.

Me acordé de The Buenos Aires Affair de Manuel Puig.

Manuel Puig ¡por supuesto!, murió en Cuernavaca. En su época, tuvo que exiliarse; un poco por su condición homosexual, tuvo que exiliarse de Argentina y él no quería regresar, fue muy feliz en México donde murió bastante joven, lamentablemente, en la ciudad de Cuernavaca.

Durante la entrevista.

¿Qué autores comparten la antología en Buenos Aires no duerme?

Buenos Aires no duerme, fue un proyecto de principios de los 90 donde se eligieron, en aquel momento, a muchos autores jóvenes, no recuerdo tanto los nombres, pero sí te puedo mencionar algunos de los poetas que participan actualmente en el proyecto de Buenos Aires, como Adalberto Salas, un venezolano radicado en Nueva York, donde está realizando su doctorado.

Víctor Rodríguez Núñez, un poeta cubano, profesor universitario en Estados Unidos; también Víctor Pinto, poeta venezolano, también hay un grupo de poetas de toda América Latina quizá tienen diferentes perspectivas a la hora de abordar la poesía.

También tenemos puntos en común, creo que eso es lo que hay que tratar de resaltar y aprovechar, porque para divisiones ya tenemos muchas, es interesante tratar de encontrar los puntos en común.

¿A 14 años de distancia, cómo observas tu texto 20 años sin Cortázar?

Aquel texto en realidad lo había escrito bastante antes, quizá tres o cuatro años antes que fuese publicado, fue publicado para el 20 aniversario de Cortázar en el 2004, en un trabajo conjunto de la revista Careta de España,  con la Universidad de Cádiz donde he abierto una serie de trabajos concernientes a Julio Cortázar y aquel texto lo recuerdo con mucho cariño, porque es un viaje imaginario de la muerte que llega a París a buscar a Cortázar.

La muerte, en ese pequeño relato, de tres, cuatro páginas, a la muerte la confunden y le dan mal la dirección, entonces va a buscar a Cortázar donde no está.

La muerte es muy sabia y mucho más viva que nosotros, por supuesto lo termina encontrando, es un texto que recuerdo con mucho cariño, aparte, por el afecto que tenemos argentinos con Julio Cortázar.

¿Lo conociste?

No, no tuve la suerte de conocerlo, yo soy del 73, Cortázar falleció en el 84, yo era muy pequeño, Cortázar ya vivía en Francia, hizo un pequeño viaje a Argentina con el regreso de la democracia del 83, yo tenía 10 años, era muy pequeño.

Lo conocí, lo entrevisté, en un mismo día; a la una de la tarde, a Mario Vargas Llosa; a las tres de la tarde, a Julio Cortázar, él vino a juzgar los Crímenes de Pinochet a un hotel que se cayó con el temblor del 85; a las seis de la tarde, a Gabriel García Márquez y a las ocho de la noche a Carlos Fuentes.

Has hecho en mediodía, lo que la mayoría de los periodistas les lleva toda una vida y no pueden, incluso los escritores, la mayoría, no tienen oportunidad de conocer quizá cuatro de los más grandes escritores latinoamericanos de siglo XX, un poco de la literatura latinoamericana en general.

Así que felicitaciones, una sana envidia de mi parte.

Conoces el restaurante London City de Buenos Aires, en Mayo y Perú.

Estaba hace poco tomando un café con un amigo escritor, siempre se acerca algún extranjero acompañado por un argentino y dicen, éste era el café donde venía Cortázar y se sientan a tomar un café o comer algo.

¿Todavía es de 25 el café?

Por 50 pesos, hemos tenido una devaluación en Argentina, acompañado de una inflación muy fuerte. Imagínate se ha duplicado el precio del dólar, antes estábamos a la par con el peso mexicano y ahora el peso mexicano es igual a dos pesos argentinos, en unos pocos meses, así que, la situación allá es lamentablemente muy difícil.

Le hacía una broma a un amigo que tengo allá que se dedicaba al cambio de dólares en Perú y Florida, en la época en que costaba 25, yo me tomaba el café en 25 y él estaba en la barra espectacular, se lo cobraban a 15, por eso estaba en la barra, le decía vente a tomar uno de 25.

Parado. Hay una tradición, en Francia también, en la barra uno paga el café o la copa más barata, porque no está al servicio de mesa, pero sí, la situación está muy complicada creo que el café que me tomé el otro día, me costó 50 pesos, subió mucho.

