Estado de México
13 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Hablemos sobre la imaginación

Views: 497

Hace días nuestra dirección hizo una dinámica de integración donde la actividad consistía en encontrar todas las formas y usos de un vaso rojo. Sí. Un vaso rojo de plástico. Lo primero que pensé fue: un vaso es para poner líquidos y después beberlos. Así es. Estaba bloqueada. Mi cerebro solo podía pensar en este significado. Teníamos tres minutos para pensarlo, y poco a poco me fui dando cuenta que, también podía ser usado como florero, molde, nariz de payaso, teléfono, cuerno de unicornio, etc. Durante nuestra vida nos hemos llenado de significados preestablecidos, pero con un poquito de imaginación, lo establecido se puede convertir en innovación.

Con la llegada del COVID-19, nuestra forma de trabajar cambio de la noche a la mañana. Las herramientas que eran comunes y utilizábamos todos los días para hacer nuestro trabajo dejaron de necesitarse, nos las quitaron, y por un momento entramos en pánico, una especie de caos. Lentamente comenzamos a obtener nuevos significados y encontramos una nueva forma de hacer nuestras tareas. Albert Einstein decía: “El verdadero signo de la inteligencia no es el conocimiento, sino la imaginación”.

Para que la imaginación explorara libremente y diera paso a la creación e innovación, grandes científicos, pensadores y creadores siempre han dejado tiempo y espacio de auto confinamiento. Es por esto que vemos dibujos de Leonardo da Vinci de una máquina voladora, demasiado futurista para la época, Julio Verne visitaba el centro de la tierra en un tiempo donde la ingeniería y la ciencia ni siquiera estaban listas.

La imaginación “es un proceso creativo superior que permite al individuo manipular información generada intrínsecamente con el fin de crear una representación percibida por los sentidos.” ¿Será que Einstein tiene razón? Claro, el conocimiento sin imaginación muchas veces resulta obsoleto. Indudablemente para los que estábamos acostumbrados a estar en una oficina ha sido un reto, pero los retos son buenos. La clave es la actitud, uso de la imaginación con las que nos enfrentamos a las crisis y darles un nuevo sentido a las cosas.

Ya sea por necesidad o por sentido de oportunidad, la imaginación nos permite ver más allá, seguir desarrollándonos y así poder generar cambios provechosos tanto personales, como laborales. Debemos aprender a aceptar el contexto actual, como dicen los jóvenes “fluir”, no lo podemos controlar, lo que si podemos controlar es nuestro esfuerzo, cambiar la forma en la que observamos, afrontar la realidad explorando la imaginación y no conformarnos con lo establecido y entonces…. ¿Tú qué harías con un vaso rojo?