Poder EdoMex

+Fracaso del PRI (III); Ozuna y Maurilio; Delfina en el Toluca

Views: 1227

La frase

No al maltrato animal, manifestación y conferencia de los diputados José Alberto Couttolenc Buentello y María Luisa Mendoza Mondragón, a las 10:30 horas.

Plaza de los mártires

EL DETALLE: Dos hechos notables se dieron en el Club Toluca (allá en la avenida Pino Suárez), mismos que no habían sucedido en la historia de ese lugar, por el cual lucharon fuertemente personajes como Don Alfonso Gómez de Orozco y Jaime Almazán Delgado, dos de los socios ya fallecidos, así como muchas otras personas de Toluca. Los hechos fueron:

Quizá por vez primera se nombra como socia honoraria a la senadora morenista Delfina Gómez Alvarez, quien fue calificada por Enrique Gómez de Orozco González, actual presidente del Comité de Administración, como una persona sencilla de corazón pero de gran fortaleza física.

Y segundo que muchos socios no solamente compartieron el evento, sino que degustaron la barbacoa de Texcoco, que compartió en la degustación por el evento y que les había prometido en una visita anterior.

Gómez de Orozco dijo emocionado que ante la sencillez y nobleza con que se conduce, dan ganas de decir “¡Todos somos Delfina!

Por cierto entre todos los integrantes del club, le obsequiaron 50 sillas de ruedas que ella sabrá otorgar a quienes las necesiten-

Acompañaron a la senadora las diputadas Miroslava Carrillo Martínez, Mónica Alvarez Nemer y Ricardo Moreno, quien será secretario del Ayuntamiento de Toluca a partir del primero de enero.

OPOSICION RESPONSABLE: Me gustó lo que dijo Maurilio Hernández, presidente de la JUCOPO: La 60 Legislatura, donde 63 de los diputados son de otros partidos que no encabezan el poder Ejecutivo, asume su misión de transformar la realidad y de ser contrapeso de los poderes con responsabilidad.

Fijó una posición, pero no dijo nada nuevo, porque simplemente se apegó a lo que dicen la Constitución General de la República y la del Estado.

El evento fue en la Biblioteca de la Legislatura, donde Alejandro Ozuna no se quedó atrás al señalar: existe una vez más, una mayoría partidista distinta a la que llevó al triunfo al Gobierno estatal, lo que supone, reconocer la voz de un electorado consciente del poder del sufragio y decidido a participar cada vez en mayor número, en la renovación de quienes ocupan cargos de representación popular.

Ambos se reunieron con motivo de la conferencia “Retos y oportunidades de la nueva conformación política del Estado de México”, impartida por Juan Carlos Villarreal Martínez, director del Centro de Planeación Estratégica y Prospectiva Política, organizada por el subsecretario de Desarrollo Político Jesús Izquierdo Rojas.

IDENTIFICADOS: Las tres personas encontradas muertas a bordo de una camioneta en la colonia Reforma-Ferrocarriles Nacionales de esta ciudad de Toluca, eran la madre y sus dos hijos.

Por cierto, la camioneta Ford, sobre la cual fueron hallados era de su propiedad. Era una familia dedicada a la venta y reparación de muelles para vehículos de carga.

Fuero encontrados la mañana del pasado lunes 24 de septiembre, en la esquina de Leandro Valle y Antonio Hernández.

Crónica de un país Embozado

El próximo jueves 25 de este mes, a las 19:00 horas, Ediciones Era presenta en su sede de la Cd. De México el libro Crónica de un país embozado, de Laura Castellanos, será comentado por Arturo Cano, Alberto Híjar, Alejandro Jiménez y la autora.

Se trata de la crónica de un México devastado. En su geografía hay personas que se cubren el rostro con máscaras de nailon, pasamontañas, paliacates, capuchas, mascadas, camisetas. Los embozos exponen sin proponérselo esa devastación y son empleados –de forma ocasional o permanente– con distintos fines: confrontarse con el Estado, defender una comunidad o un territorio, proteger la propia vida u ocultarse para delinquir, reprimir, matar.

La historia de México bien puede escribirse a través de los resortes y los saldos de la subversión. Están presentes en esta crónica las expresiones de radicalidad o de violencia popular más visibles en los últimos veinticinco años: las guerrilleras, el Ejército Zapatista, la vertiente anarquista que comete sabotajes, las autodefensas y las guardias comunitarias. Se dirá que las manifestaciones subversivas son marginales y con poco impacto político, pero cada una, con sus particularidades, ha expuesto el recrudecimiento de la violencia estructural. Y algunas tienen visos de crecimiento, como las autodefensas y los movimientos de resistencias contra varios megaproyectos.