¿Por qué saltas de la poesía al cuento?

En realidad tomo la literatura en su conjunto, he escrito una pequeña novela se llama Los viajes de Rimbaud, es una novela corta, con mucha intensidad, es un poco lo que se requiere en la poesía en prosa.

La novela tiene ya tiene otro ritmo, y estos últimos tiempos, después de bastante años de estar escribiendo cuentos, crónicas, sentí la necesidad de volver a la poesía, un poco, recuperar el valor de la palabra, que a veces está tan desgastado y manoseado, hoy en día, con las redes y con este aluvión que tenemos de información, volver a prestar atención en cada palabra que uno utiliza.

Por supuesto, la música, el ritmo y lo que significa un poco las emociones que es lo que nos da la poesía.

¿Está retomando auge la poesía o nunca lo perdió?

Hay discusiones al respecto, hay gente que dice que está tomando auge ahora, en Buenos Aires hay mucho movimiento poético, diferentes grupos que tienen un tipo de enfoque sobre ella, otros que tienen un enfoque diferente, veo mucho movimiento, quizás esta mayor visibilidad tiene que ver con las redes sociales, a pesar de las críticas que uno les hace, creo que para ciertos géneros como la poesía, las redes sociales han dado más visibilidad.

También han conectado a los poetas entre sí, antes, quizá era más difícil por ejemplo de México y Argentina estar en contacto, quizá estaban en contacto los grandes poetas, viajaban a festivales o invitaciones a conferencias, pero para los poetas que estaban iniciando ya era más difícil, uno dependía de su entorno, de su red, en su propia ciudad.

En cambio, ahora, este auge por llamarlo de algún modo, tiene que ver un poco con esa mayor facilidad para entrar en contacto con otros poetas y también para acceder al material, eso es fundamental y lo que veo en México es un auge de la poesía. que no deja de ser un poco de nicho, un Best Seller de una antología poética o de un poemario, muy difíciles.

Creo que se logra o se está logrando que la gente que le tenía un poco de miedo a la poesía; la poesía, no entiendo, complicado, tiene muchas capas, pero es importante que tenga una capa a la cual pueda acceder la mayor parte de la gente, que toque su corazón, la poesía también es eso.

¿Qué te parece este ejercicio que se hace en  Toluca?

La verdad estoy muy contento y agradecido de estar en este Festival, he estado en dos o tres festivales, creo que éste, es el primero que estoy en el extranjero, he tenido lecturas en Madrid, en París, en diferentes ciudades de Argentina, pero este es el primer Festival que participo en el extranjero.

Es un ejercicio muy bueno, por un lado, para la ciudad que lo recibe, porque lo que te estaba diciendo, mucha gente que no tiene acceso a la poesía, por lo menos tiene una puerta abierta para empezar a ver de qué trata, y para darse un respiro en la vida cotidiana que es tan difícil y dura.

Para los poetas, es una forma de conocer a otros poetas del mundo y compartir; para nosotros que llegamos a México, soy latinoamericano quizá conozco más la cultura mexicana, para los poetas que vienen de otros, de Jordania, de Irán, de República Checa, de Líbano, para esos poetas es una gran experiencia de descubrir lo profundo de todo el bagaje de la cultura mexicana y siempre se van a llevar algo de todo esto para sus países.

Es algo que termina beneficiando a México en el sentido de, es una forma más, de difundir la cultura mexicana alrededor del mundo.

Ganaste un premio Juan Rulfo, ¿cuál es su opinión sobre este autor?

Juan Rulfo es uno de los grandes autores latinoamericanos que leímos en Argentina lo leemos en la escuela secundaria, forma parte de la biografía que tenemos de literatura hispanoamericana.

A partir de los 15, 17 años, Octavio Paz, Juan Rulfo, Carlos Fuentes son escritores que han trascendido en las barreras idiomáticas, son conocidos en todo el mundo y forman parte de nuestro bagaje cultural.

¿Por qué le vas al Independiente?

Porque mi padre era hincha de Independiente, no sé cómo es en México, pero en Argentina ha de ser igual, como en casi todos lados, hay una tradición, salvo que uno se rebele, sigue los colores de su padre, se va transmitiendo de generación en generación.

Mira qué curioso, de pequeño era del Boca Juniors, es una historia graciosa, porque mi padrino era del Boca Juniors, cuando era pequeño, 3, 4 años, uno no entiende mucho de futbol a esa edad, mi padrino me compró una casaca del Boca, tengo una foto con la casaca, porque él quería, era una forma de desafiar a mi padre, de hecho mi padre lo había nombrado mi padrino porque era su mejor amigo.

