+ Flotadores para la 4T: Lozoya, César Duarte, T-MEC y Ayotzinapa

Views: 2310

La frase

Estamos gobernados por cobardes sin pelotas.

BRIGITTE BARDOT

 

CON EL TOLUCA: Una treintena de jugadores vistos, algunos muy revistos, todos con una ineficacia arrogante, cero goles anotados y un punto conquistado en el torneíto de pretemporada disfrazado de Copa.

En una palabra, estos Diablos Rojos de Chepo de la Torre, están infumables. Ni Luis Garisto en su peor temporada, que ya es mucho decir.

 

PROPONE SODI BAJAR EDAD DEL MEDIADOR PRIVADO

En el marco de la Conmemoración del Día de Abogado, celebrada vía electrónica por la Facultad de Derecho de la UAEMex, Ricardo Sodi Cuellar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, anunció que el Pleno del TSJEM recientemente aprobó presentar un proyecto de iniciativa de ley ante la legislatura mexiquense para modificar la edad para iniciar los trabajos como mediadores privados.

Tras destacar que los abogados constituyen un gremio muy unido y sumamente comprometido con el bienestar de la sociedad, realizó el anuncio, dirigiéndose a la comunidad jurídica y universitaria del Estado de México: “Vamos a impulsar un importante programa de mediación privada y vamos a bajar la edad de 30 a 25 años”.

Refirió que esta iniciativa surgió precisamente en el seno de una convocatoria que hizo la Universidad Autónoma del Estado de México y su Facultad de Derecho, dirigida por el doctor J. Dolores Alanís, quien fue promotor de esta iniciativa.

Subrayó que con esto, se logrará que los jóvenes que estudian la carrera de Mediación y que próximamente se van a incorporar al ejercicio profesional, tengan mejores oportunidades y un espacio laboral adecuado.

“Es una noticia que seguramente mis queridos compañeros de la Facultad de Derecho celebrarán, con el mismo entusiasmo con el que los magistrados que integran el Pleno del Tribunal, lo celebramos en su momento”, dijo.

 

Flotadores para la 4T: Lozoya, César Duarte, T-MEC y Ayotzinapa  

Justo en el momento en que Morena, la Cuarta Transformación y la propia popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador van en picada, llegan los flotadores que les darán un respiro ante la grave crisis que vive en país en materias sanitaria, inseguridad, pobreza, corrupción, desempleo y recesión económica.

Precisamente los seis rubros en los que el primer presidente mexicano emanado de la izquierda fincó su programa de gobierno ofreciendo un cambio verdadero para garantizar la salud del pueblo, la seguridad a las familias, sacar de la pobreza a los marginados, acabar con la corrupción barriendo las escaleras de arriba hacia abajo, brindar empleo digno a todos los mexicanos y asegurar el crecimiento económico con los multimillonarios ahorros al no haber corrupción, son los temas en los que México registra actualmente el mayor atraso en toda la historia del país.

Esa contradicción cotidiana entre el discurso mañanero de las promesas interminables de un México de primer mundo, y los nulos resultados a lo largo de dos años de gestión presidencial; peor aún, el grave retroceso en todos los indicadores del bienestar social, a tal grado que no se ve por dónde pueda darse alguna ligera recuperación a lo largo del sexenio lópezobradorista.

No es casual, entonces, la caída libre en la calificación y en la popularidad tanto del Presidente de la República, como de su partido político Morena, y de su programa de gobierno de la Cuarta Transformación, por lo que urgía encontrar un salvavidas o al menos algunos flotadores para atenuar el rechazo de la opinión pública, que crece como la espuma en todo el territorio nacional y allende las fronteras.

Como por arte de magia, pues, emergen los flotadores en cuya etiqueta se lee: úsese sólo en caso de emergencia, como en esta crisis política que vive el gobierno morenista, que lo tiene en una situación de vida o muerte, ante la elección intermedia del 2021 donde puede perder la mayoría legislativa en el Congreso Federal, la mayoría en los Congresos Estatales, y la mayoría de gobiernos estatales  municipales en el territorio nacional; pero más grave aún, puede perder la elección del 2022 donde estará en juego la revocación del mandato, lo cual implicaría la salida prematura del cargo presidencial.

Ya montado en los flotadores, la narrativa presidencial recobra fuerza para una nueva oleada de promesas, ofrecimientos y esperanzas del mundo ideal para los mexicanos, con la entrada en vigor del nuevo Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá, como vía milagrosa para dar empleo formal y bien remunerado a los mexicanos y rescatarlos del acelerado incremento de las filas de la pobreza extrema.

Se preparan también los escenarios mediáticos de los juicios a Emilio Lozoya, ex director general de Pemex; y a César Duarte, ex gobernador de Chihuahua, para reafirmar la promesa incorruptible del gobierno de la Cuarta Transformación, y de paso sepultar los grandes escándalos precisamente de corrupción de funcionarios de primer nivel del actual gobierno morenista, tales como Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad; Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social con parientes y el hijo de Bartlett: Rocío Nahle, Secretario de Energía; Ana Gabriela Guevara, titular de la Conade; Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública y su esposo John Ackerman; los gobernadores de Baja California, Puebla, Morelos y varios de los superdelegados federales, quienes constantemente son pillados con las manos en la masa, sin que se mueva un dedo de la justicia pejista para castigar el mayor pecado en el gobierno del cambio verdadero.

Igualmente está puesta la mesa de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, para abrir un nuevo capítulo de ficción, como el prometido al inicio del gobierno pejista que aseguraba iba a rescatar a los mineros sepultados en el norte de la república mexicana, y del cual ya ni pio se menciona.

Es probable que el Presidente, Morena y la 4T tomen un respiro para frenar la crisis en la que están metidos, pero algo que con toda certeza se seguirá agudizando para desgracia de los mexicanos, son los índices de delincuencia, violencia, muerte, pobreza, enfermedad, desempleo y recesión económica, ¿no le parece a usted, estimado lector