Estado de México
51 min. ago - Analizar, comprender y generar soluciones a la situación financiera que existe en el mundo a partir de variables como la violencia, la inseguridad y el medio ambiente, que antes no eran consideradas de alto impacto en el desarrollo de los mercados, es uno de los retos que tienen los futuros economistas, afirmó el director de Estudios Avanzados de la Secretaría de Investigación de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Mercado Velasco. Durante la inauguración del VII Seminario Dinámica Regional del Empleo Manufacturero en México, que se realizó en la Facultad de Economía, el servidor universitario señaló que “en la actualidad, la violencia es un factor que aqueja el desarrollo económico, por lo menos en México, y si a eso le agregamos los feminicidios y el deterioro ambiental la explicación de los problemas de cualquier índole se torna cada vez más compleja”. Ante los expertos participantes en este seminario, provenientes de la propia UAEM y las universidades Nacional Autónoma de México, de Colima, Coahuila y Ciudad Juárez, el director de la Facultad de Economía, Alejandro Alanís Chico, expresó que en las últimas décadas ha sido notable la dificultad del país para reactivar sus niveles de crecimiento o generar empleo. Se confiaba, precisó, en que la apertura comercial consolidaría las exportaciones, el aumento sostenido a largo plazo de la actividad económica y la generación de empleos; sin embargo, a 25 años del inicio de operaciones del TLCAN, ahora T-MEC, la evidencia arroja que el libre comercio no ha sido lo esperado en términos de crecimiento y generación de empleos, sobre todo en el sector manufacturero. El académico de la Facultad de Economía y coorganizador del evento, Leobardo de Jesús Almonte, aseveró que actividades académicas como esta son necesarias ante el bajo crecimiento que en materia económica presenta el país en los últimos años, lo que ha dificultado la generación de empleos que demanda la magnitud de la economía y el crecimiento de la población. En el marco del inicio de actividades del VII Seminario Dinámica Regional del Empleo Manufacturero en México, Gerardo Fujii Gambero, especialista e investigador de la UNAM, dictó la conferencia “Manufactura y cadenas globales de valor en México”.

HACER REALIDAD EL PRINCIPIO DE PARIDAD Y LA PERSPECTIVA DE GÉNERO Y ERRADICAR LA VIOLENCIA POLÍTICA

Views: 312

La violencia de género es uno de los principales obstáculos para el desarrollo, por tanto, debe conocerse su impacto en procesos electorales, avanzar en la aplicación del principio de paridad y perspectiva de género, así como evitar la violencia política, fue el mensaje del Conversatorio “La mujer en el siglo XXI. A 44 años de la instauración del Día Internacional de la Mujer”, organizado por la Sala Regional Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que tuvo como sede la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem),

Durante la inauguración, la magistrada presidenta de la Sala Regional Toluca Marcela Elena Fernández Domínguez detalló que se realizan foros para intercambiar ideas, experiencias y propuestas sobre los temas que enfrentan las mujeres en una sociedad en desarrollo y representan obstáculos para avanzar en la paridad sustantiva.

En su intervención, la secretaria general de la Codhem, María del Rosario Mejía Ayala, enfatizó la necesidad de eliminar las barreras estructurales y vivir en una sociedad armónica, incluyente y libre de discriminación, como lo indica la Agenda 2030; el Conversatorio –dijo-, permitirá avanzar en la identificación de retos en igualdad de género, derechos políticos electorales, evitando todo tipo de violencia incluyendo la violencia política contra las mujeres, así como visibilizar la existencia y protección de los derechos humanos.

La coordinadora de magistrados del Consejo de la Judicatura Federal con sede en Toluca, María de Lourdes Lozano Mendoza, recordó que para establecer el concepto de paridad de género en la constitución política tuvieron que transcurrir 71 años, por lo que ese principio es el parteaguas para garantizar la presencia de las mujeres y para ejercer altos cargos gubernamentales en todos los ámbitos de la vida pública del país, a fin de lograr la inclusión igualitaria y evitar la discriminación y violencia que por razón de género todavía sufren.

Consideró que el eje primordial es fomentar la sororidad en el ámbito profesional, que deriva de la hermandad entre mujeres al percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y sobre todo cambiar su realidad sin que existe el combate para sobresalir, pues la dedicación y esfuerzo de hombres y mujeres permitirán el crecimiento del Estado Mexicano.

El magistrado de la Sala Regional Toluca, Alejandro David Avante Juárez, enfatizó que la discriminación, intolerancia y politización son obstáculos que deben ser derribados ante las evidentes condiciones de desigualdad en trabajo salud, empleo y derechos político-electorales, “si no nos hacemos cargo de eso, y si no es el primer paso de nuestro acto de contricción para analizar el contexto de las mujeres, vamos en una senda equivocada, si creemos que el camino está agotado y ahora estamos en una especie de pauta de los derechos de las mujeres, estaríamos simulando una realidad que no existe”.

Por tanto, se requiere el compromiso “de las y los actores políticos, las y los jueces, de las y los integrantes de la sociedad, haciendo un liderazgo con perspectiva de género”, además debemos convencernos de que “nunca más debe existir una justicia ciega” pues se necesita una justicia con perspectiva y visión para contribuir a una sociedad cada vez más igualitaria.

Finalmente, el magistrado Juan Carlos Silva Adaya, puntualizó que la defensa y perspectiva de género es lo más importante y como sociedad estamos llamados a proteger los derechos de todas; será insuficiente lo que se haga mientras no haya una convicción para la defensa de los derechos humanos de los grupos humanos en desventaja como son mujeres, niños y adultos mayores, por ello se requiere una ciudadanía, administradores, jueces y juezas valientes, comprometidos con esta causa.