Etiquetado en los productos alimenticios

Views: 858

¿Por qué en México siempre tenemos que imitar a los chilenos y en todo lo que se les imita no es exactamente exitoso?

La primera fue las Afores y nos ha ido a quienes estamos allí, por gusto o a fuerza, muy mal y allá también les fue pésimo, y ahora con el etiquetado de los productos alimenticios, que allá tampoco no tuvo ningún éxito.

 

El jueves 26 se trataba en la Cámara de Diputados del Estado de México el tema de la Ley de Fomento y Protección del Maíz nativo, esto siguió adelante, nosotros opinamos sobre ello en su momento, en la exposición de motivos, en el contenido y se trató en el pleno y del pleno se turnó a Comisiones como establece la propia reglamentación de la Legislatura.

 

Está en proceso, esperemos que merezca la aprobación o el enriquecimiento del contenido, porque ahí afortunadamente tenemos las referencias de Colima, Michoacán, Tlaxcala y no de Chile, no hay otra referencia en este sentido. Creo que debemos estar atentos y participativos para que los diputados hagan el mejor trabajo, y por qué es importante ahora que se habla del etiquetado.

 

Los derivados del maíz, recién cosechado es una materia prima, por qué se llama primaria, porque no ha llevado ningún proceso, solamente como la naturaleza lo produce, lo da y lo cosecha y se guarda. Cuando esto tiene el siguiente paso, por ejemplo la transformación en harina o en otros productos que se derivan como la glucosa, el almidón, de ellos se originan otros productos, entonces se pierde la pista.

 

Es decir, usted puede consumir una miel, por ejemplo le dicen que es de abeja y no es de abeja, ojalá y tuviera glucosa de maíz, entonces no sería tan dañina, pero de todos modos está alterada o le están diciendo una mentira. Si le dijera que los lácteos que abaratan mucho los quesos, es una fórmula láctea, como hay leche que no es leche, un empaquetado Nutrileche, cuando revisa con detalle, resulta que no tiene leche, tiene soya y dice la soya fue producida en Argentina y es transgénica y además se le aplicó glifosato, nunca he tomado Nutrileche ni nunca la voy a tomar.

 

Máxima ahora con esta ley que pretende protegernos. Tomaremos lo bueno y si fuera diputado, tengo contacto con varios, le haremos saber nuestras inquietudes, reservas, para que hagan lo mejor posible este trabajo.

 

Hace unos días el presidente de la República mencionaba que el ISSSTE y alguna institución de salud se gastaban al año 17 mil millones de pesos sólo en diálisis, que alguien con insuficiencia renal inicial o ya avanzada, además está sufriendo. Es decir, a la mejor se ahorraría en el procedimiento del tratamiento, pero lo más importante es ahorrar el sufrimiento humano.

 

Esto tiene mucho que ver con el tema del etiquetado y que nosotros como consumidores ejerzamos el derecho del poder de elegir lo que vamos a consumir y de esa manera proteger nuestra propia salud. Porque tiene que ver una cosa con otra, está demostrado a través de los laboratorios y cito el caso del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica de Hidalgo, hay un laboratorio moderno que tiene que ver con procesos de análisis de suelo y luego de productos primarios.

 

En este caso el maíz que es el que más se ha analizado, por el hecho de saber qué contiene un grano y que residuos para el caso de agroquímicos está acarreando y luego de eso qué es el potencial alimenticio que puede tener tal o cual variedad. Ahí se ha determinado que los mejores maíces, en primer lugar está el palomero, es el que tiene la máxima calidad para consumo humano; después sigue el maíz negro, el cacahuazintle, los blancos llamados criollos o nativos y va bajando hasta llegar a los híbridos.

 

No se hizo en esta ocasión un análisis de los transgénicos, porque no se consiguieron, con la certeza previa de que fueran y así someterlos a la corrida de laboratorio, pero ya será en otro momento. Ahora se tiene cuando menos este avance o esta certeza de que el maíz que va a ser procesado de manera artesanal con la cal, la nixtamalización y después la elaboración de tortillas es lo más adecuado para la alimentación de los mexicanos.

 

Esto tiene relación hasta con nuestro ADN, en años pasados cuando se descifró la cadena de ADN lo que le llaman código genético, se encontró que el maíz tiene una gran similitud con el ser humano, en este caso los mexicanos. Tal vez eso también más adelante encontrará el razonamiento o algún aspecto que por ahora no tenemos acceso, no conocemos de porqué nos hace bien, porqué debemos aprovechar que todavía permanecen en nuestras manos, en las parcelas de los agricultores estos granos.

 

Hago una invitación a los que consumimos tortilla, a los que producimos maíz para estar atentos a la ley y aportar con los diputados y que nos permitan tener el conocimiento ahora que se está elaborando. En este caso no es solamente un jaloneo o un pleito por presupuesto, eso es importante claro que sí, porque una ley sin presupuesto es como letra muerta, pero tiene que ver con las reglas, cómo redireccionar esos recursos que son de todos, el recurso público, para darle la importancia que requiere en este caso a un producto primario que va a ir a la mesa de la mayor parte de los mexiquenses, en este caso el maíz.

 

Esa es la relación. El 19 de octubre les hacemos una invitación, vamos a llevar a cabo un día de demostración y capacitación y vamos a mostrar el centeno.