Entonces como que le hacía la broma de que iba a salir hincha de ese equipo, mi padre nunca decía nada, mi padrino nunca me llevó al estadio y mi padre un día me dijo vamos a ver a Independiente, un partido contra un equipo, un partido menor, una noche de verano contra un equipo de la provincia de Córdoba, fijos a la tribuna visitante porque era más barato si vas a la tribuna local en esa época tenías que pagar la entrada general y un bono.

Nosotros, familia humilde, y como en la tribuna visitante no había nadie, porque el otro equipo, como era de Córdoba, no venía casi nadie, fuimos a la tribuna, y me hice hincha Independiente, fui al estadio con mi padre, creo que tenía cinco años y a partir de ahí, me hice hincha.

Estadio del Independiente.

¿Qué te hizo o qué te convenció de Independiente?

Creo que no te convence nada más que una cosa genuina de amor con tu padre, de la emoción de un estadio, de ser pequeño llegar a donde está toda esa gente cantando, gritando los goles, cómo se emociona, uno a esa edad no entiende el partido, no tengo ni un recuerdo, sé que Independiente lo ganó 3 a 1, pero si me preguntas cómo fueron los goles, quiénes los hicieron, no lo recuerdo.

Después a los seis años fui a ver otro partido, una final que me llevó mi padre, ahí sí tengo un recuerdo más vivo, una final de un campeonato nacional contra River Plate con dos goles de Ricardo Bochini quien es como el gran dios para Independiente, porque es un jugador que hizo toda su carrera en el mismo club y ganó todo con ellos.

Creo que lo que a uno lo mueve es ese impacto, de ir al estadio, ver esa gente que está sintiendo lo mismo que tú, esa emoción fuerte.

Tuvo que ver el color.

No creo que el color rojo haya tenido que ver, es una suerte de rito iniciático que tu padre te lleve al estadio, ir a ir, sales muy temprano de casa, casi siempre que llegas al estadio comes afuera, está la gente con las banderas, cornetas, bueno como en México es muy bulliciosa, es como una cosa religiosa.

Entras al estadio y salen los equipos, en aquella época se arrojaban papelitos, ahora se arrojan, pero en aquella época era mucho más.

Te daban bolsas de hojas cortadas cuando salía tu equipo los arrojabas, era una nube de papelitos y cintas, era una cosa que uno se quedaba impresionado a esa edad, uno es pequeño, era muy emocionante.

Sigue estando el estadio en Avellaneda.

El estadio sigue estando, lo han reformado es un estadio nuevo, se llama Libertadores de América, tenía la doble visera, era un techado que tenía la tribuna local Independiente y una parte de la platea.

En es arco de la doble visera donde se dice que pasaban los milagros, Independiente tenía los partidos apretados y los rivales en la doble visera sentían la presión y terminaban cediendo.

Son como cuatro pilares en cada esquina.

Ahora tiene cuatro pilares, cuatro torres, quedó bonito, estaba muy viejo el anterior. Las cuatro torres, es nuevo.

Creo que empezaron hará unos 10 años y gran parte de la construcción del nuevo estadio se hizo con la venta del Sergio Agüero, el Kun, cuando se fue al Atlético de Madrid, que fue, en aquel momento, tuvo que ser antes, creo que el Kun Agüero se fue en 2005, 2006 que fue la venta más grande del futbol argentino, en aquel momento, se vendió por una fortuna, tenía 16, 17 años

Pregunto, porque el estadio de Toluca que son Diablos Rojos, también es rojo, tiene sus cuatro pilares y es del año pasado.

Estadio Nemesio Diez.

Quizá, Independiente tomó la idea de algún estadio de otro lugar.

El de Sampdoria es viejo, tenía los cuatro pilares, era un estadio pequeño, pero muy bonito, recuerdo cuando fue Ruud Gullit, cuando después del Milán pasa a la Sampdoria, me acuerdo que veía partidos y esa cancha con las cuatro torres como le decimos en Argentina.

Estadio del Sampdoria de Italia.

No sé bien de dónde viene el proyecto del campo del estadio de Independiente, fue muy triste dejar el anterior, porque siempre hay un apego, doble visera.

Se les caían las lágrimas, creo que algunos fueron por un trozo de cemento para la casa del recuerdo del argentino.

