ETERNIDAD DE BOLSILLO

Views: 695

La magia,

Ese eterno estado de tu mirada salada

Sonríe como una proyección de cine

Y yo acudo, presto, con las manos en los bolsillos

Con los puños listos

(como si se pudieran meter en los bolsillos

un par de guantes de box)

más sacrílego que nunca y contrito también

por si me toca ponerme de hinojos

quizá para suplicarte alguna frivolidad

quizá para matarte con una de esas frases

de efecto retardado que destruye de a pocos

a lo largo de los años.

No sé que película veremos

Pero nosotros,

Éramos de los que todo

Lo volvíamos

Sábanas

Almohadas,

Colchones,

Conteniendo los públicos

Gritos con silenciador

(un poco de discreción siempre ayuda mucho)

Y enamorándonos,

A diario,

Sin ninguna estética

Rompiendo todos los contratos sociales escritos y no

Divulgados y no

Conocidos y no

Nos movíamos como caballos de ajedrez sin tablero,

Porque, no olvides

Que esa era nuestra clave, nuestro secreto,

Nuestra fórmula,

Precisamente,

No tener tableros,

Porque siempre jugamos así.

Y hoy que te extraño

(ese grado máximo del egoísmo azul)

No veo mis peones

Que como perdidos han de estar buscándote,

Y tú,

Como toda reina barata, ínfima, que repta

Debe estar esperando a este ser, en alguna torre,

(Lo que no sabes, es que hoy, correrá

O una sangre, o una lágrima, por los ojos

De los espectadores)

Y yo sin verte, porque parece

Que eso de que algunas miradas anestesian,

Es verdad,

Y por primera vez, entérate,

 

no tengo ningún final

Para todo esto.