Estado de México
14 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Fijémonos en lo importante: la vida de las personas López Obrador en EEUU

Views: 614

A propósito de la visita del presidente de México a Estados Unidos de América, me surge la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las prioridades del gobierno de México? ¿Cuáles son las prioridades de la sociedad civil en México?

En lo personal, lo tengo claro, las personas (su salud, su necesidades básicas, la educación) deben ser la prioridad de una sociedad. Digo esto porque, con excepción de la Unión Europea, que por su naturaleza de “súper Estado” con fronteras comunes, no conozco de otra visita de Estado en el mundo, al menos que yo recuerde, un gobernante saliendo de su país en medio de una pandemia, no suena “lógico”.

El T-MEC resulta un hecho importante para, en parte, el resurgimiento de la economía en México y la región. Pero ¿de verdad hacía falta ir a Estados Unidos? El primer ministro de Canadá lo tiene claro, no, no hacía falta.

El motivo de esta columna es justamente, reflexionar sobre cuáles deberían ser las prioridades de un país que ha perdido más de un millón de empleos y que en los próximos meses verá cómo probablemente, miles de empresas, tendrán que cerrar en medio de un torbellino económico. El T-MEC es parte de la solución sin duda, lo que no tengo tan claro es si la visita de Estado también lo era, y suponiendo que lo fuera, es notorio que el presidente de México se traiciona a sí mismo cuando prometió que la Economía estaría al servicio de la Política, si la visita es realmente por el T-MEC (con acompañantes empresarios) el presidente ha sucumbido a la realidad, cosa que por otro lado, puede ser positiva para la recuperación económica del país.

Pero con franqueza, esta columna la pensé más bien por un asunto que sí merece toda nuestra atención: la vida de las personas. Y lo que intento con estas letras, es que volvamos a centrar la agenda pública en lo que le pasa a la gente común de Estados Unidos, de México y del mundo entero. El trabajo, la salud, la educación, la seguridad y un largo etcétera.

Mientras Trump controla la agenda de López Obrador, al menos un par de días, y López Obrador controla la agenda pública de México, la gente en Estados Unidos y México sigue muriendo a causa de la pandemia, sin reacciones sociales que generen un cambio en las prioridades de las políticas públicas.

La gente odia las comparaciones, pero son necesarias para saber cómo, cuándo, dónde, porqué, para qué y qué es lo que debemos hacer para resolver problemas y, por supuesto la pandemia no es la excepción.

 

 

Van números duros que nos ponen en perspectiva la gravedad del asunto, que por momentos perdemos de vista, entre otras cosas por fijarnos más en la política que en las políticas públicas, que son las que verdaderamente resuelven los asuntos cotidianos de las personas “comunes”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, al día 8 de julio a las 17:00 hrs CDMX, Estados Unidos tiene 3 millones de contagios confirmados y más de 130 mil muertos a causa de la Covid 19.

México tiene 268 mil contagios confirmados y más de 30 mil muertos.

Pero para tener una idea de cómo se encuentra México en la gestión de la pandemia, tenemos que buscar un país que cumpla al menos, con un número de habitantes similar, y así poder hacer una comparación más o menos objetiva.

Japón tiene 126.5 millones de habitantes, cifra similar a la que tiene México que es de 126.2 millones de habitantes.  Japón tiene un una densidad población mucho más alta que la de México: mientras que México tiene un densidad de población de 64 habitantes por kilómetro cuadrado, Japón tienen una densidad de población de 335 habitantes por kilómetro cuadrado, es decir, que en Japón tienen que vivir más “juntos” y en ciudades más pobladas. Bajo esta lógica, todo indicaría que Japón debería tener más o menos, o incluso más casos de contagios y muertos por la Covid 19 que México.

Japón: 20,174 contagiados confirmados y 980 muertes.

Algún lector dirá que México no es Japón, pero no se da cuenta que estaría negando una aspiración legítima de tener un mejor gobierno, que haga menos política, y se ponga a trabajar en la implementación de mejores políticas públicas.

¿Qué es lo importante?

La vida de las personas.