¿Sigue la rivalidad con Racing?

Sí. Racing es siempre, es hermano rival, imagínate que el estadio de Independiente es para 50 mil personas, el anterior era más grande, éste, es mucho más pequeño, pero es más funcional, creo que tiene acceso para 45, 50 mil personas.

A 200 metros está el de Racing, que es más grande, pero es antiguo y tiene capacidad para 60 mil personas, imagínate que está a dos cuadras de diferencia, es como si aquí estuviera el estadio de Independiente y tú caminas hasta Los portales y tienes el estadio de Racing.

Imagínate lo que es la convivencia, por eso siempre cuando Independiente juega de local, Racing de visitante, los dos juntos no porque el futbol argentino es tan violento que puede resultar peligroso.

No hay envidia con la película de El secreto de tus ojos, que ahí mencionan al Racing.

La gran filmación pasa a la cancha Huracán, esa imagen excelente que muestra que está hecha con un dron o con una cámara que baja y se ve el partido y van hasta la tribuna donde está la persona.

Forma parte del folklore del futbol, creo que en México es lo mismo, las cargadas, después hay gente que se lo toma más en serio, no soy tan así, me puedo poblar en un partido, me pongo nervioso, a veces uno puede decir cosas inapropiadas, porque está en el fulgor, pero siempre hay que tener presente que se trata de un juego, un deporte que el que está al lado es tan hincha como tú, uno guarda los recuerdos de su campeonato, de sus grandes victorias y el otro tiene lo mismo.

Es como los padres de uno, tiene sus mismos sentimientos.

En Argentina con eso de la violencia el futbol se ha vuelto un problema.

Cuando era pequeño iba a la cancha de Racing a ver a Independiente, sin problema, tomaba el transporte público llegaba caminando, sacaba mi boleto y llegaba a la tribuna de Independiente a ver el partido con Racing y me pasaba lo mismo con Boca, iba a la Bombonera en el barrio de la Boca, pues siempre es un poco peligroso de noche.

Me iba en el transporte público con mis amigos y sacaba mi boleto y me iba arriba a la pequeña tribuna que nos daban para los hinchas visitantes y eso ahora ya no se puede hacer en Argentina, de hecho están empezando unos partidos a que pueda ir el público visitante.

Pero hace algunos años que en Argentina los partidos va solamente el público local y eso a mí me parece tristísimo, cuando era muy joven me gustaba mucho y nos íbamos a la cancha de Boca y teníamos que salirnos temprano.

Podría haber un cántico ofensivo, pero no al nivel de violencia que se fue llegando y eso también creo por una cosa de devolver las cosas de vida o muerte.

Con lo feo que está el mundo, el futbol es algo que se puede disfrutar.

¿Cómo le va al equipo ahora con Moyano?

Sabes que hemos tenido un descenso que ha sido un golpe muy duro, porque Independiente, los grandes son cinco Boca, River, Independiente, Racing, San Lorenzo, Huracán que es un poco el rival de San Lorenzo, no ha ganado tanto, entonces no se le considera en ese grupo de los grandes.

De los grandes fueron descendiendo varios equipos a segunda división, San Lorenzo fue el primero, después Racing y en un lapso quedaban Independiente, Boca y River.

River descendió y sólo Independiente y Boca, los únicos que nunca habían descendido a la Segunda División.

Hace unos años Independiente descendió después de muchos manejos, años y años de los clubes y fue realmente muy duro.

Te digo que alguna lágrima se me cayó, estaba viviendo en Nueva York en ese momento veía los partidos en la computadora, una lágrima se me cayó esa tarde que terminó descendiendo, era una crónica de una muerte anunciada cuando llega el instante de la muerte, fue un golpazo.

Después costó mucho, logró ascender al año siguiente, pero con mucha dificultad, terminó jugando un partido de desempate, porque había igualado el tercer puesto, eran tres los que ascendían, fue realmente terrible.

Ahí llegó Moyano, hubo un par de directores técnicos muy buenos, pero que tuvieron mala suerte, hasta que llegó Ariel Holan quien es técnico que viene del hockey.

Hace unos cuantos años empezó a dedicarse al futbol y a partir de ahí se armó un proyecto muy bonito, de hecho Independiente hoy por hoy es uno de los equipos que mejor futbol juega, eso lo va a reconocer cualquier argentino que le guste el futbol.

