Poder EdoMex

Fuera porros

Views: 234

La violencia es inaceptable en cualquiera de sus modalidades; quien la ejerce solamente muestra su incapacidad por controlar su temperamento, su nulo sentido común y su bajo nivel de intelecto.

Lo acontecido en la explanada principal de la Universidad Nacional Autónoma de México es, a todas luces, un acto de barbarie.  Bastante tenemos con escuchar y ver el cementerio en el que se está convirtiendo el territorio nacional, para además, tener que soportar que en un espacio destinado para la enseñanza y aprendizaje se replique esa misma vorágine de violencia.

Es inaceptable y reprobable que “grupos” ataviados con playeras del logo de la UNAM hayan arremetido con tan salvajismo en contra de jóvenes cuyos únicos “pecados” fueron manifestarse, en su libre derecho, y estar en el lugar y momento equivocado.

Estos grupos de porros (violentos por mala genética), no son un asunto nuevo en las Instituciones de Educación Superior Públicas en el país; son agrupaciones que suelen estar manejadas por personajes externos a la propia Universidad y que tienen la consigna de hacer quedar mal a las autoridades.

Es de urgente resolución la apatía de algunos miembros del personal de seguridad de la propia Universidad Nacional, quienes han sido señalados por años como cómplices de distribuidores de droga. Recordemos que no hace mucho apareció una estudiante muerta, lo cual habla de muy poca eficiencia de la Máxima Casa de Estudios en este sensible tema. Esto nada más viene a confirmar lo que muchos miembros de la comunidad universitaria claman a los cuatro vientos.

Es una pena que con un acto de cobardía absoluta, que casi le cuesta la vida y un riñón a un chico, vuelva a poner en el ojo del huracán a una Institución que es mucho más que eso.

Por si fuera poco, es vergonzoso (como suele serlo casi siempre con nuestro “brillante” Sistema de Justicia) que varios de los detenidos, aún con las pruebas en video que daban cuenta de su participación en los hechos, hayan salido libres.   ¡Hágame el re…verendo favor!

Más lamentable leer las declaraciones de la madre de uno de los detenidos, quien sin pena alguna reconoce que su hijo es “muy pendejo” y lo utilizaron como carne de cañón. Señora, con todo respeto, ¿Qué hizo o dejó de hacer para que su querubín anduviera en esos asuntos?

Ojalá esto no tenga que ver con la postura sensata del rector Graue, en el sentido de que no se puede aceptar a TODOS los que quieren ingresar a la UNAM, porque va en detrimento de la calidad de quienes después se ostentarán como profesionistas. Por lo pronto la UAM ya dijo que si aumentará matrícula, pero como dice la nana Goya, eso es otra historia.

La voz debe compartirse, ¡fuera porros!, son gente deleznable, punto.

Bueno, eso pienso yo.