Esta narración reivindica la dimensión humana del periodismo que acude al lugar de los hechos a reportear sobre el terreno y recoger directamente las voces. Es una crónica escrita al revés: su puerto de partida es nuestro presente y transita hacia nuestro pasado. Es una muestra de lo que ya no debe perpetuarse. Al hacer este viaje mirando al ayer, podemos imaginar el destino al que nos dirigimos si en México no erradicamos genuinamente la violencia organizada ni concretamos los cambios estructurales que apremian.

El fracaso del PRI (III)

Vayamos por una Reforma a fondosin simuladores, advierte Manuel González Espinoza, para seguir siendo una oferta política atractiva para la ciudadanía.

Se trata de cambiar al partido para bien. En todo tiempo de nuestra vida institucional fuimos más gobierno que partidoahora, como oposición, nos toca ser más partido que gobierno. Debemos entender que la ciudadanía no quiere en el PRI más de lo mismo, a fin de seguir siendo una opción válida para el ciudadano, crear un mecanismo de diálogo abierto y amplio y de reconciliación. Aportemos ideas para definir el papel de nuestra institución; proponer un nuevo modelo político que erradique la concentración del poder; preguntarnos y contestar qué papel debemos tener en esta etapa de México.

Quien fue presidente municipal de Metepec, argumenta: Debemos ser autocríticos profundos y exigentes, resolver nuestros problemas y plantear nuestras tareas. Tenemos que construir algo superior con otros sectores de la sociedad, iniciar un proceso de acumulación de las fuerzas progresistas de nuestro país. No habrá extinción, como no nacimos ayer, no vamos a morir mañana. Renovar al partido a través de un cambio generacional.

La democracia se impuso el primero de julio y en el camino, borró los contrapesos políticos que operaban para equilibrar un obsoleto sistema presidencial.

El rechazo de la gente a los partidos que ya gobernaron, es el epílogo de un fin de régimen. Por eso los liderazgos de las diferentes instituciones políticas, representantes de organismos autónomos así como las organizaciones de la sociedad civil, deben estar vigilantes ante cualquier concentración Ejecutivo-Legislativo. Los priistas debemos contribuir a consolidar un cambio de las instituciones que favorezcan a los altos intereses de la comunidad nacional.

En el trayecto de 89 años, hemos transitado de ser un partido de caudillos a otro donde las expresiones políticas deliberan, discuten en público y privado, siempre en libertad de conciencia.

Las derrotas duelen, es cierto, pero siempre representan la oportunidad de analizarlas, entenderlas, de retomar decisiones y corregir el camino.

Sin duda, afirma, es tiempo de recoger experiencias, de hacer un alto en el camino, escuchar a la militancia y a la sociedad, repensar nuestras tareas a través de valores y principios, esto debe ser parte de la recomposición que viene. Hoy el PRI está ante una crisis insuperable o ante la inmejorable oportunidad de cambiar, reestructurarse seriamente, como debió hacerse hace tiempo. No podemos seguir la misma estrategia de autocomplacencia, buscando que otros resuelvan lo que debemos resolver los militantes y dirigentes, con la convicción de que hay que hacer las cosas de otra manera, bajo elementos básicos: trabajo, formación, lealtad, valores y principios. Escuchar a la militancia y escoger a los mejores candidatos con un solo objetivo, mejorar los niveles de vida de la gente. La premisa: menos aire y más territorio.

Y precisa: el ejercicio de las decisiones personales atropellan los principios. En 89 años del PRI, se dio oportunidad a diferentes liderazgos que fueron capaces de hacerle daño. Los hombres se van, se quedan los principios, hay que abrir el espacio al relevo que está ahí, en las nuevas generaciones. No hay pretextos, la historia nos alcanzó.

El PRI debe transformarse sin renunciar a su historia y orígenes. Mirar al futuro con la convicción de que una visión auténtica de centro izquierda, liberal, puede ayudar a la transformación del país. Como partido, debemos generar un cambio en las mentes de los ciudadanos, convencerlos de que continuaremos luchando para que haya oportunidades para mejorar sus vidas. (Continuará).