Independiente juega bien al futbol, después se gana o se pierde, pero tiene una idea ofensiva, busca el arco de enfrente, que es un poco lo que siempre ha tenido el paladar negro, como le decían a los hinchas independientes.

Le decían, los hinchas independientes no quieren ganar de cualquier manera, quieren ganar jugando bien, siempre hay una escuela al pie de toque, de tratar de jugar lindo al futbol.

Con Ariel Holan quien es hincha de Independiente, él cuenta que su padre de pequeño lo llevaba a ver las final en los años 70, entonces tiene muy adentro la cosa del hincha Independiente, de la mística roja.

Con él, se ha recuperado, de hecho el año pasado ganó Independiente la Copa Sudamericana después de muchos años sin ganar un título internacional.

La Copa Sudamericana que se juega allá, está ganando relieve, porque te permite ganar varios torneos, es un poco como la UEFA Ligue en Europa.

De hecho la final se la ganó el Flamengo en el Maracaná, fue una final bonita, no fue con un equipo desconocido, fue un partido contra el Flamengo en el Maracaná, la vuelta olímpica allá no muchos equipos se la han dado.

Ahora está en los cuartos de la Copa Libertadores, en el torneo local está bien, ganó hace poco una copa en Japón, a la cual tuvo acceso a partir de esta Copa Sudamericana, está como en un proceso de reconstrucción y esperemos que continúe.

¿Viste jugar a Bruno Marioni?

Sí. el otro día me recordaba, estaba hablando con tu hermano, de Bruno Marioni, creo que ganó una Copa Sudamericana, que en esa época se llamaba Recopa, me parece fue en el año 95 la ganó.

Recordaba que a Marioni le fue muy bien en el futbol mexicano, era un toro impresionante, con una fuerza que arrastraba y aparte era como un convencido del gol, eran como estos jugadores que iban a buscar la pelota y decían es que no vas a llegar, no va a ser gol y él tenía ese tesón de ir a buscar, esa voluntad de ir a buscarlo que parecía perdido y a veces sacaba agua de las piedras, porque conseguía goles.

Decías esto no va a llegar a ningún lado, así que Marioni dejó muy buenos recuerdos los años que estuvo en el Independiente, lo recuerdo con mucho cariño.

Jugó aquí en el Toluca, fue campeón de goleo.

Sí, por eso te digo que lo seguí, un partido que ganaron 7 a 0 a Tigres, él hizo cuatro goles.

Un jugador que creo en los clubes por donde pasó dejó muy buen recuerdo, Bruno Marioni.

Tenía una reacción en corto y una fuerza que cuando los defensores lo venían a molestar, era un jugador muy difícil de bajar.

Muy bueno a pesar de que no era muy alto, era muy bueno en el juego aéreo, era muy buen cabeceador, y no era un delantero particularmente alto.

No te ha inspirado nada escribir de futbol.

Tengo algunos cuentos de futbol, he escrito de Independiente vinculados, esta historia que te contaba de cómo me hice hincha, habiendo sido de Boca, es difícil que uno cambie de club.

Con el primer club que agarras ya sigue.

Entonces tengo una historia novelada bastante linda sobre esa, en la cual aparece Ricardo Bochini.

Después tengo otra historia sobre un tío de mi papá, que jugó en Independiente y en Boca, Roberto Rolando que era un centro delantero, tuvo una etapa de gloria, una vez creo que Boca le ganó a River, en la cancha de River, él convirtió uno de los goles, te estoy hablando de los años 50; Roberto Rolando estuvo en México, en Tampico y en otros clubes.

El cuento se llama Roberto Rolando centro delantero prófugo, porque él empezó en Independiente, después pasó a Boca y luego empezó una carrera por toda América Latina jugando uno o dos años en diferentes equipos.

Estuvo en Colombia, en México, estuve rastreando un poco de internet un poco su carrera, fue goleador en un año, creo que en los 60.

Estuvo en Tampico, Roberto Rolando, también Pérsico.

Es lo que más encontré y después él termina ahí, como muchos jugadores, por ejemplo desapareciendo en las nubes del pasado, de los recuerdos futbolísticos.

Se me dio por escribir un cuento epistolar con mi padre, en el cual yo fui el que hice toda la búsqueda, mi padre me envía cartas vivía en aquella época de Bruselas, en las Bruselas donde nació Cortázar.

Mi padre me va contando la historia de este único futbolista que tuvimos en la familia que fue famoso y cómo él, intentó seguirle el rastro en una época donde no era con internet.

