Errata [en todos los puntos de bordado] de Nicté Toxqui

Views: 446

Leer un texto como Errata [en todos los puntos de bordado] de Nicté Toxqui (Sangre Ediciones, Chihuahua, 2018) provoca enfrentar una disociación de la dualidad alma/cuerpo presente en la literatura desde los griegos, pues en este poemario, la escritura se transforma en un cuerpo, a través de una palabra biológica, medio de la expresión poética diseminada en signos tipográficos en el espacio físico del papel.

La palabra texto se deriva de la voz latina textus que quiere decir tejido estructura integral de elementos ordenados que transmiten un mensaje. Estamos tan habituados a pensar en la nueva palabra texto que no pensamos en su acepción de participio del verbo Texo, texere que significa tejer o entrelazar y saltamos a los  términos de coherencia y de escritura.  Pues bien, estamos ante un tejido, una estructura de palabras, es decir, un proceso de construcción en pleno uso de la metáfora escrita, una metáfora lexicalizada, hecha nombre.

La poesía lo nombra todo, incluso si en la vida de una mujer irrumpe un hecho fisiológico, como puede ser aquella cualidad de su pie: la braquimetatarsia,  esta  microhistoria desemboca en una obra poética, la cual es preciso diferenciar del lenguaje utilizado en ella, pues el poemario mismo constituye la visibilización del diagnóstico. Se precisa buscar las huellas que se ocultan al interior del libro.

El nacimiento, la juventud, son etapas de otra metaforización de la carencia, esta vez, la  ofrecida como punto de vista de origen: yo braquimetatársica siempre tiendo a ser/braquimetatársica. El lenguaje se impregna de términos médicos para nombrar lo corporal, desde la afección del metatarso a la performatividad de la parte anatómica: si me falta carne/tengo la oportunidad/ de fingirme una/colocar una extensión/a mis partes tristes. Aún más, prolonga la idea de perfección del cuerpo por una de sus partes: Supongamos por ejemplo/que me exaltan por/el ideal bello que compone/una coincidencia de ADN/ sin errata.

El entorno comienza con la percepción del cuerpo: Nací con un cuerpo sin saber que yo era un cuerpo/ un racimo de extremidades ilimitadas/como si creciera musgo y enredadera/por dentro/sin saber que mi cuerpo era mío/por dentro.  Hablar a través del cuerpo puede ser perturbador, subversivo, en contra de la creencia occidental de la curación: hay que tener maestría para mentirle/al hospital con radiografías que muestran otra/(en corto) Mi seguro médico no cubre cirugías estéticas/Pero si digo que me duele mucho el pie y que/ No puedo ser inalcanzable para otros.

Nicté Toxqui  realiza en este poemario una brillante construcción lingüística y social de la Historia personal y familiar de una mujer con esta afección : Imagino el cuerpo de mi madre/hilándome en su vientre/en aquellas posibilidades/ de anomalía y desecho/acaricio las hendiduras/mi piel es un retazo/de otras mujeres y entrelaza estas peculiaridades biológicas con  una expresión de sorprendente amplitud léxica, transformando la función poética.

Todo lo que tiene que ver con un tejido produce imágenes que se remontan al inicio de la humanidad, tejer y la invención del textil es uno de los hitos del ser humano, creación cultural productiva, en sus orígenes, dedicada nada más a las mujeres: Penélope esperando a Odiseo, las Moiras tejiendo el destino.

Nuevas tendencias de pensamiento nos permiten tomar las premisas del texto como si fuese el pie, los dedos a los une hace referencia la autora, porque la escritura es un acto del cuerpo en el que  se materializan los signos y porque el lector construye su propio texto en su cuerpo proyectando las sensaciones que describe.  Esta tendencia es la deconstrucción, la cual  apuesta por el desbordar del texto como un flujo continuo de significados. Afirmando, como consecuencia deconstructiva,  la escritura femenina así como la biosemiótica de esta propuesta. Más allá de esta intrincada secuela teórica, es necesario prestar atención a la individuo, indagar y entender su búsqueda de identidad colectiva al mismo tiempo. Ella, utiliza la ficción del cuerpo para entender la realidad. La corporalidad, la usa como sistema de signos que envían mensajes sobre una enfermedad, con signos y síntomas, para interpretar su sufrimiento y particularmente el body shaming. Finalmente, supervivir es un proceso orgánico como la escritura del yo, cuyo límite es la hoja en blanco.