Estado de México
5 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Era Javier

Views: 420

Un cuerpo totalmente pintado de plata está recostado, el calor se pierde y también la luz solar, se levanta. Parece que estamos en una obra de teatro un poco extraña, creo le llaman posdramático, pero no soy experto. Pongamos atención a ese cuerpo plateado.

¿Quién es Mercurio?

Toma la mano de sus espectadores y los conduce al escenario, con quince personas basta para iniciar. Menciona un sin fin de preguntas:

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted? Me desplazó alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es don Ignacio? ¿Lo conoce usted? ¿Quién es mi madre? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Basta con ponerme en la pose del pensador para enfatizar que les hago una pregunta?

Me pongo en el centro y grito ¡Yo soy Javier! ¿Quién es Javier? ¿Acaso lo conoce usted? Si ya sé que yo soy, pero ¿qué es un yo? Ecos y más ecos, ecos y más ecos: ¡Qué no se acepte su renuncia! Me desplazo alrededor de la plataforma y les pregunto: ¿Quién renuncia? ¿Qué renuncia?

Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Madrazo? ¿Qué, un madrazo? ¿Acaso él renuncio? Muevo mis manos de forma circular, junto mis codos a mis costillas, saco mis antebrazos y manos hacia sus lados, ¿ya enfaticé la pregunta?

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Tocó mi cara con ese dedo y digo como Cosmo: “Repito”

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted?

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Tocó mi cara con ese dedo y digo como Cosmo: “Repito”

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y les pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted?

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Toco mi cara con ese dedo y digo como Cosmo: “Repito” “Reepito” “Reeepito” “Reeeepito” “Rrepito” “Rrrepito” “Rrrrrepito” “Repiito” “Repiiito” “Repiiiito” “Reppito” “Repppito” “Reppppito” “Repitoo” “Repitooo” “Repitooo” ““Repitoooo” Creo me averíe

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted?

¿Acaso me refiero a mí mismo? ¿Será que estoy loco? Mercurio me recuerda a metal, mmm, no esperen, me recuerda a mineral. No esperen, me recuerda a la química, sí eso es venía en mi tabla periódica. ¿Hay algún químico que me confirme? No esa no es Mercurio.

¿Mercurio es la imitación griega de Hermes? ¿Por qué la pienso como mujer? ¿Quién eres Mercurio? Subo la voz y vuelvo a preguntar ¿Quién eres Mercurio? Eres tú belleza pura del paraíso o olimpo, autonomía de pensamiento, musa dada al poeta, ¿Acaso eres tú? Me desplazo y me detengo ante ti.

Toma la mano de una de las espectadoras y la invita a ser tu Mercurio.

Quédate un minuto conmigo en el centro, ayúdame a encontrar a Mercurio, ayúdame a conocerla, a revelar su misterio. Por fin, lo entiendo, celebro victorioso con las manos al aire. Yo Javier, soy Mercurio, ustedes también son Mercurio, todos somos Mercurio. ¿Qué acaso no ven su piel plateada? Se han desmetalizado, pero yo les ayudaré a recordar.

Me quito la ropa, primero el saco.

Lo ven soy de color Mercurio

Me quito la ropa, después los pantalones.

Lo ven, soy de Mercurio

Me quito la ropa,

Lo ven, soy Mercurio

¿Ahora lo recuerdan? Soy yo hombre y mujer, soy yo Javier, soy Mercurio, son ustedes hombres y mujeres en una sola, son ustedes Mercurio.

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Toco mi cara con ese dedo y digo como Cosmo: “Repito”

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted?

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Toco mi cara con ese dedo y digo como Cosmo: “Repito”

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le

Giro mi dedo a la izquierda, comencemos otra vez. Tocó mi cara con ese dedo y digo como Cosmo “Repito” “Reepito” “Reeepito” “Reeeepito” “Rrepito” “Rrrepito” “Rrrrrepito” “Repiito” “Repiiito” “Repiiiito” “Reppito” “Repppito” “Reppppito” “Repitoo” “Repitooo” “Repitooo” ““Repitoooo” Creo me averíe

¿Quién es Mercurio? ¿La conoce usted? Me desplazo alrededor de la plataforma y le pregunto: ¿Quién es Ema? ¿La conoce usted?

Es cierto olvidé a Ema, la olvidé por mucho tiempo. Ema, ¿dónde estás? Es cierto, es un nombre pesado y es tan virtuosa, diría mi madre. Claro me casé con ella y tuvimos una luna de miel en Acapulco. ¿Si pasó eso o sólo lo imagine? ¿Qué es ficción y qué es realidad?

Ema, ¿dónde estás? Grito tratando de recordar a Ema. Claro también de estar por aquí. ¿Acaso eres tú? Me desplazo y me detengo ante ti.

Toma la mano de la misma espectadora y la invita a subir como Ema

Ema sí existes, estás aquí; pero ¿por qué no eres de piel mercuriana? Sé qué no eres Mercurio, ya lo sé, no tienes que gritarme y recordármelo a diario. Anda vete, prometo volver a ser Javier. Paso mi pulgar izquierdo sobre mi lengua, tallo arduamente mi palma derecha.

¿Qué es esto?

Soy de color carne,

soy como ustedes,

soy humano,

soy ficción,

soy realidad,

soy muchas cosas

Soy carne, pero también sé que fui,

soy

y seré Mercurio.

¿Quién es Ernesto Flores? ¿Lo conoces? ¿Quién es Elena Garro? ¿La conocen? Googleénlos y de paso si ya se consideran un poco viejos también a Cosmo. Lean a Elena Garro, vean Los padrinos mágicos.

La obra termina, los espectadores se van. Creo que habrá que seguir sus recomendaciones finales. ¿Qué opinan?