Tengo dos o tres cuentos más. Un cuento también el día que nos fuimos al descenso, donde hago una comparación con lo que sintió Osvaldo Soriano, un escritor argentino, que estudió mucho sobre futbol, era muy fanático de San Lorenzo.

Soriano vivía en París, cuando descendió San Lorenzo en 1982, en esa época para enterarte cómo había salido tu equipo no era de meterte a internet y lo sabes, tenías que llamar por teléfono a Buenos Aires y no era fácil.

Soriano llamaba todos los domingos en la noche al diario Clarín, porque él había trabajado de periodista para ver cómo había salido San Lorenzo, había un teléfono que era famoso en el barrio latino, un teléfono que quedaba trabado y todos los latinoamericanos hacían cola y se iban a llamar a la familia los domingos, porque ponían una moneda y quedaba trabado, no sé cómo era la historia, no sé si es mito o realidad.

Osvaldo hacía eso todos los domingos, claro San Lorenzo había caído cosas peores, sabía cómo estaba chunga la cosa y a últimas fechas efectivamente San Lorenzo desciende.

Imagínate Soriano va ahí, la tensión, porque era un fanático del futbol y llama por teléfono a su amigo del diario Clarín y le pregunta, no sé si era Eduardo Bandercoi, y Eduardo, qué pasó y del otro lado escucha un silencio y pasa silencio, nos fuimos a la B, si Osvaldo descendió San Lorenzo.

Un poco a partir de esa anécdota de sufrir el descenso sólo en el exterior, porque otra cosa es estar, sufrir mirando en una habitación en Nueva York, sabiendo que descendía, es otro cuento.

Son situaciones un poco emocionales y vinculadas a cosas mías o de mi familia de la historia de Independiente.

¿Se vive de la poesía?

Algunos quizá puedan vivir, pero creo que ya una vez consagrado es difícil, pero creo que hay que tener tesón, no hay que dejarse doblegar, hay que tratar de ver a la poesía todo el tiempo que uno puede.

Nadie está en la poesía para hacer dinero, para vivir de la poesía, uno está en la poesía porque la siente, porque la necesita, porque no puede hacer otra cosa.

¿Sin ser indiscretos, de qué vives?

En estos últimos años no estoy trabajando como periodista, estoy en un poco de pausa profesional, pero he hecho una carrera de periodista a la par, primero en Buenos Aires, después estos últimos 15 años con la agencia France Presse, he sido corresponsal en París, en Bruselas, en las instituciones europeas; en Nueva York en el servicio español de la agencia France Presse.

He cubierto eventos diferentes, pero he tenido la suerte de cubrir eventos deportivos como el Mundial de Brasil o Copas América, los Juegos Olímpicos.

De hecho cubrí para la AFP para el servicio en español la final de los Juegos Olímpicos de Londres donde México le ganó a Brasil 2 a 0, con el gol de Oribe Peralta que le hace los dos goles ese día, aBrasil de Neymar, porque no era un Brasil cualquiera y México le gana la final olímpica del 2012.

En Argentina llegué hasta la final, pero ahí estaba trabajando para la France Presse, ahí no estaba como hincha de Argentina sino como periodista.

¿Vives de tus rentas?

En este tiempo algunos trabajos que hago sí, que hago al margen, pero ya la renta se va acabando, así que el año que entra tal vez vuelva, porque también extraño cosas del periodismo, soy periodista, siempre lo digo, no solamente soy poeta, escritor, también traduzco y periodista.

Desde los 20, 22 años trabajo como periodista y es una profesión de la que me siento muy orgulloso, de la cual tengo muchos amigos, mucha gente, he estado en situaciones en las que de otra manera jamás hubiese estado, soy agradecido del periodismo y siempre he tratado de hacer periodismo, por suerte he trabajado en la Agencia France Presse, un periodismo realmente dedicado en informar a la gente.

Por eso cuando hablamos del periodismo es una muy buena parte de mi vida.

Agradecimiento por este tiempo que compartimos, por haberte interiorizado un poco en mi obra, por haber leído un poco sobre las cosas que hice, contento y agradecido de estar en México, en Toluca, uno hace amigos y es muy lindo eso.

Son las cosas más importantes que uno se lleva de estos viajes, porque en Argentina está Mariano Rolando Andrade, escríbele a él, que te va a ayudar y eso una de las cosas lindas que uno se lleva de esto.

Muchas gracias a ti y a todo el equipo de la página poderedomex.com y a la gente de Toluca.